Almazuela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tejido característico de almazuela

En el marco de la artesanía textil en España, almazuela es la pieza tejida uniendo fragmentos de otras telas.[1] El resultado puede ser una manta (colcha o cobertor), manteles y paños de diferentes tamaños y usos, e incluso una prenda de vestir. Deriva de la voz árabe almozala o almozaia, de almoçala, alfombrilla, cobertor de cama.[2]

Almazuela es sinónimo de quilt y patchwork, más utilizados en los países de habla hispana.[3] Como término de identidad cultural se conserva principalmente en la comunidad autónoma de La Rioja.

La almazuela riojana[editar]

La almazuela está documentada en textos riojanos del siglo XVII; como artesanía textil se conserva especialmente en la sierra de Cameros. Se trata de vistosas piezas con diferentes usos caseros, sobre todo colchas y manteles, que se confeccionan a partir de retales y trozos de ropa en desuso. Antiguamente también se elaboraban uniendo las muestras de telas que se entregaban a los pastores riojanos en la desaparecida fábrica textil de Ezcaray.

En La Rioja, la almazuela, se aplica a la elaboración de paños para las masas de panadería o pastelería (que deben cubrirse durante su leudado).[4] Como artesanía viva, se conserva en Sorzano, Quel, Enciso, Villanueva de Cameros y Villoslada de Cameros (donde la "Asociación de Mujeres Artesanas de la Almazuela" cuenta con un taller de artesanía).

Tapiz (versión en quilt de "Duranguesado,2005", lienzo de Pedro Salaberri).

Las palabras patchwork, almazuela y quilt no aparecen en el diccionario de la Real Academia Española.

Referencias[editar]

  1. Vulgarmente conocida como quilt y en la cultura de los años sesenta como patchwork.
  2. Almozala se empleaba en Castilla en el siglo X para designar al cobertor de cama, término que a su vez deriva de la palabra árabe almoçalla o pequeña alfombrilla que los musulmanes usan para hacer sus oraciones.
  3. Defensa del término "almazuela"
  4. Las piezas de almazuela satisfacían la necesidad de mantener la temperatura de la masa cuando ya se habían preparado los bollos o las tortas para que la fermentación de la masa tuviese lugar. (Ver cultura y tradiciones en Soto en Cameros: Revista "Muy Interesante", nº 287, abril de 2005.).