Accidente minero de Pike River

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Accidente minero de Pike River
Fecha 19-28 de noviembre de 2010
Lugar Mina de Pike River
Greymouth, Bandera de Nueva Zelanda Nueva Zelanda

El accidente minero de Pike River fue una serie de cuatro explosiones que comenzaron el 19 de noviembre de 2010 en la mina de Pike River, a unos 46 km al noreste de Greymouth, en la costa occidental de la isla del Sur de Nueva Zelandia.

Una primera explosión ocurrió en la mina aproximadamente a las 3:30 pm (hora local, UTC+13). Cuando se produjo la misma había 31 mineros presentes en la mina. Dos mineros se las arreglaron para salir de la mina, siendo tratados por heridas moderadas y fueron dados de alta más tarde durante ese mismo día. Se creía que los mineros restantes se encontraban a por lo menos unos 1.500 metros de la entrada de la mina.[1]

Luego de una segunda explosión, el 24 de noviembre, a las 2:37 pm, se comenzó a creer que los restantes 29 mineros habían muerto, [2] , lo que desgraciadamente fue confirmado con el transcurso de las horas.

El comisario (Superintendent) Gary Knowles, el hombre que se encontraba a cargo de la operación de rescate, dijo al respecto que él creía que “basado en esa explosión, nadie sobrevivió”[3]

El de Pike River fue el peor desastre de minería neozelandés desde que en 1914 43 hombres murieron en la mina Ralph de la localidad de Huntly. Asimismo involucró la mayor pérdida de vidas del país como resultado de un único accidente desde 1979, cuando se estrelló el vuelo 901 de Air New Zealand en la Antártida durante un vuelo transpolar.[4]

El accidente[editar]

Se cree que la primera explosión ocurrió a eso de las 3:30 p.m. (hora de verano de Nueva Zelandia del 19 de noviembre de 2010 (las 2:30 a.m. UTC). Tan sólo dos mineros lograron escapar de la mina durante ese mismo día.[5] [6] habiéndose encontrado en el túnel de acceso, o por poco fuera del mismo, a cierta distancia de la fuente de la explosión. Ambos fueron trasladados al hospital de Greymouth, sufriendo de heridas moderadas.

Los informes iniciales fueron poco claros respecto del número de mineros y contratistas que quedaban atrapados dentro de la mina, siendo mencionados números que oscilaban entre los 25 y los 33.[7] (como en el caso del derrumbe de la mina San José de 2010, cerca de la ciudad chilena de Copiapó).

Finalmente fue asegurado que había 29 hombres entonces atrapados: 24 neozelandeses, dos australianos, dos británicos (de Escocia) y un sudafricano.[8]

Los nombres delos entonces 29 mineros desaparecidos fueron dados a conocer el 21 de diciembre.[9]

Funcionarios de minería destacaron que cada minero llevaba un dispositivo de “autorescate” que le proveía de unos 30 minutos de aire y se había provisto a la mina de refugios para que cada uno de ellos pudiese escapar en caso de una emergencia.[10]

Una segunda explosión ocurrió a las 2:37 p.m. (hora local de Nueva Zelandia) del 24 de noviembre de 2010. El comisario (Superintendent) de policía Gary Knowles afirmó que no creía que nadie hubiese sobrevivido [11] a ella.

La segunda explosión envió humo, hollín y gases explosivos hacia un pozo de la mina donde un equipo de rescatistas había estado tomando muestras; el ruido de la explosión ascendente les proveyó de un tiempo corto pero suficiente como para alejarse y evacuar el área a pie.[12]

Según el director ejecutivo de la mina Pike River, Peter Whittall, la explosión no fue causada por nadie que trabajase en la mina o cerca de ella.[13]

Una tercera explosión ocurrió a las 3:39 p.m del 26 de noviembre de 2010[14] y una cuarta explosión tuvo lugar poco antes de las 2 p.m. del 28 de noviembre.[15]

Efectos en la mina[editar]

Un experto en minería teorizó que el interior de la mina podría haber alcanzado el nivel de calor o temperatura de un horno de fundición, más de 1.200 °C.[16]

Se consideraba que un colapso de cualquier parte de la mina era bastante improbable debido a la fortaleza de la construcción.[17]

Monitoreo[editar]

Inicialmente se predijo que tomaría varios días antes de que la mina fuese lo suficientemente segura como para que los rescatistas pudiesen ingresar dentro de ella.[18] [19] [20] [21]

ya que se temía que los gases en el interior fuesen explosivos. La pruebas iniciales en el pozo o conducto de ventilación de la mina fueron obstaculizadas por densas nubes que evitaban el acceso de helicópteros, por lo que el personal iba a tener que caminar hacia el mismo sobre terreno duro, debido a que el pozo no tenía un acceso por carretera.[22]

