Batalla de Valmy

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Valmy
Guerras Revolucionarias Francesas
Varoux.jpg
La Batalla de Valmy
Fecha 20 de septiembre de 1792
Lugar Entre Sainte-Menehould y Valmy
Coordenadas 49°04′46″N 4°45′56″E / 49.079444444444, 4.7655555555556


Coordenadas: 49°04′46″N 4°45′56″E / 49.079444444444, 4.7655555555556
Resultado Victoria francesa
Beligerantes
Flag of France (1790-1794).svg Francia Flag of the Kingdom of Prussia (1750-1801).svg Reino de Prusia
Flag of Austria.svg Archiducado de Austria
Comandantes
Flag of France (1790-1794).svg Charles François Dumouriez
Flag of France (1790-1794).svg François Christophe Kellermann
Flag of the Kingdom of Prussia (1750-1801).svg Duque de Brunswick
Flag of the Habsburg Monarchy.svg Conde de Clerfayt
Fuerzas en combate
47.000 35.000
Bajas
300 184

La Batalla de Valmy, también conocida como el Cañoneo de Valmy, se desarrolló el 20 de septiembre de 1792, durante las Guerras Revolucionarias Francesas, alrededor del poblado de Valmy al norte de Francia.

El ejército francés del Norte, comandado por Charles François Dumouriez, y el ejército francés del Centro, liderado por François Christophe Kellermann, detuvieron el avance del ejército prusiano, dirigido por Carlos Guillermo Fernando, duque de Brunswick-Lunebourg.

A pesar de las pocas bajas (menos de 500 en total) y de los inconclusos resultados tácticos, Valmy fue considerada como una de las quince batallas decisivas del mundo, porque una derrota francesa hubiera propiciado la decadencia de la Revolución francesa.

Contexto[editar]

Después de que Francia declarara la guerra a Austria el 20 de abril de 1792 y de los sucesivos encuentros previos en los cuales las armas francesas no se podían distinguir a sí mismas, las fuerzas contrarrevolucionarias avanzaron dentro de Francia (18 de agosto). La fuerza invasora incluía a los prusianos, austríacos, a Hesse y a los émigrés bajo el mando del Duque de Brunswick, representando al comando supremo, al Rey Federico Guillermo II de Prusia. Los comandantes al mando de los ejércitos que formaron tuvieron sospechas, y antes de qué se llevara a cabo un ataque formal, los tres ejércitos revolucionarios franceses comandados por Rochambeau, Lafayette y Luckner, acordaron formar dos nuevos ejércitos comandados por Dumouriez y por Kellermann.

La alianza invasora capturó Longwy y lentamente marchó hacía Verdun, que tenía todavía menos defensas que Longwy. El comandante, coronel Beaurepaire, se disparó a sí mismo ante la desesperación, y la ciudad se vio obligada a rendirse el 3 de septiembre. Brunswick entonces comenzó su marcha hacía París y se aproximó a los desfiladeros de Argonne. Pero Dumouriez, quién había estado entrenando a sus tropas en Valenciennes con el propósito de invadir Bélgica, se dirigió al Argonne con una veloz y atrevida marcha de flanco, casi bajo los mismos ojos de la guardia de avanzada prusiana, llegando al camino que llevaba a París y solicitando el auxilio de Kellermann en la ciudad de Metz. Kellermann se movió lentamente, y antes de que llegara la parte norte de la línea de defensa había sido forzada. Dumouriez, de manera intrépida, cambió su frente para encarar al norte, con su ala derecha en el Argonne y la izquierda empujando con dirección a Châlons, y en esta posición Kellermann se le unió en Sainte-Menehould el 19 de septiembre.

[editar]

Este encuentro fue un momento que cambió el sentido de la campaña y, sobre todo, de la historia mundial. Diez días después, sin haberse disparado ninguna otra bala, el ejército invasor comenzó su retirada. La persecución por parte de Dumouriez no fue tomada con mucha seriedad: él se ocupó personalmente con una serie de sofisticadas y curiosas negociaciones las cuales, con el avance continuo de las tropas francesas, trajo como consecuencia una completa rendición de la alianza invasora del suelo de Francia.

El día siguiente de esta primera victoria de las tropas revolucionarias francesas, el 21 de septiembre, en París, la monarquía francesa fue abolida y proclamada la Primera República francesa. La batalla de Valmy fue la primera victoria de un ejército inspirado por la ciudadanía y el nacionalismo, y la muerte de las monarquías absolutas comenzó con esta victoria.

Es de notarse que el militar venezolano Francisco de Miranda (1750-1816), futuro caudillo de la independencia de América, combatió en Valmy como mariscal de campo al servicio de la Revolución bajo las órdenes de Dumouriez. Su estatua se encuentra frente a la del general Kellerman en el Campo de Valmy.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]




Coordenadas: 49°04′46″N 4°45′56″E / 49.07944, 4.76556
{{#coordinates:}}: no puede tener más de una etiqueta principal por página