Tipografía española

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La tipografía española, como tal, ha sido modificada y adaptada constantemente por lo que es sumamente difícil identificar cuáles son sus características o qué las diferencia de las diseñadas en otros países.

En el Diccionario de la RAE, ya no existen las voces «grabador» o «abridor de punzones». Este trabajo, que nunca tuvo gran aceptación en España, consistía en crear un tipo en metal para, posteriormente, hacer duplicados del mismo (fundiciones) y utilizarlos durante la composición del texto a imprimir. Por ello, y hasta la llegada de la «era digital», se enumerarán los diferentes grabadores de punzones de España, creadores, en verdad, de las diferentes letrerías. Actualmente, dichas voces han sido relegadas por la de tipógrafo, vocablo también aplicable al impresor, cajista, o cualquier otro relacionado con «el arte de imprimir», tal y como lo define el Diccionario de la RAE.

Por ello, aquí únicamente se hace referencia a «grabadores de punzones» o «tipógrafos», en tanto en cuanto a la creación de una letra de molde, para la primera definición, o una tipografía digital, para la segunda.

Siglo XV[editar]

Siglo XVI[editar]

  • Antonio de Espinosa (????-1576). Realizó un gran número de tipos góticos, romanos y cursivos. Se trasladó a México, donde fundó una imprenta y vivió hasta su muerte.

Siglo XVII[editar]

Se caracteriza por importar letrerías flamencas antes que favorecer el crecimiento y desarrollo del arte en España.

Siglo XVIII[editar]

Siglo XIX[editar]

  • Nicolás de Gangioti (????-????). Grabó, en dulce, los diseños del tipógrafo español José Francisco de Iturzaeta en 1833 publicados en «Colección General de los Caracteres de Letras Europeas».[6]
  • D. Ignacio Boix (????-????)
  • Carl Winkow (1882–1952), alemán. Elzeviriano Ibarra. Esta tipografía fue diseñada, en 1931, como homenaje al impresor Joaquín Ibarra. Es una combinación de las tipografías seleccionadas por éste y la familia de tipos Ezelvir, de ahí su denominación compuesta.

Este siglo se caracteriza, al igual que el siglo XVII, por importar letrerías de otros países.

Siglo XX[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]