El equipo sísmico fue conectado a tubos en la boca del túnel, para detectar movimientos en la mina.[23]

Debido a que la pruebas realizabas aún no lograban despejar la mina para que los rescatistas pudiesen ingresar a la misma, se hizo un intento por entrar a la mina usando un robot antibombas provisto por la Fuerza de Defensa de Nueva Zelandia. No obstante, el autómata rodante sólo logró ingresar unos 550 metros, debido a haber sido afectado por el agua. Algunas fuentes destacaron que mientras que el robot era capaz de operar bajo la lluvia, había “efectivamente [sido] golpeado por una caída de agua”, haciendo que entrase en cortocircuito.[24] [25]

Un segundo robot antibombas de la FDNZ fue alistado o preparado para ingresar. Este robot en particular había sido equipado con baterías extra y otro equipamiento adicional, para tratar de evitar los problemas que habían afectado al primero, siendo desplegado posteriormente.[24] [25] y el primer robot fue recomenzado más tarde.[26]

Los robots entraron a la mina el 23 y el 24 de noviembre, mientras que un tercero se encontraba en camino hacia el sitio.[26] del siniestro. El uso de tres robots no tenía precedentes en los rescates mineros.[27]

Temprano en la mañana del 24 de noviembre se informó que un taladro o trépano había comenzado a operar sobre la mina horizontal.[28] había alcanzado la cámara de la mina, liberando gas caliente.

Más adelante en el día fue informado que el análisis mostraba un nivel de un 95% de metano.[29]

Una cámara de video, insertada en un refugio de la mina no encontró evidencia o indicios de actividad humana allí.[30]

Respuesta[editar]

Tal como está determinado por los protocolos establecidos de Nueva Zelandia (denominados formalmente Coordinated Incident Management System), la respuesta fue coordinada por la policía de Nueva Zelandia, en este caso el comisario Gary Knowles, comandante de distrito de la región. Involucró a Pike River Coal Ltd, la compañía que operaba la mina, representada por su director ejecutivo Peter Whittall, expertos en rescates mineros de Nueva Zelandia y Australia.[31]

En el local de la Cruz Roja en Greymouth se instaló un centro de asistencia para las familias de los mineros que se encontraban atrapados. La policía alentó a los familiares que a que usasen este centro en lugar de intentar alcanzar la carretera de acceso a la mina, la cual estaba cerrada para todos, a excepción de los servicios de emergencia.[32]

Luego de varios días de retraso en el ingreso a la mina, algunos residentes locales expresaron enojo ante lo que consideraron como la indebida precaución de los equipos de rescate, destacando que en accidentes históricos los esfuerzos de rescate fueron realizados por compañeros mineros.[33]

En respuesta a las continuas críticas de varios medios y familias locales por haberse rehusado a enviar rescatadores dentro de la mina, Trevor Watts, líder del equipo de rescate, explicó que ellos mismos creían que también habrían resultado muertos debido a las condiciones de aquélla. Su enfoque cauteloso fue apoyado por varios expertos internacionales en rescates mineros.[34]

Luego de que el primer robot de la Fuerza de Defensa de Nueva Zelanda fallase, se consideró el uso de autómatas de exploración y/o rescate minero provenientes de Australia o los Estados Unidos.[35]

La primera explosión fue clasificada como un “evento altamente, altamente irregular” y John Key, el Primer Ministro de Nueva Zelandia, anunció que el gobierno establecerá una Real Comisión de Investigación (Royal Commission of Inquiry) para indagar respecto de su causa. No obstante, declinó revelar detalles acerca de la naturaleza de la misma.[36]

El 24 de noviembre a las 9:00 p.m. (hora local de Nueva Zelanda) tuvo lugar un servicio religioso en la Iglesia de la Santa Trinidad (Holy Trinity Church) de la localidad de Greymouth, donde cientos de personas de se congregaron para llorar la trágica pérdida de los mineros. Entre las personas que concurrieron al mismo se encontraban, Peter Whittall (CEO de Pike River Coal Ltd) y el alcalde de Grey District Tony Kokshoorn, quien transmitió un mensaje de condolencia de Benedicto XVI. Éste último decía que dijo que el papa compartía la ansiedad de las familias de los mineros y que sus plegarias estaban con ellos.[37]

Por su parte, la reina Isabel II del Reino Unido (Elizabeth II), jefa de Estado de Nueva Zelanda le envió al Primer Ministro neozelandés John Key una nota expresándole sus condolencias por las familias de los muertos y denominando al suceso un “desastre nacional”.[38] El príncipe Carlos, heredero al trono británico, le envió un mensaje similar a Key.[39]

Origen de los mineros[editar]

