Auld Lang Syne

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Auld Lang Syne es una canción patrimonial escocesa cuya letra consiste en un poema escrito en 1788[1] por Robert Burns, uno de los poetas escoceses más populares. Se suele utilizar en momentos solemnes, como aquellos en que alguien se despide, se inicia o acaba un viaje largo en el tiempo, un funeral, etc. Se la ha relacionado especialmente con la celebración del Año Nuevo.[2]

“Auld lang syne”, en escocés, literalmente significa “hace mucho tiempo”; aunque se traduce más adecuadamente como “por los viejos tiempos”. Se canta con la melodía popular tradicional (es decir, folclórica, y, por tanto, anónima) escocesa clasificada con el número 6294 en el catálogo de Roud.

Letra[editar]

Letra completa
Old Long Syne, por James Watson (1711) Versos originales en escocés Traducción al español desde la versión escocesa

Should Old Acquaintance be forgot,
and never thought upon;
The flames of Love extinguished,
and fully past and gone:
Is thy sweet Heart now grown so cold,
that loving Breast of thine;
That thou canst never once reflect
on Old long syne.

CHORUS:
On Old long syne my Jo,
in Old long syne,
That thou canst never once reflect,
on Old long syne.

My Heart is ravisht with delight,
when thee I think upon;
All Grief and Sorrow takes the flight,
and speedily is gone;
The bright resemblance of thy Face,
so fills this, Heart of mine;
That Force nor Fate can me displease,
for Old long syne.

CHORUS

Since thoughts of thee doth banish grief,
when from thee I am gone;
will not thy presence yield relief,
to this sad Heart of mine:
Why doth thy presence me defeat,
with excellence divine?
Especially when I reflect
on Old long syne

CHORUS

(siguen las estrofas)

Should auld acquaintance be forgot,
and never brought to mind ?
Should auld acquaintance be forgot,
and auld lang syne* ?

CHORUS:
For auld lang syne, my jo (or my dear),
for auld lang syne,
we’ll tak a cup o’ kindness yet,
for auld lang syne.

We twa hae run about the braes,
and pu’d the gowans fine ;
But we’ve wander’d mony a weary fit,
sin auld lang syne.

CHORUS

We twa hae paidl’d i' the burn,
frae morning sun till dine ;
But seas between us braid hae roar’d
sin auld lang syne.

CHORUS

And there’s a hand, my trusty fiere !
and gie's a hand o’ thine !
And we’ll tak a right gude-willy waught,
for auld lang syne.

CHORUS

¿Deberían olvidarse las viejas amistades
y nunca recordarse?
¿Deberían olvidarse las viejas amistades
y los viejos tiempos?

CORO:
Por los viejos tiempos, amigo mío,
por los viejos tiempos:
tomaremos una copa de cordialidad
por los viejos tiempos.

Los dos hemos correteado por las laderas
y recogido las hermosas margaritas,
pero hemos errado mucho con los pies doloridos
desde los viejos tiempos.

CORO

Los dos hemos vadeado la corriente
desde el mediodía hasta la cena,
pero anchos mares han rugido entre nosotros
desde los viejos tiempos.

CORO

Y he aquí una mano, mi fiel amigo,
y danos una de tus manos,
y ¡echemos un cordial trago de cerveza
por los viejos tiempos!.

CORO

Historia[editar]

Robert Burns envió una copia de la canción original al Museo de la Música Escocesa, con la siguiente nota: “La canción adjunta, una antigua canción, de los viejos tiempos, nunca dada a la imprenta hasta ahora, ni siquiera ha circulado manuscrita hasta que la recogí de un anciano". Parte de la letra fue, de hecho, "recogida", más que escrita por el poeta; la balada "Old Long Syne" ("Hace mucho tiempo") impresa en 1711 por James Watson muestra en el verso inicial y en el estribillo un parecido considerable con el poema, posterior, de Burns,[3] y es casi seguro que se derive de la misma "antigua canción". Se considera justo atribuir el resto del poema al propio Burns.[4]

Existen ciertas dudas de que la melodía hoy utilizada sea la misma que Burns había dispuesto originalmente, pero se usa ampliamente en Escocia y en el resto del mundo.[5]

Versiones en otras lenguas[editar]

Hay multitud de versiones en otras lenguas: alemán, español, catalán,etc.

Español[editar]

Una versión en español se conoce como Vals de las velas. Se le ha dado este nombre popularmente, por ser la forma de la letra más extendida la grabada por el guitarrista, violonchelista y tanguista canario Rafael Jáimez Medina (1942), en arreglo de Manuel Salina. He aquí su texto, absolutamente ajeno al original escocés:

Igual que en viejos tiempos
con solemne ritual,
se apaga de una a una
de las velas el brillar.

Igual que en viejos tiempos
prometemos recordar
las horas de felicidad
que acabamos de pasar.

No importa si un destino cruel
nos ha de separar,
por siempre nos querremos bien
de estas horas recordar.[6]

Pero, para muchos tal vez sea más conocida porque todos los scouts hispanoparlantes utilizan esta melodía para la denominada canción de la despedida, que tiene ciertas variaciones en su letra, incluso el estribillo.

En Perú existe una versión en español, llamada "Jipy Jay", que ha sido cantada y popularizada por el artista Pepe Vásquez.

En Chile la canción es ampliamente conocida como "Canción del adios", al igual que el espíritu de la canción es usada en momentos de separación tales como graduaciones y momentos emotivos varios. La interpretación internacional en sudamerica es la siguiente:

Llegó la hora de decir adiós, decir adiós
digamos al partir nuestra canción, nuestra canción.


En marcha hacia la luz del sol iremos todos hoy
se clavará en el cielo el eco de nuestro último adiós.


Llegó la hora de decir adiós, decir adiós
digamos al partir nuestra canción, nuestra canción.

No es más que un hasta luego, no es más que un breve adiós
muy pronto junto al fuego nos reuniremos.

Llegó la hora de decir adiós, decir adiós
digamos al partir nuestra canción, nuestra canción.

¿Por qué tenemos que partir, llorar por el ayer
si en nuestro corazón habrá por siempre amistad?

Llegó la hora de decir adiós, decir adiós
digamos al partir nuestra canción, nuestra canción.

¿Por qué perder las esperanzas de volverse a ver?
¿Por qué perder las esperanzas, si hay tanto querer?

Llegó la hora de decir adiós, decir adiós
digamos al partir nuestra canción, nuestra canción.

Porque el Señor siempre nos ve y nos va a bendecir
muy pronto aquí de nuevo nos ha de reunir.

Llegó la hora de decir adiós, decir adiós
digamos al partir nuestra canción, nuestra canción.

Con nuestras manos enlazadas muy junto al calor
formemos esta noche un círculo de amor.

Llegó la hora de decir adiós, decir adiós
digamos al partir nuestra canción, nuestra canción.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. http://www.bbc.co.uk/robertburns/works/auld_lang_syne/
  2. en:Auld Lang Syne
  3. Aquí se puede comprobar la balada impresa por James Watson (1711).
  4. Lindsay, Maurice (December 1996) [1959]. "Auld Lang Syne". The Burns Encyclopedia (New Third ed.). Robert Hale Ltd. 448 pages. ISBN 0-7090-5719-9.
  5. Aquí se pueden hallar vínculos a la melodía original y a otras contemporáneas
  6. Vázquez Montalbán, M. (2.000): Cancionero general del franquismo. Barcelona: Crítica, p. 104