Arkadi Avérchenko

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arkady Avérchenko.

Arkady Timofeevich Avérchenko (ruso: Аркадий Тимофеевич Аверченко) conocido también como "El Rey de la Risa". Se convirtió en uno de los escritores satíricos más populares de Rusia en los años previos a la Revolución de 1917.[1]

Historia[editar]

Arkady Timofeevich Avérchenko (Sebastopol, 27 de marzo 1881 – 12 de marzo Praga, 1925)

Nacido en seno de una familia de comerciantes. Fue educado en casa en su mayoría a causa de problemas de visión y su adolescencia los pasó trabajando trabajos serviles. En 1900 se trasladó a Kharkov, donde inició su carrera como escritor, y llegó a San Petersburgo en 1908.Ese mismo año se unió al equipo de la revista "The Dragonfly" y ayudó a reorganizar como "El Satiricón", llegó a ser editor en jefe en 1913, bajo su liderazgo se convirtió en revista de humor más importante de Rusia. Su primera colección de "Satiricón" historias, "Ostras alegres" (1910), pasó a través de 23 ediciones y se ganó Averchenko el sobrenombre de "El Rey de la Risa". Entre sus otros libros son "Stories (Humor)" (1910),"El conejito en la pared" (1911),"Círculos en el agua" (1912), "Cuentos para la convalecencia" (1913), y "El Oro -Plated Pill "(1916). En sus cientos de cuentos que solía situaciones absurdas y personajes grotescos de hacer observaciones mordaces sobre la vida de la clase media urbana de su época. También escribió teatro y crítica de arte. Con frecuencia bajo el fuego de los censores del zar, dio la bienvenida a la revolución de febrero de 1917, pero se horrorizó cuando Lenin tomó el poder en octubre. En agosto de 1918 "El Satiricon" fue prohibido y Averchenko volvió a Sebastopol, donde escribió piezas de propaganda para oponerse a la Guardia Blanca. En noviembre de 1920 el avance del Ejército Rojo le había obligado a huir a Constantinopla (ahora Istabul), y se estableció en Praga en 1922. En sus escritos su humor a menudo se sentó de nuevo a su rabia intimidante, de lo que los comunistas habían hecho a su patria, sobre todo en el libro "una docena de cuchillos en la parte posterior de la Revolución". La última obra del escritor es la novela "Broma del Mecenas", escrita en 1923 y publicado en 1925 después de la muerte del escritor. Una carta amistosa a Lenin, "Nínochka", esta obra es la primera traducción al inglés de una colección de cuentos cortos seleccionados por Averchenko.

Murió a los 43 años, debido a complicaciones después de la cirugía ocular.

Obras[editar]

• El crimen de la actriz Maryskina • Cuentos tomo II • DIUZHINA NOZHEY. ("una docena de cuchillos en la parte posterior de la Revolución") 1923. • OSKOLKI RAZBITOGO VDREBEZGI ("Fragmentos rotos a Smithereens") • Jumoristiceskie rasskazy • Memorias de un Simple y Los Niños • El Abogado • El profesional • Experto en el corazón de una mujer • Antología Un Encuentro • Cuentos Tomo I, que conforman 22 historias, Una mujer, Los ladrones, El mejicano, Largueza, Un problema, Edipo Rey, Un encuentro, Once elefantes, Sueños rotos, Un abogado, La mnemónica, Maupassant, Una causa célebre, Un paseo caro, La fiesta, Un drama sensacional, Principiantes, Una actriz, Una filosofía original, La fuerza de elocuencia, Un asunto vulgar y De la vida de Panteley Grymzin un trabajador.

Humor[editar]

Avérchenko es un autor que figura en la larga tradición humorística y satírica en la literatura de Europa. Su obra “Humor para imbéciles” es un conjunto de cuentos en los que el autor, se burla de sus propios personajes con burdas descripciones de situaciones divertidas, con agilidad, sencillez e ingenio. El lenguaje que maneja el autor es explícito, así que al leer no es necesario pensar, imaginar y después reír, aunque en ocasiones no es tan fácil digerir las historias pues también se logra distinguir que Avérchenko juega con el lector, simplemente en su “Autobiografía” se destaca la crítica a los trabajos biográficos de algunos escritores reconocidos. Lo nombran el rey de la risa, pues su brevedad en todas las situaciones relatadas, son extrañas pero se basan en hechos de la vida, de cualquier persona, pues en este libro nadie sale exento ya que Avérchenko se mofa hasta de los de su mismo oficio, eso se nota al leer “Edipo Rey”, “El poeta” o “El siglo de Oro” que son situaciones un tanto irónicas pero igual les llegan a pasar a los que están buscando la fama a través de la escritura. Hay historias más sencillas de leer como “Los ladrones” que es un humor un poco más ácido, pues critica a la urbanidad. Una historia que es un fiel retrato de un egocéntrico es “El telegrafista Nadkin”, pues es de para aquellos que creen que el mundo gira alrededor de ellos. El humor de Arkady Avérchenko, en el libro Humor para imbéciles, va desde matizar una sonrisa en los labios hasta una ruidosa carcajada.

Referencias[editar]

Bibliografía incompleta[editar]

Avérchenko, A. (2010). Humor para imbéciles. Guadalajara, México: Arlequín. Traducción de Valeria Artemyeva y Alfredo Hermosillo. http://es.scribd.com/doc/237153231/Arkadi-Averchenko-Un-humorista-genial

Guzmán Wolffer, R. (2014). "Avérchenko, el intemporal": http://www.jornada.unam.mx/2014/01/12/sem-ricardo.html.

Enlaces externos[editar]