Bolsita de té

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una bolsita de té sumergida en una taza de cristal.

Una bolsita de té o saquito de té es una bolsa pequeña sellada de papel poroso, seda o nailon conteniendo hojas de té. La bolsita mantiene el té dentro mientras se hace la infusión, por lo que resulta más fácil retirar las hojas, realizando así la misma función que un infusor de té. Algunas bolsitas de té tienen unida un trozo de cordel con una etiqueta de papel en su extremos para facilitar su retirada y también identificar la variedad de té.

En países donde es más frecuente el uso de hojas de té sueltas, el término se usa habitualmente para describir un envase de papel o celofán para estas hojas. Suelen ser sobres cuadrados o rectangulares con la marca y el sabor impresos en ellos, así como decoraciones a veces interesantes.

Historia[editar]

Las primeras bolsitas de té se hacían de muselina de seda cosidas a mano y existen patentes de este tipo que datan de fecha tan temprana como 1903. Aparecieron comercialmente por primera vez en 1904, cuando fueron promocionadas con éxito por el mercader de té y café Thomas Sullivan desde Nueva York, quien vendió sus bolsas de té por todo el mundo. El té suelto tenía que ser retirado de las bolsas por los clientes, que sin embargo hallaban más cómodo prepararlo en ellas.[1] Las bolsitas de té modernas suelen hacerse de fibra de papel.

La bolsita de fibra de papel sellado por calor fue inventada por William Hermanson,[2] uno de los fundadores de Technical Papers Corporation of Boston. Hermanson vendió la patente a la Salada Tea Company en 1930.

La bolsita de té rectangular no fue inventada hasta 1944. Antes de esto parecían pequeños saquitos, al que llamaban colatés.[1]

Producción[editar]

Tés[editar]

Una amplia variedad de tés y tisanas está disponible en bolsitas. Típicamente las bolsitas de té usan fannings, los restos que quedan después de que los trozos de hoja más grandes se recojan para su venta como té suelto, pero algunas compañías como Honest Tea venden bolsitas conteniendo hojas enteras.[3]

Papel[editar]

Tres bolsitas de papel diferentes.

El papel de las bolsitas de té es parecido al de los filtros de café. Se hace con una mezcla de madera y fibras vegetales. La fibra vegetal se blanquea con pulpa de abacá, un pequeño árbol cultivado por su fibra, principalmente en las Filipinas y Ecuador. El papel sellable térmicamente lleva un termoplástico, como el PVC o el polipropileno, como componente en el lado interno de su superficie.

Envasado[editar]

Las principales compañías mundiales de máquinas de envasado de bolsitas de té son MAI S.A.[4] de Mar del Plata (Argentina)[5] con clientes en 78 países[6] y diseños innovadores[7] e IMA de Bolonia (Italia), que se reparten el 70% del mercado mundial.[8] Una máquina estándar de MAI puede envasar 120 bolsas rectangulares por minuto[9] con un peso de hasta 3,3 g por bolsa, lo que permite el envasado de tisanas.[6] Otra compañía, la Tecnomeccanica italiana, tiene un diseño más rápido capaz de envasar 250 bolsas piramidales por minuto.[10]

Formas[editar]

Bolsita de té de nailon piramidal.

Tradicionalmente las bolsitas de té han sido cuadradas o rectangulares. Más recientemente han llegado al mercado bolsas circulares o piramidales, y a menudo los fabricantes afirman que mejoran la calidad de la infusión. Esta afirmación, sin embargo, solo se sostiene con una preparación adecuada.

Una observación práctica en el desarrollo de la bolsita de té desde la forma tradicional hasta la circular y finalmente la piramidal es que la cantidad de adhesivo usada para cerrar las bolsas se reduce. Podría pues asumirse que el desarrollo no es para mejorar la calidad de la infusión sino para reducir el coste de producir las bolsas.

Los consumidores también tienen disponibles bolsitas de té vacías para llenarlas con hojas de té ellos mismos. Estas suelen ser bolsas abiertas con una solapa larga. La bolsa se llena con una cantidad de hojas de té apropiada y la solapa se cierra dentro de la ella para retener el té. La bolsa resultante combina la facilidad de uso de las bolsitas producidas comercialmente con la mayor variedad y mejor calidad del té en hoja.

Debido a la comodidad de las bolsitas de té, puede adquirirse una amplia variedad de hierbas cortadas específicamente para este uso, típicamente con el grueso de las hojas entre 1 y 1,5 mm.

Las bolsas de té piramidales de nailon conteniendo trozos de hojas en lugar de «restos» de té aparecieron en el mercado para los puristas. La forma piramidal deja más espacio para que las hojas maceren. Los ecologistas prefieren la seda al nailon debido a cuestiones de salud y biodegradabilidad.[11]

Café[editar]

El concepto de porciones medidas de antemano en bolsas desechables también se ha aplicado al café, si bien no ha alcanzado una penetración comercial tan amplia (de forma parecida a la penetración comercial del té instantáneo respecto al café).

Actividades relativas a las bolsitas de té[editar]

Las bolsitas de té decoradas se han convertido en la base de grandes colecciones, y muchos aficionados coleccionan bolsitas de todo el mundo. Hay disponible un catálogo en línea de bolsitas de té para coleccionistas en Colnect.