Las edades de los 29 mineros fallecidos oscilaban entre los 17 y los 62 años; el más joven estaba realizando su primer turno bajo tierra. De ellos, 24 de ellos eran neozelandeses, 2 australianos, dos escoceses (es decir, británicos) y uno sudafricano.[40]

La inmensa mayoría de los 24 neozelandeses provenían de la costa oeste del país; de hecho, tan sólo uno de ellos provenía de la región sureña del archipiélago. Los hombres atrapados incluían, entre otros, al concejal (councillor) de Grey District Milton Osborne y a dos deportistas representativos de la Costa Oeste de Nueva Zelandia, los jugadores de rugby: Blair Sims (del equipo de La liga de la Isla del Sur) y Michael Monk (de la Unión de rugby de la Costa Oeste).[41] Uno de los mineros atrapados, Benjamin Rockhouse, era hermano del superviviente Daniel Rockhouse, uno de los dos únicos hombres que lograron salir con vida luego de la explosión.[42]

Referencias[editar]

  1. Amy Glass, Giles Brown y Andrea Vance (20 de noviembre de 2010). «Rescuers wait on final all-clear to enter mine (“Rescatadores esperan despeje final para entrara a [la] mina”)». The Press. 
  2. Beswick, Angela. 3 News (ed.): «Pike River: Second explosion, no survivors (“Pike River: Segunda explosión, sin supervivientes”». Consultado el 24 de noviembre de 2010.
  3. Andrew, Stevenson. The Sydney Morning Herald (ed.): «New blast: all miners feared dead (“Nueva explosión: Se teme que todos los mineros estén muertos”)». Consultado el 24 de noviembre de 2010.
  4. «Pike River joins list of mining tragedies (“Pike River se une a una lista de tragedias mineras”)». The New Zealand Herald. 24 de noviembre de 2010. 
  5. Johnson, Marcia (22 de noviembre de 2010). «Mine blast survivor: 'I thought I was dead' “Sobreviviente de la explosión minera: 'Pensé que estaba muerto'”». The New Zealand Herald. Consultado el 24 de noviembre de 2010. 
  6. "Full interview with Russell Smith", 3 News New Zealand, consultado el 22 de noviembre de 2010
  7. APN, ed. (21 de noviembre de 2010). «Timeline: Pike River mine explosion (“Línea de tiempo: Explosión minera de Pike River”)». The Press. 
  8. BBC News (ed.): «New Zealand mine: Fears grow for trapped UK miners (“Mina de Nueva Zelandia: Crecen los temores de mineros del RU atrapados”)» (20 de noviembre de 2010). Consultado el 21 de noviembre de 2010.
  9. APN, ed. (21 de noviembre de 2010). «Identities of the trapped miners revealed (“Identidades de los mineros atrapados reveladas”)». Stuff. Consultado el 25 de noviembre de 2010. 
  10. The Courier Mail (ed.): «Search for 29 miners trapped in the Pike River mine in New Zealand to start “Búsqueda de las 29 mineros atrapados en la mina de Pike River comenzará”)» (20 de noviembre de 2010). Consultado el 24 de noviembre de 2010.
  11. Perry, Michael. Reuters (ed.): «All 29 trapped New Zealand miners dead (“Todos los 29 mineros de Nueva Zelandia muertos”)». Consultado el 24 de noviembre de 2010.
  12. «Men had to 'run like hell' from second mining explosion (“Hombres tuvieron que 'correr como locos' de segunda explosión minera”)». 3 News. 26 de noviembre de 2010. 
  13. APN (ed.): «Pike River CEO Peter Whittall breaks news to families (“El CEO [gerente de Pike River Peter Whittall transmite noticias [de última hora] a las familias”)]». Hawkes Bay Today (24 de noviembre de 2010).
  14. TVNZ.co.nz (ed.): «Third explosion 'won't set back recovery' (“Tercera explosión no retrasará recuperación”)» (26 de noviembre de 2010).
  15. stuff.co.nz (ed.): «More blasts at Pike River mine (“Más explosiones en la mina de Pike River”)» (28 de noviembre de 2010).
  16. Bradley, Grant (23 de noviembre de 2010). «Blast fireball may have made mine a furnace, says scientist (“Bola de fuego de explosión podría haber convertido a la mina en un horno, dice científico”)». En APN. The New Zealand Herald. 
  17. APN, ed. (20 de noviembre de 2010). «Mine blast: Pike River collapse 'unlikely', says CEO (“Explosión minera: Colapso de Pike River 'improbable', dice CEO”)». The New Zealand Herald. Consultado el 20 de noviembre de 2010. 
  18. «Rescue for trapped West Coast miners could take days». Stuff.co.nz. 19 de noviembre de 2010. 
