Humor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Humorista»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Sumario[editar]

Charles Chaplin "Charlot", uno de los principales humoristas del cine mudo.
Los hermanos Marx en 1931. También fueron pioneros en el humor en el cine.

Humor o humorismo (del latín: humor, -ōris) es definido como el modo de presentar, enjuiciar o comentar la realidad, resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas.[1]

Un dibujo humorístico representando a un estereotipado científico loco.

Definiciones[editar]

Joseph Klatzmann, en su obra L'humour juif ("El humor judío"), lo define según su necesidad: «Reír para no llorar». Más pesimista, se puede citar igualmente a Nietzsche: «El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa.» [2] , concepción que lo aproxima a la filosofía cínica y que establece que el humor es, en el fondo, un tipo de catarsis o contraveneno espiritual.

Comediante en vivo estadounidense B. J. Novak en un espectáculo de comedia en Olde English, junio de 2007.

El humorismo hace uso de la comicidad para derivar en una forma de entretenimiento y de comunicación humana, que tiene la intención de hacer que la gente no se sienta infeliz y ría. La risa es, además, una de las pocas cosas que individualizan al ser humano y a algunas especies de homínidos respecto a otros animales; los etólogos señalan que el humor es ante todo un rictus que aparece en los labios de los primates y se muestra cuando éstos se enfrentan a situaciones para ellos absurdas o incomprensibles: enseñar los dientes es una forma de desviar un impulso agresivo o de resumirlo mímicamente, un tipo de sublimación. De ahí que enseñar los dientes o reír entre los humanos esté frecuentemente ligado a disociarse de acontecimientos que suscitan normalmente profunda inquietud y que muchas veces se asocie con la desgracia (humor negro). Incluso se habla a veces de la llamada risa nerviosa, como un acto fallido del subconsciente. Desde este punto de vista, el humor se constituye en un acto de purificación que permitiría evacuar esta violencia, nacida de la frustración y del sufrimiento.

El humor desempeña una función catártica semejante a la de las lágrimas, pero diferente en cuanto a que el humor supone una separación de y no una identificación con el objeto que es soporte del mismo, un desaprecio y no una compasión. De ello deriva también la curiosa relación sadomasoquista entre el humorista y el auditorio, que se expresa en risa; el humorista se presenta muy frecuentemente ante sus oyentes como resentido y humillado. El origen del término humor viene de la teoría de los cuatro humores del cuerpo de la medicina griega, que regulaban el estado de ánimo: la bilis, la flema, la sangre y la bilis negra o atra bilis. El carácter humorístico corresponde al humor sanguíneo. Image:Brooklyn Museum - Caricature of King Victor Emmanuel II - Thomas Nast - overall.jpg|Imagen 2 Existen diferentes tipos de humor adaptados a diferentes sensibilidades y grupos humanos. Por ejemplo los niños suelen reírse más de las caídas y tropiezos, mientras que no comprenden la sutileza de la sátira o de la ironía.

También hay variaciones culturales del sentido del humor, que puede hacer que lo que es divertido en un sitio carezca de gracia en otro. Esto se debe a que en el humor cuenta mucho el contexto, los a priori. El humor negro se apoya en elementos tristes o desagradables que, para hacerlos más soportables, trasforma y degrada en irrisión (el humor judío y el británico, por ejemplo, son a menudo negros: una obra de Thomas de Quincey se titula Del asesinato considerado como una de las Bellas Artes y otra, A Modest Proposal (1729), "Una modesta proposición" de Jonathan Swift, trata ni más ni menos que de aprovechar a los niños pequeños como alimento. Reír en este caso es algo forzado y amargo: «El humor es la gentileza de la desesperación» (cita atribuida a Óscar Wilde). Sin embargo en el mundo moderno donde es general el uso de medios de comunicación de masas, las fronteras desaparecen y, por ejemplo, para Paul Reboux (À la manière de…), el humor consiste simplemente en tratar a la ligera las cosas graves, y gravemente las cosas ligeras. Esta especie de inversión o mundo al revés pude apreciarse también por ejemplo en algunos artificios clásicos de la comedia cinematográfica americana, como son el intercambio de roles o batalla de los sexos: la mujer se comporta de modo tan desenvuelto como un hombre y el hombre se comporta de forma tan circunspecta y apocada como una mujer (por ejemplo, en las comedias de Howard Hawks). Otro ejemplo típico de degradación de lo serio y enaltecimiento de lo vulgar es el cine de Woody Allen. Por otra parte, es preciso señalar que se ha intentado utilizar el humor como un instrumento educativo (a ello se debe el célebre adagio castigat ridendo mores, "corrige riendo las costumbres", que se utiliza como definición de la utilidad de la comedia clásica y neoclásica).

Sammy Davis Jr, famoso comediante estadounidense en vivo, en 1989.

