Ágata (mineral)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ágata
Agate banded 750pix.jpg
Ágata
General
Categoría Minerales óxidos
Clase 4.DA.05 - variedad de cuarzo
Fórmula química SiO2
Propiedades físicas
Color Múltiples colores
Raya Del color que sea el mineral
Transparencia Translúcida
Sistema cristalino Trigonal
Hábito cristalino Microcristalino
Exfoliación No
Fractura Concoidea
Dureza 6.5-7
Densidad 2,6
Índice de refracción 1,530-1,540
Birrefringencia hasta +0,004 (B-G)
Pleocroísmo Ausente
Otras características El ágata es una variedad de la calcedonia, que es a su vez una variedad del cuarzo
Minerales relacionados
Cuarzo, Calcedonia, Amatista
[editar datos en Wikidata ]

El ágata no es un mineral específico, sino un conjunto de variedades microcristalinas del cuarzo (sílice). En realidad, son variedades de calcedonia que presentan bandas de varios colores poco contrastados. La diferencia de colores aparece porque en cada zona la estructura y el número de inclusiones en la calcedonia varía, con lo que cambian sus propiedades.

El ágata se encuentra en rocas volcánicas cuyo tamaño puede variar desde milímetros a varios metros. Se caracteriza por presentar una serie de bandas concéntricas de colores similares, opacos y translúcidos, que recuerdan el corte de un tronco de árbol en sentido circular. Puede adoptar diversas formas y presentarse en muchas variedades. Es una roca dura y resistente a los reactivos químicos. Se emplea también para construir pequeños morteros.

Existen algunas variedades, que en realidad son calcedonias con distintas inclusiones, como ágata dendrítica, ágata musgosa o piedra mocha, ágata de paisaje, ónix u ónice, ágata de fuego, sardónix o sardónica, ónix negro, entre otras. Reciben estos nombres por los colores y dibujos que forman sus bandas.[1]

Los yacimientos más importantes de ágatas se encuentran en Estados Unidos, Brasil, departamento de Artigas en el Uruguay, Argentina, India y Madagascar.

Formación[editar]

El magma es expulsado desde el interior de la Tierra hasta la superficie por medio de los volcanes. Este, al tomar contacto con el aire combina sus elementos químicos, pasando a denominarse lava. Esta, sobre la superficie de la tierra genera calor y su superficie se enfría más rápidamente que su interior. En su interior presenta burbujas de gas. Con el paulatino enfriamiento de la lava, los distintos gases presentes en las burbujas se van enfriando y combinando hasta enfriarse totalmente y formarse las piedras. Si la burbuja presenta poco volumen de gases se formará una ágata de lo contrario se producirá un amatista.

El ágata se forma en las cavidades de las rocas volcánicas, por donde se filtran y depositan por capas las soluciones calientes ricas en sílice. Las variaciones en la solución o en las condiciones en que se deposita son las que provocan las variaciones en las sucesivas capas (con lo que a veces la calcedonia alterna con el cuarzo cristalino).

La primera capa que se deposita suele ser una sustancia grisácea oscura, que proviene de la descomposición de ciertos minerales presentes en la roca en la que se va a formar el ágata. Además, cuando el ágata se desprende de su matriz, esta capa queda rugosa y basta. Todo esto le da a este mineral un aspecto exterior de pedrusco.

Sección de una geoda de ágata.

Muchas ágatas son huecas, ya que a menudo no se deposita la cantidad suficiente de solución silícea como para llenar toda la cavidad. En estos casos, la última deposición suele ser cuarzo o amatista, y se produce de forma tal que los cristales apuntan al interior del hueco. Se dice entonces que se ha formado una geoda.

Cuando la roca que la contiene se desintegra, el ágata, que es extremadamente resistente a la erosión,
permanece como gravilla en la tierra o en las orillas de los ríos.

Etimología e historia[editar]

El nombre "ágata" proviene del río Achates, actualmente río Dirillo, al sur de Sicilia, en Italia, donde se dice que se encontró la primera de estas piedras.

El ágata fue muy venerada por los antiguos y se le consideraba como la piedra de la ciencia. Se creía que el ágata de la India era el mejor remedio para las enfermedades de los ojos, y que el ágata egipcia era muy efectiva contra las mordeduras de arañas y picaduras de escorpiones.

5agat, Brazylia.jpg

Las ágatas de Aleppo, en Arabia, recibieron el nombre de “ágatas de ojo”, debido a que parecían pupilas rodeadas del iris. Eran muy estimadas y se usaban como ojos en las imágenes de los dioses. También se han encontrado en las cuencas oculares de las momias del viejo Egipto.

En el Islam las ágatas también son piedras muy preciadas. Según la tradición, un anillo de ágata, por ejemplo, protege a su portador de ciertos percances y le garantiza la longevidad, entre otros beneficios.

A menudo, para comercializarlas, las ágatas se tiñen para resaltar el dibujo que forman sus bandas. De esta manera, se obtienen colores mucho más vivos.

Aplicaciones artísticas[editar]

El ágata y las variedades de que es tipo han suministrado en todos tiempos las piedras duras más propias para el grabado. Uno de los más notables y al mismo tiempo una de las mayores piedras de esta especie representa a Alejandro Magno. La cabeza tiene un relieve muy particular y la piedra está montada en un magnífico engarce de oro esmaltado.

Otra figura en ágata calcedonia representa el toro dionisíaco, el cuerpo ceñido con una guirnalda de hiedra, la cabeza baja y el tirso a sus pies. Arriba, en el campo, se lee la firma del famoso grabador Hillo. Célebre por la belleza de su trabajo, este camafeo es uno de los monumentos de primer orden que nos ha legado la antigüedad.

Como muestra de grabado moderno en cornalina se puede citar la piedra célebre conocida como sello de Miguel Ángel. En el mismo sátiros y bacantes de ambos sexos celebran al dios del vino: unos beben, otros escancian, otros llevan canastillos llenos de uvas. Dos genios alados tienden un velo que atan a troncos de vid. En medio de la composición se distingue la cabeza de un caballo. A la izquierda se ve un grupo de dos mujeres cargando una a otra una canasta a la cabeza. En el exergo, un bello paisaje representa un río encauzado entre dos colinas y un hombre sentado a la margen de este río está pescando a la caña.

Miguel Ángel pintó al fresco en la Capilla Sixtina una Judit entregando a su sirvienta la cabeza de Holofernes. El grabador se inspiró en la obra de Miguel Ángel y el grabado, por tanto, es posterior a este ilustre artista.[2]

Aplicaciones industriales[editar]

Industrialmente se utiliza principalmente para realizar ornamentos de distintos tipos: pines, broches, pisapapeles etcétera. Además debido a su dureza y resistencia a los ácidos se utiliza en la realización de morteros destinados a la mezcla de reactivos químicos. Debido a sus características físicas también es óptimo para el acabado de materiales de cuero.

Referencias[editar]

  1. «Cuarzo o sílice criptocristalino». Crista-Mine. Consultado el 19 de mayo de 2012.
  2. Piedras preciosas, Luis Dieulafait (1886).

Enlaces externos[editar]