  19. «Rescue team yet to enter West Coast mine (“Equipo de rescate aún debe entrar a la mina de la Costa Oeste”)». New Zealand Herald. 19 de noviembre de 2010. 
  20. Doogue, Geraldine (20 de noviembre de 2010). «NZ Mine Explosion (“Explosión minera de NZ”)». ABC Radio National Saturday Extra.
  21. «Gas fears stalling mine rescue (“Temores por gas demorando rescate minero”)». ABC News (20 de noviembre de 2010).
  22. APN, ed. (20 de noviembre de 2010). «Mine blast: How the Pike River rescue will work». The New Zealand Herald.  Texto «(“Explosión minera: Cómo trabajarán los rescatistas de Pike River”) » ignorado (ayuda)
  23. APN, ed. (23 de noviembre de 2010). «Gas levels at mine remain toxic (“Los niveles de gas en la mina se mantienen tóxicos”)». The New Zealand Herald. Consultado el 24 de noviembre de 2010. 
  24. a b APN, ed. (23 de noviembre de 2010). «Robot broken in mine, relatives told (“Robot roto en mina, se les dijo a familiares”)». The New Zealand Herald. 
  25. a b APN, ed. (23 de noviembre de 2010). «Situation gets bleaker by the hour (“La situación se hace más sombría a cada hora”)». The New Zealand Herald. 
  26. a b CNN (ed.): «Air samples dim hope in New Zealand mine rescue effort (“Muestras de aire disminuyen esperanza en el esfuerzo de rescate minero de Nueva Zelandia”)» (23 de noviembre de 2010). Consultado el 24 de noviembre de 2010.
  27. APN, ed. (24 de noviembre de 2010). «Robot mine footage released (“Metraje [video o filmación] del robot de la mina liberado”)». Stuff. 
  28. APN, ed. (23 noviembre de 2010). «Pike River mine drilling reaches last metres (“Perforación de la mina de Pike River alcanza los últimos metros”)». The New Zealand Herald. 
  29. Peter Whittall (24 de noviembre de 2010). «Pike River emergency presser». 3 News. 
  30. No miners in 'place of refuge' (“No hay mineros en 'lugar de refugio'”), The New Zealand Herald, 23 de noviembre de 2010.
  31. APN (ed.): «Australia joins NZ mine rescue effort (“Australia se une a NZ en el esfuerzo de rescate minero”)». Stuff (20 de noviembre de 2010).
  32. «Live Updates - Pike River Coal Mine (“Actualizaciones en vivo – Mina de carbón de Pike River”». 3 News. 19 de noviembre de 2010. 
  33. APN, ed. (23 de noviembre de 2010). «Coast mood slowly turns to anger (“Humor en la costa lentamente se convierte en enojo”)». The New Zealand Herald. 
  34. «Mine experts support cautious approach (“Expertos mineros apoyan enfoque cauteloso”)». NewsTalk ZB. 23 de noviembre de 2010. Consultado el 26 de noviembre de 2010. 
  35. News Limited (ed.): «Hopes fading for 29 trapped miners as robot breaks down at Pike River coal mine (“Esperanzas desvaneciéndose para 29 mineros atrapados a medida que robot se rompe en la mina de carbón de Pike River”)». The Australian (23 de noviembre de 2010). Consultado el 24 de noviembre de 2010.
  36. Hartevelt, John. APN (ed.): «Government to hold inquiry into mine disaster, says Key (“Gobierno realizará investigación de desastre minero, dice Key”)». Stuff.co.nz. Consultado el 24 de noviembre de 2010.
  37. One News, ed. (24 de noviembre de 2010). «Live updates: Pike River Mine rescue (“Actualizaciones en vivo: El rescate de los mineros de Pike River”)». 
  38. Isabel II (Elizabeth II) (24 de noviembre de 2010). Imprenta de la Reina (Queen's Printer) (ed.): «Mensaje de Isabel II luego del desastre minero de Nueva Zelanda».
  39. Queen's Printer (ed.): «Mensaje de su Alteza Real el Príncipe Guillermo de Gales al Primer Ministro de Nueva Zelandia» (24 de noviembre de 2010).
  40. Otago Daily Times, ed. (21 de noviembre de 2010). «Names of trapped miners may be released tomorrow (“[Los] nombres de los mineros atrapados serán liberados [dados a conocer] mañana”)». Consultado el 24 de noviembre de 2010. 
  41. "Footy stars Sims, Monk among those missing (“Estrellas de fútbol [rugby] Sims [y] Monk entre aquellos desaparecidos”),Sunday Star-Times, 21 de noviembre de 2010, consultado el 24 de noviembre de 2010.
  42. "Pike River miners: Behind the names (“Mineros de Pike River: Detrás de los nombres”), The New Zealand Herald, 22 de noviembre de 2010, consultado el 23 de noviembre de 2010.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]