Vehículo de desembarco de tracción por orugas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El vehículo de desembarco de tracción por orugas (Landing Vehicle Tracked, LVT) fue un vehículo anfibio autopropulsado utilizado por los Marines y por el Ejército de Estados Unidos en los desembarcos que llevaron a cabo durante la Segunda Guerra Mundial, especialmente en el teatro de operaciones del Pacífico.

Historia[editar]

Antecedentes y orígenes[editar]

El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, había elaborado en el periodo de enteguerras una doctrina para una futura guerra en el Océano Pacífico, y por ello comenzó a diseñar nuevas tácticas y a estudiar las operaciones anfibias de Galípoli y Alhucemas. Su doctrina requería medios lanzados desde barcos, capaces de cruzar arrecifes y aguas poco profundas y permitir elegir el punto de desembarco. El Ejército de los Estados Unidos también estaba interesado en el concepto e investigó algunos conceptos. En Europa, Rusia y Alemania fueron los países que mostraron mayor interés.

El antecedente del LVT fue el tanque anfibio diseñado hacia 1930 por el ingeniero norteamericano J. Walter Christie. Las pruebas que realizó Christie en el Potomac y en el Hudson demostraron que podía ser utilizado en los ríos, pero no en las aguas menos protegidas, como las costeras, porque se hundía.[1]

Diez años después, el Cuerpo de Marines de Estados Unidos retomó la idea para crear un vehículo de desembarco autopropulsado y con fuego frontal como el tanque anfibio de Christie. Así fue como nació el LVT, aunque los primeros modelos mostraron muchas carencias, por lo que se buscaron otras alternativas como la que culminaría con la lancha de desembarco LCVP.[1]

Al final de los años 30, un oficial de los Marines dio por casualidad con un artículo en una revista, donde se hablaba de un vehículo diseñado por Donald Roebling para rescatar gente en los everglades de Florida en caso de catástrofes.[2]​ La marina estudió el prototipo y vio potencial, elaborando un informe positivo en 1938. Debido a la falta de fondos, se canceló y el propio Roebling puso dinero de su bolsillo para crear el primer prototipo mejorado en 1940. En Noviembre de 1940 ya se disponían de fondos ante la más que probable entrada en la guerra, la FMC tomó el diseño de Roebling y los adaptó a las necesidades militares.

En Julio de 1941, fue entregado a la marina el primer LVT-1 de un encargo de 200 vehículos. El 8 de Diciembre de 1941, se creó en Carolina del Norte la primera compañía de tractores anfibios del USMC, ya que el LVT-1 se pensaba dedicar a tareas logísticas. Su finalidad era facilitar el movimiento buque-playa de todos los suministros de las operaciones anfibias.

Segunda Guerra Mundial[editar]

LVT inutilizado por las fuerzas japonesas tras haber encallado en los arrecifes de coral de la isla de Tarawa.

Una de las primeras ocasiones en que se usaron los LVT resultó un desastre. Fue en el desembarco de Tarawa (islas Gilbert) de noviembre de 1943 en el que los LVT quedaron encallados en los arrecifes de coral que no habían sido detectados por las fotografías aéreas de los aviones de reconocimiento en un día en que la marea fue extremadamente baja. Los marines que iban a bordo tuvieron que abandonar los vehículos y recorrer a pie los seiscientos cincuenta metros de la laguna de coral para llegar a la orilla, por lo que se produjeron muchas bajas debido al fuego graneado de las fuerzas japonesas. Aunque finalmente la isla fue conquistada, los más de mil marines muertos y los dos mil heridos en la batalla de Tarawa provocaron una honda conmoción entre la opinión pública norteamericana.[3]

Como ha destacado el historiador Paul Kennedy Tarawa «enseñó a Estados Unidos los verdaderos costes y posibilidades de las operaciones anfibias».[4]​ Así el desastre de Tarawa no se volvió a repetir y los LVT fueron usados con extraordinario éxito, por ejemplo, en el desembarco de Tinian, donde también jugaron un papel importante los Seabees. En sucesivas oleadas de ocho LVT cada una fueron desembarcados en un solo día 15 000 hombres en las prácticamente inaccesibles playas del norte de la isla que por esta razón contaban con muchas menos fuerzas japonesas para su defensa.[5]

Los LVT en España[editar]

La Infantería de Marina recibió LVT-4 en un esfuerzo de modernización tras la Guerra de Ifni. Fueron comprados, por mediación de un chatarrero inglés, a un ganadero de EE. UU. que los empleaba para transportar ganado de una orilla a otra del río Mississippi. Se recibieron en 1963 y sustituyeron a los camiones anfibios DUKW. Fueron empleados por primera vez en el ejercicio Steel Spike en 1964. Se destinaron a la Compañía de Tractores Anfibios (actualmente Compañía de Vehículos de Asalto Anfibio), donde sirvieron hasta ser dados de baja en 1972 al ser sustituidos por los LVT-7.[6]

A diferencia de los Marines de EE. UU. en España los LVT-4 no estaban equipados con ninguna radio y los soportes para ametralladora Browning de 7,62 solo ocasionalmente fueron empleados, pero con ametralladoras Alfa. Si que se emplazaron en la parte frontal las ametralladoras Browning de 12,7 mm.[7]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Kennedy, Paul (2015) [2013]. Ingenieros de la victoria. Los hombres que cambiaron el destino de la Segunda Guerra Mundial [The Turn of the Tide]. Primera edición en Debolsillo. Barcelona: Penguin Random House. ISBN 978-84-9062-557-6. 

Enlaces externos[editar]