Existen algunas técnicas específicas de humor verbal, tales como la ironía, el sarcasmo, la hipérbole, el anticlímax ("Dios ha muerto, Nietzsche ha muerto y yo no gozo de buena salud", Woody Allen), el enigma o definición incompleta o elíptica, la antítesis, el oxímoron, la atenuación o litotes, la alusión, el non sequitur, la silepsis, el juego de palabras, la sátira, la parodia o la paradoja. Y otras no verbales, referentes a una retórica paralela que juega con los gestos, posturas, caídas, resbalones, etc.. que se suele denominar humorismo de situación. Se puede, por otra parte, establecer otra taxonomía:

  • Comicidad verbal, que incluye los juegos de palabras
  • Comicidad de costumbres
  • Comicidad de situación
  • Comicidad de carácter
  • Comicidad de repetición

Ha habido estudios más o menos serios respecto al humor por parte de Aristóteles, Sigmund Freud, Arthur Schopenhauer o Henri Bergson.

Aparte de en la vida corriente, como procedimiento para evitar y curar las circunstancias traumatizantes de la vida, el humor se suele dar en los espectáculos y en la literatura (literatura de humor) con cierta frecuencia y forma una parte muy importante de corrientes literarias como el teatro del absurdo. Géneros literarios cómicos son la comedia, el entremés, el chiste y el epigrama. El género cómico teatral de la comedia provoca la catarsis o purificación del espectador inversamente al género trágico que lo hace por la compasión y las lágrimas: la comedia lo logra mediante la risa y el distanciamiento. Platón afirmaba que la tragedia era el género literario más parecido a la verdad, mientras que el género cómico era el menos parecido, y ésa fue la postura que sostuvo Sócrates al final del diálogo conocido como el Banquete.

Clasificación de la comicidad[editar]

  • 1. Desenlace imprevisto
    1.1 Desenlace imprevisto con planteamiento latente
    1.1.1 Desenlace imprevisto con planteamiento latente y concreto
    1.1.2 Desenlace imprevisto con planteamiento latente e inconcreto
    1.2 Desenlace imprevisto con planteamiento expreso
  • 2.Desenlace previsto
    2.1 Desenlace previsto con planteamiento latente
    2.1.1 Desenlace previsto con planteamiento latente y concreto
    2.1.2 Desenlace previsto con planteamiento latente e inconcreto
    2.2 Desenlace previsto con planteamiento expreso

Sentido del humor y salud[editar]

Un cómico actuando en un pub.

Está comprobado que los estados de ánimo influyen de manera muy positiva en la salud de las personas, aun en las personas que se encuentran en estados terminales.[cita requerida]

El sentido del humor es la capacidad de estimular el sentido de gracia en uno mismo y en los demás. Hay formas de causar gracia, convirtiendo acciones que habitualmente carecen de sentido humorístico, asociándolas con acciones que alguna vez han despertado risa. Así también podemos asociar una acción con otra; esta última con un sentido poco usual o raro, incluso con acciones que a menudo no se dan porque sí. La comparación del suceso con la nueva acción, permite comparar a seres humanos con animales, o viceversa, comparar personas de una posición social alta con una menos desafortunada, y así sucesivamente.

Cuando nos reímos, pareciera ser que todos los problemas y preocupaciones quedan detrás. Y, al menos por un instante, esto es así. Este pensamiento ha llevado a varios científicos[cita requerida] a estudiar los efectos de esta reacción hilarante en el organismo humano, teniendo siempre como premisa que algo tan placentero podría acarrear beneficios a nivel corporal.

Se ha comprobado que los pensamientos agradables provocan un mejor ánimo y, en consecuencia, aumentan nuestras defensas.[cita requerida]

Esto ha llevado a los autores[cita requerida] del estudio a asegurar que esa relación prueba que la felicidad puede hacernos más saludables. En ése sentido, los especialistas[cita requerida] creen que la felicidad vendría a ser como las golosinas para el cerebro, algo que hace que nuestra mente se sienta consentida.

Otros especialistas[cita requerida] aseguran que la risa puede disparar la producción de endorfinas por parte del cuerpo. Éstas actúan como analgésicos para el cerebro. Asimismo, afirma que la risa puede regular el ritmo cardíaco y bajar la presión arterial.

Cuando un ataque de risa va seguido de tos, también sirve para aclarar los pulmones. Veinte segundos de risa con ganas, serían el equivalente cardiovascular a tres minutos en una máquina de ejercicios.[cita requerida]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «humor», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=humor 
  2. «Frases de Nietzsche». Consultado el 21 de febrero de 2013.

Mad scientist caricature.png. (s.f.). Obtenido de Wikipedia: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Mad_scientist_caricature.png

Bjnovak.jpg. (s.f). Obtenido de Wikipedia: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bjnovak.jpg

Sammy Davis Jr 1989.jpg. (s.f). Obtenido de Wikipedia: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Sammy_Davis_Jr_1989.jpg

Bibliografía[editar]

  • Análisis de la comicidad, José Serra Masana, Barcelona, 1972.
  • Humor Theory. The formulae of laughter, Igor Krichtafovitch, Outskitspress, 2006, ISBN: 9781598002225

Enlaces externos[editar]