Juan Buendía y Noriega

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Buendía y Noriega
Juan Buendía y Noriega
Juan Buendía en 1879

4 de junio de 1877-13 de mayo de 1878
Presidente Mariano Ignacio Prado
Predecesor Teodoro La Rosa
Sucesor José Jorge Loayza

4 de junio de 1877-13 de mayo de 1878
Predecesor Manuel G. de la Cotera
Sucesor Fernando Palacios

Ministro de Guerra y Marina del Perú (interino)
6 de octubre de 1876-julio de 1877
Predecesor Pedro Bustamante
Sucesor Antonio de la Haza


Datos personales
Nacimiento 1816
Flag of Peru.svg Perú, Lima
Fallecimiento 27 de mayo de 1895
Flag of Peru.svg Perú, Lima.
Padres Antonio Buendía y Santa Cruz y Josefa Noriega y Escudero
Profesión Militar

Juan Domingo Buendía y Noriega (Lima, enero de 1816 - 27 de mayo de 1895) fue un militar peruano cuya carrera culminó con el grado de general de división del Ejército del Perú. General en jefe de los Ejércitos del Sur en 1879, en el marco de la guerra del Pacífico. Fue también ministro interino de Guerra (1876-1877), ministro de Gobierno y presidente del Consejo de Ministros (1877-1878).

Biografía[editar]

Nacido en el seno de una aristocrática familia, fue hijo de Antonio José de Buendía y Santa Cruz y Josefa Noriega y Escudero de Sicilia. Su padre era el segundo hijo del VII marqués de Castellón por lo que al extinguirse la rama principal él heredó los derechos al título.

Era todavía muy joven cuando ingresó a la secretaría de la Cámara de Diputados en 1829, pero luego optó por la carrera militar.

Primeras campañas[editar]

La primera campaña militar en la que participó fue la que se desarrolló en defensa del gobierno constitucional del general Luis José de Orbegoso y Moncada contra la revolución del general Pedro Pablo Bermúdez, en 1834. En esa ocasión, como cadete de la compañía Legión Sagrada, participó en la defensa de la Fortaleza del Real Felipe del Callao. Obtuvo el grado de teniente el 19 de febrero de 1834 a la edad de 16 años. Como ayudante benemérito del general Guillermo Miller, participó en el combate de Ucumarca (11 y 24 de marzo de 1834). Luego peleó en la batalla de Huaylacucho y participó en el Abrazo de Maquinhuayo, que puso fin a dicha guerra civil, el 17 de abril del mismo año.

Participó luego en las campañas de 1835 y 1836 bajo órdenes del teniente coronel Felipe Santiago Salaverry, autoproclamado Jefe Supremo de la República. Fue desterrado al Ecuador por orden del protector Andrés de Santa Cruz.

Regresó al Perú en las filas del Ejército Restaurador, participando en la campaña contra la Confederación Perú-Boliviana, que culminó con la derrota de Santa Cruz en la batalla de Yungay, en 1839. Actuó luego en la campaña contra el movimiento regenerador encabezado por el coronel Manuel Ignacio de Vivanco en 1841.[1]

Bajo las órdenes del presidente Agustín Gamarra participó en la Guerra entre Perú y Bolivia y peleó en la batalla de Ingavi (18 de noviembre de 1841) y en el Combate de Motoni . Enseguida, se destacó en la lucha contra la invasión boliviana del sur peruano, al frente de una guerrilla que organizó en la Tarapacá (1842). Fue borrado del escalafón militar por orden del general Juan Francisco de Vidal por haber apoyado a la causa del general golpista Juan Crisóstomo Torrico, pero fue rehabilitado al restaurarse el orden legal en 1844.

Su ascenso en el ejército fue muy rápido; logró el rango de teniente coronel efectivo el 12 de agosto de 1844 y el de coronel el 10 de octubre de 1848.

Participó en la Revolución Liberal de 1854 bajo las órdenes del mariscal Ramón Castilla y luchó en la batalla de La Palma, el 5 de enero de 1855, que puso fin al gobierno del general José Rufino Echenique. Siempre leal a Castilla, luchó contra la revolución encabezada por Manuel Ignacio de Vivanco en Arequipa, que originó la sangrienta guerra civil peruana de 1856-1858. Por su actuación destacada en el asalto final de Arequipa fue ascendido a General de Brigada, el 7 de marzo de 1858.

En 1865 se sumó a la revolución nacionalista del coronel Mariano Ignacio Prado contra el gobierno de Juan Antonio Pezet, acusado de mostrar debilidad ante España y su Escuadra del Pacífico. Durante el combate del Callao del 2 de mayo de 1866 fue comandante de la división del Norte.

Durante el gobierno de Manuel Pardo se encargó de debelar la sublevación de Nicolás de Piérola, a quien derrotó en el combate de Los Ángeles, librado el 6 de diciembre de 1874. Ello le valió su ascenso a General de División, dado el 3 de marzo de 1875.[2]

Buendía recibió varias condecoraciones y medallas en su carrera militar anterior a la guerra del Pacífico: escudo de honor a los sitiados del Callao (1834), medalla a los vencedores de Ucumarca (1834), benemérito de la patria (1839), dos medallas del Congreso de Huancayo (1839).

