Antonio da Sangallo el Joven

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retrato de Sangallo el Joven en un grabado de la edición de 1568 de Le Vite de Giorgio Vasari.

Antonio Cordiani, llamado Antonio da Sangallo el Joven (Florencia, 12 de abril de 1484 - Terni, 3 de agosto de 1546) fue un arquitecto del Renacimiento italiano. Se trasladó muy joven de su Florencia natal a Roma, ciudad en la que conocerá a Donato Bramante y donde vivirá y trabajará la mayor parte de su vida. Alcanzó un gran prestigio profesional y recibió encargos de varios papas. Giorgio Vasari incluyó su biografía en Le vite de' più eccellenti pittori, scultori e architettori.

Nació en el seno de una familia de artistas. Era nieto del imaginero Francesco Giamberti, sobrino de los arquitectos Giuliano y Antonio da Sangallo el Viejo, primo del escultor Francesco da Sangallo y hermano del también arquitecto Giovanni Battista da Sangallo, con quien colaboró en numerosos proyectos. Antonio fue alumno de Donato Bramante en Roma. La influencia de Bramante es visible en Sangallo, que será un fiel continuador del estilo de su maestro.

Iglesias romanas[editar]

Santa Maria di Loreto[editar]

Iglesia de Santa Maria di Loreto de Roma, obra maestra de Sangallo.

De las obras que perduran de Sangallo sin adulteraciones posteriores se considera que la más lograda es la iglesia de Santa Maria di Loreto de Roma, una obra levantada en ladrillo y travertino de gran belleza de proporciones y sencillez de líneas, cuya planta central (cuadrada y luego desarrollada en octógono) se cubre con una elegante cúpula rematada en linterna (la linterna es un añadido posterior, ajeno a Sangallo). Pese a su reducido tamaño, la sensación interior de espacialidad es notable.

San Giovanni dei Fiorentini[editar]

Antonio da Sangallo diseñó la iglesia de San Giovanni dei Fiorentini[1] de Roma, cuyas obras fueron iniciadas por Jacopo Sansovino. El exterior de esta iglesia está muy modificado por obras posteriores (al este, por en encauzamiento del río Tíber; al oeste por el añadido de una nueva fachada), pero el interior es muy representativo del estilo de Sangallo.

Montserrat de los Españoles[editar]

También diseñó la iglesia de Santa María de Montserrat de los Españoles, cuyas obras comenzaron en 1518 y sufrieron numerosas paralizaciones y retrasos. Aunque Antonio da Sangallo no dirigió la construcción final, los arquitectos que le sucedieron (Bernardino Valperga, Francesco da Volterra, etc.) respetaron las trazas originales.

Otras menores[editar]

En 1523 reedificó la pequeña iglesia de Santa Maria Portae Paradisi.[2] Reconstruyó la iglesia del Santo Spirito in Sassia, iglesia del siglo XII que había sufrido graves desperfectos durante el Saco de Roma de 1527.

Villa Madama[editar]

A partir de 1520, fecha de la muerte de Rafael Sanzio, se encargó de continuar las obras en la Villa Madama de Roma, junto a Giulio Romano y Giovanni da Udine. Diseñó el ajardinamiento de las pendientes del monte Mario, obra que fue alabada por Giorgio Vasari.[3] [4]

Obras vaticanas[editar]

En el Vaticano levantó las murallas y fortificaciones en la llamada Ciudad Leonina. También se hizo cargo en 1540 de las obras de la Cappella Paolina, situada en el Palacio Apostólico y comisionada por el papa Paulo III en 1538. Cercana a la Capilla Sixtina (está separada de ella sólo por la Sala Regia), la función Capilla Paolina era servir de parroquia y de capilla para los cónclaves. Está dedicada a la conversión de San Pablo, devoción predilecta del papa, quien encargó su decoración a Miguel Ángel, quien pintó La conversión de San Pablo y La crucifixión de San Pedro. También se conservan aquí pinturas de Lorenzo Sabbatini y Federico Zuccari y esculturas de P. Bresciano.

La Basílica de San Pedro[editar]

A la muerte de Rafael, Da Sangallo es nombrado arquitecto jefe de la fábrica de San Pedro y en el año 1539 se realiza una maqueta según sus ideales. Se trataba de un compromiso entre la planta de cruz griega proyectada por Bramante y una ampliación rafaelesca de cruz latina con fachada monumental. Sin embargo las incoherencias eran evidentes:

  • La fachada quedaba desconectada de la iglesia
  • La cúpula central, formada por dos tambores desiguales aparecía acompañada de dos cúpulas más pequeñas sólo en eje lonjitudinal, lo que dejaba al interior del monumento sombrío y oscuro.
  • El exterior del crucero, dividido en tres niveles, presentaba una desafortunada acumulación de logias y nichos.
  • La elevación de las torres de la fachada era muy artificial
  • Y, por si fuera poco, se eliminaban las pilastras de Bramante al elevar los cimientos debido al peso de la basílica.

Este proyecto fue criticado y enmendado por el arquitecto, pintor y escultor Miguel Ángel.

Obras para la familia Farnesio[editar]

Su obra más ornamentada es el patio del Palacio Farnesio (obra completada posteriormente por Miguel Ángel). Este patio destaca por sus armoniosas proporciones, con sus galerías columnadas inspiradas en las del Coliseo.

Sobre las ruinas del antiguo castillo de Gradoli (en la actual provincia de Viterbo) Sangallo levantó un palacio-fortaleza para el cardenal Alejandro de Farnesio que, ya convertido en papa con el nombre de Pablo III, lo utilizará como residencia veraniega. Para este mismo papa construirá en la Via Giulia de Roma un palacio, hoy conocido como Palazzo Sacchetti por haber pasado posteriormente a ser propiedad de esta familia. La construcción actual ha sufrido enormes alteraciones respecto a la edificada originalmente por Sangallo.

Vista del Pozo de San Patricio, en Orvieto.

Tras el Saco de Roma (1527), Sangallo trabajó principalmente en otras ciudades, sobre todo en obras militares: diseñó, por ejemplo, las fortificaciones de Ancona y reformó la Fortezza da Basso de Florencia. Esta gran obra castrense fue iniciada por el arquitecto Pier Francesco da Viterbo en 1534 por orden del duque y señor de Florencia Alejandro de Médicis y la construyó en menos de seis meses, entre julio y diciembre de 1534. Se levantó con el objetivo de albergar un importante contingente de tropas y de servir de refugio para los gobernantes en caso de revueltas. Para acentuar la sensación de grandeza y monumentalidad, Antonio da Sangallo reformó la zona exterior que se ve desde la ciudad, confiriéndola un aspecto imponente.

Comisionado por el papa Clemente VII, construyó el profundísimo (62 metros) e ingenioso pozo de San Patricio en Orvieto, donde edificó una doble rampa en espiral.

Entre 1540 y 1543 diseñó y erigió en Ascoli Piceno el Forte Malatesta. Es una fortificación con planta de estrella en la que Sangallo aprovechó edificaciones preexistentes.

Obras más importantes[editar]

Roma[editar]

El Vaticano[editar]

Otros lugares[editar]

Notas[editar]

  1. En español: San Juan de los Florentinos.
  2. VV.AA.: Guida d'Italia. Roma. Touring Club Italiano, 1999 (9ª edición), pág. 359.
  3. ZOPPI, Mariella: Storia del giardino europeo. Alinea Editrice, 2009; pág. 94.
  4. PANZINI, Franco: Progrettare la Natura. Bolonia: Zanichelli; p. 108 ss, 2009, ISBN88-08-07529-x.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]