Aladdin (personaje)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Aladdin
Personaje de Aladdín
Creador(es) Walt Disney, Ron Clements y John Musker
Información
Alias Al, Principe Ali Ababwa
Sexo Masculino
Edad 18 años
Ocupación Principe de los 40 ladrones
Enemigos Jafar
Cónyuge Princesa Jasmín
Familiares Cassim (Padre)
Madre anónima (fallecida)
El Sultán (suegro)
La Sultana (suegra, fallecida)
Nacionalidad Árabe
[editar datos en Wikidata ]

Aladdín es el valiente protagonista de la película Aladdín. También es el héroe de la segunda película El Retorno de Jafar, y de la tercera película Aladdín y el rey de los ladrones.

Argumento[editar]

Aladdín es un joven pobre que, junto con su mono Abú, se dedica a robar y engañar a la gente de Agrabah para poder sobrevivir. Él y Abú viven en una guarida, una casa abandonada y medio derruida en el bazar de la ciudad donde tienen una amplia vista al palacio. Cuando conoce a Jasmín se enamora de ella a primera vista, desconociendo que es la princesa, la hija del Sultán. Mientras Aladdin desea vivir rodeado de lujos, Jasmín desea tener una vida sencilla.

Cuando descubre que Jasmín es la hija del Sultán y que está obligada a tomar como esposo a un príncipe, entiende que, al ser "una rata callejera", jamás tendría una oportunidad de llegar a ella. Así, decide aceptar el trato que le propone un viejo mendigo (que no es más que que el malvado brujo Jafar disfrazado) de entrar en la Cueva de las Maravillas, donde le promete una recompensa si trae la lámpara mágica que hay en una de las cámaras de la cueva. Allí consigue la vieja lámpara mencionada por el anciano, pero luego de que este le traicionase, vuelve a caer en la cueva. Luego, estando bajo tierra, Abú le enseña la lámpara que había recuperado. Al frotarla, descubre que en ella reside un genio que le concederá tres deseos. Logra hacer que lo saque de la cueva sin gastar deseos, y ya estando en una especie de Oasis, pide su primer deseo.

El primero que pide es que lo transforme en un príncipe para intentar impresionar a Jasmín y su padre, convirtiéndose así en Ali Ababwa, uno de los príncipes más ricos de Arabia. A su padre logra impresionarlo, sin embargo Jasmín sólo se siente ofendida al ver que sólo la consideraban como un premio. Aladdin, decepcionado, vuelve a intentar que se impresione con él mostrándole su alfombra, y así finalmente lo logra.

A medida que transcurre el tiempo, Al deja al descubierto al mentiroso y abusivo consejero del Sultán. Así, empiezan los problemas, y tras librar una batalla contra el malvado brujo Jafar, quien había recuperado la lámpara y se había convertido en Sultán, un poderoso brujo y, como último deseo, el genio más poderoso, vuelve la paz a Agrabah. Jasmín, desde un principio, solamente quiere que Aladdín sea él mismo, y Al aprende la lección: "Sér tú mismo".

Él ha salvado a Agrabah de todos los peligros como el malvado brujo Jafar, los bandidos Abis Mal y Harud, los inventos de Mecanicles, entre otros peligros.

Al final Aladdin logra ganarse el amor y el corazón de la hermosa Princesa Jasmín.