Trombosis de la vena porta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Trombosis de la vena porta
Trombosisporta.png
Esquema del hígado, la flecha señala una trombosis de la vena porta hepática.
Clasificación y recursos externos
Especialidad Angiología
CIE-10 I81
CIE-9 452
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La trombosis de la vena porta es una enfermedad causada por la obstrucción de la vena porta hepática. Este vaso sanguíneo aporta una importante cantidad de sangre y nutrientes al hígado, por ello cuando la luz del vaso se cierra por trombosis se produce atrofia hepática. El proceso puede diagnosticarse en fase aguda o en fase crónica, en este último caso se produce el fenómeno denominado cavernomatosis portal que consiste en la formación de venas colaterales tortuosas y dilatadas que intentan aportar sangre al hígado evitando la zona obstruida.[1][2]

Etiología[editar]

La trombosis venosa portal puede producirse en paciente afectos de enfermedades crónicas del hígado como cirrosis hepática y cáncer de hígado, también en enfermedades de la sangre que favorecen la aparición de trombosis. En otras ocasiones es consecuencia de diferentes procesos inflamatorios agudos del abdomen, entre ellos pancreatitis aguda, colecistitis y apendicitis.[1]

Frecuencia[editar]

Es una enfermedad rara en la población general, sin embargo en enfermos afectos de cirrosis hepática la incidencia anual es alta, oscilando entre el 7,4 y el 19%.[3][4]

Clínica[editar]

En la fase aguda puede existir dolor abdominal, fiebre y en ocasiones isquemia intestinal que precisa cirugía urgente para extirpar el segmento de intestino necrótico. Sin embargo, es frecuente que en la fase aguda no se presente ningún síntoma, por lo que la enfermedad puede pasar desapercibida hasta llegar a la cavernomatosis portal antes descrita. En fase crónica el síntoma principal es la hipertensión portal que provoca diversas manifestaciones, entre ellas varices esofágicas, ascitis, aumento del tamaño del bazo (esplenomegalia) y hemorragia digestiva por rotura de varices esofágicas.[1]

Diagnóstico[editar]

El diagnóstico puede sospecharse por los síntomas y los antecedentes patológicos, sin embargo el diagnostico de certeza solo puede alcanzarse mediante pruebas complementarias, entre ellas angio-TAC, angio-resonancia magnética y ecografía Doppler.[1]

Tratamiento[editar]

El tratamiento es variable dependiendo de las circunstancias individuales de cada paciente y debe ser aconsejado por el médico. El objetivo de este tratamiento es intentar que la vena se vuelva otra vez permeable[1]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f VV:AA: Trombosis venosa portal. Rev. esp. enferm. dig. vol.104 no.6 Madrid jun. 2012. Consultado el 31 de enero de 2017.
  2. Hall, TC; Garcea, G; Metcalfe, M; Bilku, D; Dennison, AR (noviembre de 2011). «Management of acute non-cirrhotic and non-malignant portal vein thrombosis: a systematic review.». World journal of surgery 35 (11): 2510-20. PMID 21882035. doi:10.1007/s00268-011-1198-0. 
  3. (en inglés) Rajani R, Björnsson E, Bergquist A et al. The epidemiology and clinical features of portal vein thrombosis: a multicentre study, Aliment Pharmacol Ther, 2010;32:1154-62
  4. VV.AA: Diagnóstico y tratamiento de la trombosis portal en la cirrosis hepática. Gastroenterol Hepatol 2012;35:660-6 - DOI: 10.1016/j.gastrohep.2012.02.004. Consultado el 1 de febrero de 2017