Bernardino Fernández de Velasco y Mendoza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bernardino Fernández de Velasco y Mendoza
I Duque de Frías
Información personal
Otros títulos III conde de Haro y VII condestable de Castilla
Nacimiento 1454
Fallecimiento 9 de febrero de 1512
Burgos
Entierro Monasterio de Santa Clara (Medina de Pomar)
Religión Católico
Profesión Político, militar
Residencia Palacio de los Condestables
Predecesor (nueva creación)
Sucesor Íñigo Fernández de Velasco
Familia
Casa real Casa de Velasco
Padre Pedro Fernández de Velasco
Madre Mencía de Mendoza
Consorte Blanca de Herrera
Juana de Aragón
Heredero Íñigo Fernández de Velasco y Mendoza
Descendencia Véase matrimonios y descendencia
Carrera militar
Apodo Gran Condestable
Lealtad Corona de Castilla Bandera del Imperio Español
Condecoraciones Ducado de Frías
Virreinato de Granada
Mandos Virrey de Granada
Conflictos Guerra de Granada

COA Duke of Frías.svg
Escudo de Bernardino Fernández de Velasco y Mendoza

[editar datos en Wikidata ]

Bernardino Fernández de Velasco y Mendoza (c. 1454 - Burgos, 9 de febrero de 1512) fue un noble, político y militar español conocido como el Gran Condestable por sus hazañas y poder. Ostentó las dignidades de I duque de Frías, III conde de Haro y VII condestable de Castilla, y dentro de los cargos ocupados destaca el de Virrey y capitán general del Reino de Granada.

Biografía[editar]

Nacido hacia 1454, fue miembro de uno de los linajes más antiguos y poderosos del Reino de Castilla, la Casa de Velasco, por ser hijo de Pedro Fernández de Velasco y Manrique de Lara (1425-1492), II conde de Haro y VI Condestable de Castilla, camarero mayor de Enrique IV y virrey y gobernador de Castilla, y de Mencía de Mendoza y Figueroa, hija de Íñigo López de Mendoza, I marqués de Santillana, I conde del Real de Manzanares y señor de Hita y Buitrago, y de Catalina Suárez de Figueroa.

Fue un personaje importante en la corte de los Reyes Católicos, a quienes sirvió en la Guerra de Granada, siendo nombrado tras la conquista, Virrey y capitán general del nuevo reino cristiano. Además, por los servicios prestados, los monarcas le concedieron el 20 de marzo de 1492 el Ducado de Frías, según consta en la cédula firmada en ese fecha en Santa Fe (Granada).

Tras la muerte de los monarcas y el ascenso al trono de su hija Juana I de Castilla, formó parte del triunvirato que aconsejaba a la reina en 1506, junto al cardenal Francisco Jiménez de Cisneros y Pedro Manrique de Lara y Sandoval, I duque de Nájera.

Después de quedar viudo de su segunda mujer, consideró contraer un nuevo matrimonio con una hija de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán. Entonces, la reina Germana de Foix (segunda esposa de Fernando el Católico) criticó tal pretensión de casar con una mujer que, a diferencia de sus primeras esposas, no llevaba sangre real; a ello el duque de Frías respondió que solamente imitaba al rey, que había hecho lo mismo al casar con ella. Falleció poco después en Burgos, el 9 de febrero de 1512, y la tradición dice que pudo haber sido envenenado por las damas de la reina.

Fue sepultado, al igual que sus dos mujeres, en el monasterio de Santa Clara de Medina de Pomar, donde la Casa de Frías edificó su panteón familiar.

Matrimonios y descendencia[editar]

Contrajo primeras nupcias en 1472 con Blanca de Herrera y Niño de Portugal (viuda de Alfonso Téllez-Girón, I conde de Ureña), V señora de Pedraza, hija y heredera de García González de Herrera, IV señor de dicha villa, y de María Niño de Portugal. Llevó en dote esta señora la villa y castillo de Pedraza, y la villa de Talaván, y nacieron de este enlace:

  1. Pedro Fernández de Velasco y Herrera, que murió siendo niño.
  2. Ana de Velasco y Herrera, casada con Alonso Pimentel y Pacheco, V conde de Benavente.

Contrajo segundo matrimonio con Juana de Aragón y Ruiz de Ivorra, hija ilegítima de Fernando el Católico en la dama catalana Aldonza de Ivorra, siendo padres de:

  1. Juliana Ángela de Velasco y Aragón (nacida el 16 de marzo de 1509), I condesa de Castilnovo, casada con su primo hermano Pedro Fernández de Velasco y Tovar, hijo de Iñigo Fernández de Velasco y Mendoza, hermano de Bernardino y su sucesor.

Además, tuvo varios hijos fuera de sus matrimonios. En Inés Enríquez de Segredo tuvo a Pedro de Velasco, señor de Cuzcurrita y Silanes, fallecido a bordo de una galera a causa de la peste. Otros hijos del duque de Frías fueron Pedro, que falleció mozo, Bernardino, María, Juana, otro Bernardino, Isabel y Bernardina, todos ellos naturales, pues Esteban de Garibay mantiene que por fallecer sin hijos varones legítimos, sus títulos y estados fueron heredados por su hermano Íñigo Fernández de Velasco.

Herencia[editar]

Tras fallecer sin dejar descendencia masculina, el Ducado de Frías fue heredado por su hermano Íñigo. El señorío de Pedraza desde la muerte de su esposa Blanca de Herrera fue ejercido por él mismo, y a su muerte también pasó a manos de su hermano Íñigo, en vez de a la hija habida entre ambos, Ana Fernández de Velasco y Herrera, casada con Alonso Pimentel y Pacheco, V conde de Benavente, quien se enfrentó violentamente a Iñigo en 1512 reclamando los derechos de su esposa sobre la villa, sin conseguirlo.

Juliana Angélica tenía cuatro años de edad cuando falleció su padre, y heredó cuantiosos bienes adquiridos de su industriosidad personal con sus banqueros conversos y agentes marítimos en San Vicente de la Barquera, Laredo y San Sebastián y de la renta de los diezmos del mar.

En su testamento, Bernardino había incluido ciertas cláusulas para que, en caso de su fallecimiento sin sucesión masculina, heredaran también sus hijos varones ilegítimos para protegerlos de la rapacidad de su hermano menor Iñigo, llamado a heredar el estatus señorial y familiar, casado con María de Tovar, señora de Berlanga de Duero, a quien parece que debía muchas fincas y dineros.

Bibliografía[editar]

  • Fernández de Velasco y Sforza, José (1975). El condestable don Íñigo Fernández de Velasco, gobernador de los reinos y su mujer doña María de Tovar. Discurso leído en el acto de su recepción pública. ISBN 84-85133-04-08.