Batalla de Tarapacá (1842)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Tarapacá (1842)
Guerra entre Perú y Bolivia
Fecha 7 de enero de 1842
Lugar Tarapacá, Perú
Resultado Victoria peruana
Beligerantes
Flag of Bolivia (1826-1851).svg Ejército de Bolivia Flag of Peru (1825 - 1950).svg Ejército del Perú
Comandantes
Flag of Bolivia (1826-1851).svg Coronel José María García† Flag of Peru (1825 - 1950).svg Mayor Juan Buendía y Noriega
Fuerzas en combate
100 soldados 400 soldados
Bajas
60 muertos y 40 prisioneros aprox. s/d

La batalla de Tarapacá (1842) fue un enfrentamiento entre fuerzas de ocupación bolivianas al mando del coronel José María García y milicias peruanas a las órdenes del mayor Juan Buendía en el marco de la Guerra entre Perú y Bolivia. La victoria peruana permitió la reocupación del poblado de San Lorenzo de Tarapacá que había sido capturado por las tropas bolivianas días antes.

Antecedentes[editar]

En 1841 el presidente del Perú Agustín Gamarra, intenta anexar Bolivia (el Alto Perú colonial), empresa que costó la vida al presidente peruano el 18 de noviembre de ese mismo año en la Batalla de Ingavi. El ejército de Bolivia al mando del general José Ballivián invade el Perú ocupando Moquegua y Puno y enviando enseguida al general Rodriguez Magariño, jefe de la segunda división boliviana a ocupar Tacna y Arica lo que dicho jefe boliviano lo efectúa en diciembre de 1841. El 3 de enero del siguiente año una columna de cien soldados del ejército de Bolivia, al mando del coronel José María García, ocupa el poblado de Tarapacá convirtiendo la casa del Cabildo en cuartel para sus tropas, el subprefecto peruano Calixto Gutiérrez de La Fuente se retira a Iquique llevando la noticia de la ocupación de las tropas bolivianas. En dicha ciudad se pone en contacto con el mayor peruano Juan Buendía y Noriega quien organiza una columna de milicianos en el puerto de Iquique poniéndose así en marcha para Tarapacá el 5 de enero de 1842.

Combate[editar]

Al promediar la media noche del día siguiente la columna peruana se aproxima sigilosamente al poblado con intención de tomar por sorpresa a la guarnición boliviana, rotos los fuegos y ante el desconocimiento del número de la fuerza que le atacaba el coronel García ordena a sus soldados atrincherarse en el cabildo contestando el tiroteo por las ventanas. A Buendía se le suman algunos vecinos de Tarapacá, tras casi cinco horas de lucha las municiones de los peruanos empiezan a agotarse lo que estos solucionan fundiendo una imagen del niño Jesús hecha de plomo y que pertenecía a la capilla del pueblo. Nuevamente apertrechados la fuerza peruana reaunada el ataque. A las seis de la mañana el coronel García cae mortalmente herido ordenando a su segundo el comandante Luis Mostajo batirse hasta el último cartucho, una hora después la guarnición boliviana sin municiones y fuertemente diezmada se rinde a discreción. Quedaron prisioneros unos cuarenta soldados y algunos oficiales, el armamento capturado fue repartido entre los vecinos y las tropas bolivianas no intentaron avanzar nuevamente sobre Tarapacá.

Consecuencias[editar]

El ejército boliviano no contaba con tropas suficientes para mantener una ocupación en zonas tan amplias. En febrero de 1842, desocupan Tacna y Arica replegándose hacia Moquegua y Puno.

Curiosidades[editar]

El mayor Juan Buendía que combatió en esta batalla, lucharía años después contra el Ejército chileno en la Batalla de Tarapacá en la Guerra del Pacífico.

Bibliografía[editar]