Caldero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Caldero colgado de un llar en una cocina del siglo XVIII en Gurbrü, Cantón de Berna (Suiza).
Caldero de tres patas.

[1] Es uno de los más antiguos utensilios de cocina usado por el ser humano, lo que le asocia e identifica con otros recipientes culinarios como la marmita, el pote grande, el perol y la olla. Con o sin patas que lo sostengan o colgando sobre el fuego bajo del hogar, también se ha utilizado para cocinar al aire libre (el caldero de campaña en la intendencia militar y el caldero de los trabajos del campo). Asimismo, hace referencia a su contenido: 'un caldero de sopa'.

Universo lingüístico del caldero[editar]

El masculino de caldera denomina a un recipiente más pequeño (formando parte del grupo iconográfico en el que 'el macho es menor que la hembra'). Calderería es el oficio, taller o barrio donde se fabrican y calderero el artesano o el vendedor de este tipo de cacharros. Finalmente, carderil se llama al ingenioso y sencillo soporte que consiste en un palo con muescas para colgar el caldero en las cocinas; es un variante humilde del llar.

En el tesoro del refranero de la lengua española: «Con un caldero viejo se compra otro nuevo» (refiriéndose a la mujer joven que se une a un hombre viejo pensando en su herencia).

Mito, simbolismo y fantasía del caldero[editar]

El caldero de la noche de los tiempos[editar]

El historiador Federico Revilla escribe sobre los significados que tuvo el caldero en los pueblos antiguos, en razón de los cambios sufridos por la materia sumergida en él (cocción, vaporización), mutaciones que lo asociaron con trasformaciones ontológicas (resurrección, regeneración, inmunización).[2] Y así, diferencia calderos iniciáticos, probatorios (para ordalías) y calderos para sacrificios.

En el plano simbólico pueden agruparse en calderos de agua (asociados a la sabiduría y el conocimiento),[3] ) y calderos de fuego (asociados a la inmortalidad y renacimiento divino y, por influencia de la iglesia católica, al tormento, lo demoníaco y la brujería), de estos últimos la arquitectura del románico ofrece una riquísima iconografía en muchos de sus elementos.[4]

Para Cirlot, la caldera es el recipiente del océano inferior (de ahí que aparezca en leyendas mágicas y cuentos folclóricos..., y añade que el cáliz es una sublimación y sacralización de la caldera, como el vaso, puro signo de continente.[5] Esta última referencia de Cirlot al cáliz entra en la 'cadena simbólica jungiana' que enlaza con el Santo Grial, las pilas bautismales del cristianismo, el útero materno y la caverna, como símbolos del principio femenino. [cita requerida]

El modelo mítico/mágico con tres patas, responde con cada una de ellas a los tres aspectos de la Diosa: la doncella, la madre y la anciana, como recoge Graves en La Diosa Blanca.[6]

Finalmente, Mircea Eliade citando a Dumézil (Le festin d'inmortalité), habla del caldero milagroso del gigante Hymir, usado para preparar la ambrosía.[7]

Las brujas y sus calderos[editar]

Las tres brujas de Macbeth alrededor del caldero, interpretación (h.1775) del pintor británico Daniel Gardner 1750-1805).

Las tres brujas más famosas de la literatura universal probablemente sean las de Macbeth y con ellas su caldero, que es a la vez espejo profético del presente, pasado y porvenir.[8]

Por otra parte, la popular y tradicional asociación del caldero con las "brujas", alcanza nuevas dimensiones bajo la mirada de antropólogos como Julio Caro Baroja.[9]

Museo de calderos imaginarios[editar]

El más famoso caldero, real y tangible, guardado en un museo, es el polémico caldero de Gundestrup.[10] En un supuesto museo de calderos nacidos de la fantasía humana, no podrían faltar:

  • Cerridwen la diosa galesa (muchas veces considerada como bruja blanca) que poseía el caldero de la Inspiración y la Sabiduría.
  • El caldero regenerador de Dagda, el dios bueno de la mitología celta irlandesa.[11]
  • El caldero del gigante del folclore galés Dyrnwch ("Puño blanco"), en los Trece Tesoros de la Isla de Bretaña.
  • Los pequeños calderos llenos de oro de los Leprechaun, duendes del folclore irlandés.
  • El caldero mágico de «El botín de Annwfn», dentro del manuscrito atribuido al poeta casi mítico Taliesin, que relata la travesía del Rey Arturo y sus guerreros a través del mar hacia Caer Siddi («castillo de las hadas») para ganar diversos tesoros.
  • El caldero del druida Panoramix y su poderosa poción mágica, en el comix de Goscinny y Uderzo.
  • El caldero mágico de Taron de la factoría Disney.
  • Tolkien cuenta en el primer volumen del Libro de los Cuentos Perdidos, como Aulë hizo dos grandes calderos: "Kulullin", que contenía luces doradas, y "Silindrin", con luces plateadas.
  • Los dos calderos (el mágico y el negro) de Las Crónicas de Prydain de Lloyd Alexander.
  • Calderos muy populares en otros tiempos y poco a poco olvidados, como el de la bruja de Blancanieves o las calderas de Pedro Botero.[12]

El caldero en la heráldica. Galería.[editar]

Como símbolo de «ricahombría y grandeza del Reino» en la iconografía heráldica, el caldero -o caldera- es figura protagonista en blasones, escudos gremiales, de apellidos y de localidades de toda Europa.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Más allá de la incomprensible inexactitud y parquedad de la definición del DRAE.
  2. Revilla, 1990, p.75-76.
  3. Procedentes del fondo del mar o de lagos y habituales en mitos y leyendas celtas.
  4. Revilla, 1990, p.76.
  5. Cirlot, (1991), p.115.
  6. The White Goddess, Faber & Faber, Londres, 1948. En castellano: La diosa blanca. Alianza Editorial (2 vol.). Madrid, 1983.
  7. ...La fuerza mágica reside en el agua; las calderas, los pucheros, los cálices son los recipientes de esa fuerza mágica, que muchas veces está simbolizada por un licor divino, ambrosía o agua viva; confiere la inmortalidad o la eterna juventud, convierten al que los posee en héroe o en dios, etc... Mircea Eliade en Google Libros.
  8. William Shakespeare. Macbeth. Escena cuarta: "Bruja 1ª.- En torno al caldero dad vueltas y vueltas y en él arrojad la víscera infecta..." "Macbeth.-Bien, sombrías y enigmáticas brujas de medianoche...."
  9. Las brujas y su mundo (1961). Alianza Editorial. Madrid, 1966. ISBN 84-206-1012-7.
  10. Se encuentra depositado en el Museo Nacional de Dinamarca, en Copenhague.
  11. En la primera batalla de los Tuatha de Danann contra los Fir Bolg, Dagda iba sumergiendo en su caldero mágico a los guerreros heridos o muertos para devolverles la vida y la fuerza. Los nuevos guerreros no podían hablar -sólo luchar-, ni podían ser vueltos a sumergir.
  12. Diccionario de dichos y refranes.

Bibliografía[editar]

  • Revilla, Federico (1990). Diccionario de Iconografía. Madrid: Ediciones Cátedra. ISBN 84-376-0929-1. 
  • Cirlot, Juan-Eduardo (1991). Diccionario de Símbolos. Barcelona: Editorial Labor. ISBN 84-335-3504-8. 
  • Markale, Jean (1992). Los celtas y la civilización celta: mito e historia. Madrid: Taurus Ediciones. ISBN 84-306-0230-5. 

Enlaces externos[editar]