De otro lado, fue elegido diputado por Lima en 1859 y por Moyobamba en 1873. De 1875 a 1876 fue prefecto del departamento de Lambayeque.

Ministro de Estado[editar]

El 4 de junio de 1877 el presidente Mariano Ignacio Prado lo nombró Presidente del Consejo de Ministros y ministro de Gobierno. Buendía se hizo también cargo del portafolio de Guerra, aunque solo provisionalmente, hasta que asumió tal despacho el contralmirante Antonio de la Haza. Durante su periodo ministerial dio un decreto por el que ordenó cortar los juicios militares seguidos a los implicados en la rebelión del Huáscar, y en los intentos subversivos del Callao del 4 y 5 de junio de 1877.

El 13 de mayo de 1878 renunció con su gabinete en pleno, tras menos de un año en el poder. Según parece, esta decisión fue forzada por el Ejecutivo ante la necesidad de renovar el gabinete ministerial, ya muy desgastado, al acercarse la reapertura del Congreso, con el que tenía una relación muy conflictiva.[3]

Guerra del Pacífico[editar]

En 1879, cuando se hizo inminente la guerra con Chile, volvió a filas y fue nombrado general en jefe de los Ejércitos Aliados del Sur el día 3 de abril de ese año.

En mayo fue jefe de plaza del puerto de Iquique, bloqueado por naves chilenas, y participó en el Combate naval de Iquique al ordenar bajar a la playa El colorado a dos baterías que hicieron estragos en la tripulación de la corbeta chilena Esmeralda, trabada en combate con el monitor Huáscar.

Más tarde, sufrió varios reveses militares, primero en Pisagua (2 de noviembre de 1879) y luego en San Francisco o Dolores (18 de noviembre). Se reivindicó en Tarapacá (27 de noviembre) al derrotar una columna chilena, luego de lo cual emprendió la retirada de su ejército a Arica. En este puerto, sin embargo, se enteró que se le había responsabilizado de todas las derrotas: fue acusado de ineptitud y falta a los deberes militares. Sumariado, se le depuso del mando sin consejo de guerra. Solicitó entonces que se prosiguiese su causa, y habiendo pasado a Lima, en diciembre de 1880, logró que se instalase el consejo de guerra respectivo, pero éste suspendió su fallo, ante la proximidad del ejército chileno. Solo años después, en 1891, el Congreso suspendió todos los juicios seguidos con relación a la guerra con Chile.[4]

Durante la campaña de Lima, Buendía fue convocado por Piérola, dada la emergencia para el Perú y la escasez de oficiales calificados. Actuó en la batalla de San Juan y Chorrillos y fue nombrado jefe de Estado Mayor antes de la batalla de Miraflores (1881).

No volvió a obtener mandos importantes en el resto de la guerra pese a sus esfuerzos y rogativas en tal sentido al contralmirante AP Lizardo Montero Flores, que lo hizo víctima de nuevas humillaciones y desprecios. Pese a ello, Buendía siempre reconoció en Montero el legítimo presidente del Perú, aunque era amigo de Miguel Iglesias, el presidente reconocido por Chile luego del destierro de Francisco García Calderón.

Referencias finales[editar]

Juan Buendía pasó el resto de su vida procurando limpiar su nombre y exculparse de los desastres militares que le atribuyeron. Su defensa al respecto siempre se dirigió hacia la mala conducción de los generales bolivianos y a la mala calidad de su tropa.

Las últimas referencias a Buendía que se conocen son un nombramiento con el grado de general de división para que presida el consejo de guerra contra Nicolás de Piérola Villena el 5 de enero de 1891, y una petición del mismo Buendía al gobierno fechada en Lima el 2 de diciembre de 1891, para que se haga saber en la Orden General de Ejército la resolución de la Cámara de haber prescrito cualquiera acusación por la campaña del 79.

Falleció el 27 de mayo de 1895 y fue enterrado en el Presbítero Maestro; en 1987 fue sepultado en la Cripta de los Héroes del mismo cementerio.

El general Buendía es uno de los personajes principales de la novela épica Adiós al Séptimo de Línea del chileno Jorge Inostrosa.

Referencias[editar]

  1. Tauro del Pino 2001, p. 407 (tomo 3).
  2. Tauro del Pino 2001, p. 408 (tomo 3).
  3. Basadre 1998, p. 1467-1468 (tomo 6).
  4. Vargas Ugarte 1984, p. 70 (tomo X).
Bibliografía
  • Basadre Grohmann, Jorge: Historia de la República del Perú. 1822 - 1933, Octava Edición, corregida y aumentada. Tomos 6 y 7. Editada por el Diario "La República" de Lima y la Universidad "Ricardo Palma". Impreso en Santiago de Chile, 1998.
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 3. BEI/CAN. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-152-5
  • Vargas Ugarte, Rubén: Historia General del Perú. La República 1879-1884. Tomo X. Segunda Edición. Lima, Editorial Milla Batres, 1984.