El plegado de bolsitas de té empezó en los Países Bajos, y menudo se atribuye a Tiny van der Plas. Es una variante de la papiroflexia en la que cuadrados idénticos de papel (cortados de las bolsitas de té) se doblan y disponen en rosetas. Estas rosetas suelen usarse para decorar tarjetas regalo y se han convertido en una manualidad popular tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido desde 2000.[12]

Las bolsas de té usadas frías pueden usarse como tratamiento para las quemaduras solares.[13]

Notas[editar]

  1. a b Time-Life Books (1991). Inventive Genius. Nueva York: Time-Life Books. p. 99. ISBN 9780809476992. 
  2. Bloxham, Andy (13 de junio de 2008). «Tea bag to celebrate its century» (en inglés). Telegraph.co.uk. Consultado el 15 de julio de 2009.
  3. Fabricant, Florence (9 de febrero de 2000). «Whole Leaves, No Strings For a New Tea Bag» (en inglés). New York Times. Consultado el 15 de julio de 2009.
  4. «Mai S.A». Consultado el 19 de Febrero de 2012.
  5. «Mai S.A». Consultado el 19 de Febrero de 2012.
  6. a b «Tea & Coffee 03/03» (en inglés). Teaandcoffee.net. Consultado el 15 de julio de 2009.
  7. «Goliath, business knowledge on demand» (en inglés). Goliath.ecnext.com (20 de marzo de 2006). Consultado el 15 de julio de 2008.
  8. «IMA Tea & Coffee Division». Ima.it. Consultado el 15 de julio de 2009.
  9. «Maisa Tea Bagging». Allianceindia.net. Consultado el 15 de julio de 2009.
  10. «Faster tea-bagging machine». Foodproductiondaily.com. Consultado el 15 de julio de 2009.
  11. Fabricant, Florence (13 de septiembre de 2006). «Tea’s Got a Brand New Bag» (en inglés). The New York Times. http://www.nytimes.com/2006/09/13/dining/13tea.html?_r=1&oref=slogin&pagewanted=print. 
  12. jbritton (29 de junio de 2009). «Tea bag folding» (en inglés). Britton.disted.camosun.bc.ca. Consultado el 15 de julio de 2009.
  13. «Home skin care for sun burns: alternative sunburn treatments» (en inglés). Essortment.com. Consultado el 15 de julio de 2009.

Enlaces externos[editar]

Actualmente, el Reino Unido es el segundo país en el mundo en consumo de té per cápita. Y lo que más llama la atención es que nunca se produjo té en esa región. Pero es imposible separar sus costumbres de consumirlo. Es que desde hace largo tiempo, cuando empezaron a importarlo desde la India, el té se convirtió en la bebida más popular por aquellos lares. La UE, con un consumió un total de 287,6 mil toneladas solo en el 2011, representando el 16,4% del consumo global de té. En el 2012, este porcentaje fue del 18,4%. Por lo que es considerado como uno de los mercados principales de la UE para el té.

El Reino Unido es uno de los principales consumidores mundiales de té, con un consumo total que ascendió a las 328,2 mil toneladas en el 2013, representando más que la mitad del consumo total de té. Las importaciones de té en el Reino Unido aumentaron cada año entre 2011 y 2013, aumentando 4,6% anualmente en el valor, alcanzando los 706 millones de Euros, estimando un consumo total de 329 mil toneladas en el 2013.

El mercado inglés es un mercado, en donde se espera consolidar, ya que son grandes consumidores de té, esto debido a que el beberlo forma una parte muy importante dentro de su cultura, a tal punto que se encuentran entre los 10 países donde más se consume el té.

Solo entre el 2012 y el 2013 la venta de estos productos en Europa se incrementó significativamente en un 30% y para este año la tendencia se mantiene. Las importaciones del té crecieron, puesto que en el 2012 alcanzaron un ingreso de más $ 45, 034,293 usd. y un año más tarde, los $ 58’998.680. usd.

La seguridad que tiene La comercializadora por crecer en este sector, se debe a que el consumo del té representa el 43.7% de consumo en el mercado de bebidas en Londres Inglaterra, ya que puede ser consumido por hombres, mujeres, niños y adultos mayores, debido a que no cuenta con un rango especifico de edad para poder disfrutarlo, además de que es una de la tradiciones de los Ingleses que se hereda de generación en generación.

Algunos datos y curiosidades sobre el impacto que tiene el té dentro del consumo inglés.

  • Los británicos consumen 165 millones de tazas de té por día.
  • El “early morning tea” (te de la mañana) se bebe antes de las 11 horas.
  • Los británicos consumen 2.5 kilos de té por persona y por año.
  • Esta bebida ha sido la preferida de sus habitantes por décadas, incluso ha llegado a formar parte de su cultura.
  • Los ingleses toman un break (descanso) de 15 minutos, solo para satisfacer su costumbre o deseo de consumir el té, este momento se conoce como “Tea Time” u “Hora Del Té”.

En Londres Inglaterra se toman semanalmente 2517, per cápita aprox. de tazas de bebidas calientes elaboradas con te. Este mercado mueve anualmente en Londres $385 millones usd. Para la canasta bebidas calientes (que incluyen Té, Café, Hierbas y Mate), el canal más importante de distribución de té, es el de los supermercados, que concentra un 84,0% de las ventas, mientras que en los almacenes tradicionales se vende sólo un 16% del total.

La categoría más importante de la canasta de bebidas calientes en Londres es la del café, con un 52,6% de las ventas. Le sigue el té con 42,7% y más atrás se ubican las hierbas (2,7%) y finalmente el mate (2,1%). Anualmente se consumen 1566 tazas per cápita de café y té por persona, donde las ventas son lideradas por el café en tarro, que concentra el 50,4%, seguido por el de sobre de té con un 37.3% y por último el té orgánico con un 12.5%. Según las estadísticas de consumo. (11,9%). El consumo per cápita de té a nivel nacional en Londres, es de 519,2 tazas. El té en bolsas es el que más importancia tiene en valor, representando un 85,1% del total, es seguido por el té en hojas (14,2%) y por el orgánico en un (0,7%).