Chuichi Nagumo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Chūichi Nagumo
南雲 忠一
Chuichi Nagumo.jpg
Almirante (Kaigun Taishō)
Años de servicio 1908 - 1944
Lealtad Japón Bandera de Japón
Servicio/rama Marina Imperial japonesa War flag of the Imperial Japanese Army.svg
Participó en

Segunda Guerra Mundial:


Nacimiento 25 de marzo de 1887
Hiroshima, Japón Bandera de Japón
Fallecimiento 6 de julio de 1944 (57 años)
Saipán, Japón Bandera de Japón

Chuichi Nagumo (南雲 忠一 Nagumo Chūichi?, 25 de marzo de 1887 - 6 de julio de 1944) almirante de la Armada Imperial Japonesa. Fue un controvertido marino de la Armada Imperial Japonesa que fungió como el comandante de la flota que atacó con éxito Pearl Harbor, pero fue derrotado en la decisiva batalla de Midway, derrota que a la larga le costaría la guerra al Japón.

Biografía[editar]

Tras graduarse de la Academia Naval Japonesa en 1908, desempeñó varias labores en la Armada Imperial Japonesa, hasta que consiguió el mando de una Fuerza de Ataque de Portaaviones.

A inicios de 1941, la 1ª Flota Aérea, al mando del vicealmirante Nagumo, fue asignada a la operación contra Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941. Como tenía más experiencia en guerra de torpedos que en guerra aérea, Nagumo delegó muchas de sus responsabilidades a su nuevo Jefe de Estado Mayor, el contraalmirante Ryunosuke Kusaka. La decisión de retirarse con la flota japonesa intacta y no efectuar un tercer ataque todavía es materia de discusión.

Después del ataque a Pearl Harbor, comandó varias batallas de la campaña del Pacífico en 1942, y en la exitosa incursión en el Océano Índico en abril de ese mismo año con notable éxito colocando fin al peligro de las fuerzas navales de Inglaterra en el área.

Sin embargo, debido a un grave error táctico, y/o a mala suerte, perdió los cuatro portaaviones capitales en la decisiva Batalla de Midway en junio de 1942. Nagumo además desdeñó las advertencias de su subordinado, el almirante Tamon Yamaguchi al mando del protaviones Hiryu quien lo instó a tomar una rápida acción en la batalla respecto del cambio de armas en los aviones.

Esto le llevó a recibir muchas críticas por su cerrado criterio, falta absoluta de iniciativa y arrojo y principalmente porque muchos militares japoneses sentían que Nagumo no había puesto el máximo empeño durante la batalla.

Después fue puesto al mando de las pequeñas fuerzas navales en las islas Marianas. En las etapas finales de la captura de Saipán por Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, se suicidó ritualmente, aunque un oficial japonés del Ejército, presente como kaishakunin, lo remató con un disparo en la nuca.[1]

Decisiones controvertidas[editar]

Las principales críticas a Nagumo radicaron en su criterio muy cerrado y obsecado, su exceso de precaución, falta de arrojo y audacia, visibles sobre todo en el ataque a Pearl Harbor, donde una tercera oleada podría haber sido devastadora al destruir los depósitos de combustibles y los diques secos (objetivos dejado de lado en la primera y segunda oleada) que habría dejado inutilizada por muchos meses a la Armada americana en el Pácifico.

Nagumo prefirió retirarse y conservar sus portaaviones intactos, dado que los objetivos iniciales habían sido alcanzados, que las pérdidas en los aviones atacantes se habían incrementado en gran medida en la segunda oleada, al estar alerta los estadounidenses, y que los portaaviones enemigos seguían sin ser localizados, pudiendo descubrir y atacar a la flota japonesa en cualquier momento.

En la Batalla de Midway, cometió un error táctico que a la larga adquirió peso táctico y le costó a Japón la guerra.

Sabiendo que existían portaaviones americanos en las cercanías de Midway (el USS Hornet, el USS Enterprise y el maltrecho USS Yorktown, dañado en la batalla del Mar del Coral, incluso dado por hundido por los japoneses), ordenó el cambio de bombas por torpedos para enfrentarlos, en lugar de lanzar un segundo ataque sobre Midway. Esto hizo que los aviones en su casi totalidad permanecieran más tiempo vulnerables en cubierta.

Justamente un exiguo escuadrón de 6 aviones tipo Bombardero en picado SBD Dauntless estadounidenses sorprendió a la flota de portaaviones japonesa en tan delicado momento; el ataque de estos aviones resultó devastador y tres de los cuatro portaaviones japoneses (Akagi, Kaga y Soryu), aviones y tripulaciones experimentadas y valerosas se perdieron irremediablemente. Sin embargo, si el ataque estadounidense se hubiese producido unos minutos más tarde o los atacantes hubiesen sido neutralizados, los portaaviones americanos habrían sido hundidos, dando la victoria, de grandes alcances tácticos, a Japón y quizás, llevando a los Estados Unidos a la mesa de negocioaciones.

Después de los resultados de la batalla, el almirante Isoroku Yamamoto, relegó a Nagumo a comandante de los portaaviones incendiados y a flote aún, como una forma de demostrar su desprecio hacia su pésima gestión.

Referencias[editar]

  1. Toland, 2003:512

Bibliografía consultada[editar]


Enlaces externos[editar]