Arnao Guillén de Brocar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arnao Guillén de Brocar
Arnao Guillén de Brocar, marca de imprenta.png
Información personal
Nacimiento Siglo XV Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1523 Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Creador tipográfico y editor Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]
Imagen de la Biblia Políglota Complutense, la obra máxima de Arnao Guillén de Brocar.

Arnao Guillén de Brocar (Brocq,[1]Bédeille, Pirineos Atlánticos, Aquitania, Francia ca. 1460Alcalá de Henares, 1523), conocido también como Arnaldo Guillén de Brocar y Arnaldus Guilliermus de Brocario, fue un tipógrafo impresor, grabador de letras y editor francés, de los siglos XV y XVI. Todo su trabajo conocido lo realizó en España.

Biografía[editar]

Pudo haber trabajado en Toulouse con Henri Mayer y haber conocido allí a Juan Párix antes de trasladarse a España. Se instaló en Pamplona hacia 1490,[1]​ quizás llamado por los reyes de Navarra Catalina de Foix y Juan de Albret. Algunos de sus trabajos en Pamplona fueron el Manuale secundum consuetudinem Ecclesie Pampilonensis (1490), el Epílogo en medicina y cirugía de Johannes de Ketham (1495), el Tratado de la peste (De Epidemia et Peste) de Vasco de Taranta y el Título virginal de Nuestra Señora de Pedro de Fuentidueñas (ambos de 1499), la Crónica Troyana de Guido de Colonna (1500), además de diversos libros litúrgicos. También consta que imprimió diversas bulas.

Hacia el año 1500 se trasladó a Logroño;[1]​ allí imprimió las Elegantiae de Agostino Dati (1502), el Sacramental de Clemente Sánchez de Vercial (1504) o las Introductiones latinae de Nebrija, que presentó al Cardenal Cisneros. En 1511 se mudó a Alcalá de Henares, supuestamente a la calle del Tinte, requerido por Cisneros, aunque no cerró su taller de Logroño hasta 1514.

En Alcalá imprimió hasta su muerte, acaecida en 1523, textos para la Universidad de Alcalá y la famosa Biblia Políglota Complutense, distribuida en 1522 tras el permiso religioso, pero impresa entre los años 1514 a 1517.[1]​ La última obra que imprimió es Questiones logicae de Antonio Coronel en 1523.

A la vez que trabajaba en Alcalá montó la imprenta de las bulas del monasterio de Nuestra Señora del Prado de Valladolid, donde trabajó desde 1514 a 1519, y la del convento de San Pedro Mártir de Toledo o de las Bulas, que atendió de 1518 a 1521. Ambas imprentas se dedicaron a imprimir la Bula de la santa Cruzada. Eran concesiones reales, y para ellas realizó los juegos originales de punzones y matrices de letra. Con ese diseño de letra -gótica- se realizaron millones de ejemplares de bulas de cruzada hasta la década de 1560, de los que apenas se conservan un puñado.

Fue uno de los impresores más importantes del Renacimiento, distinguido por el rey Carlos V con el título de Tipógrafo Real, distinción que más adelante obtendrá su hijo Juan. Se ha escrito sin ninguna base que sus tipos griegos fueron llevados a Amberes para realizar con ellos la Biblia Políglota Regia de Montano por el impresor Cristóbal Plantino.

Algunas obras[editar]

La Biblia Políglota Complutense[editar]

La Biblia Políglota Complutense, o Biblia Sacra Polyglota, nunc primum impressa, se imprimió entre 1514 y 1517 en seis volúmenes en folio. Arnao Guillén de Brocar grabó y fundió expresamente nuevos caracteres latinos, griegos, caldeos y hebreos. El texto de la Vulgata está en letra gótica, el griego del Antiguo Testamento en cursiva, y el del Nuevo en minúscula. El diseño tipográfico es de una gran complejidad ya que aparecen en una misma página distintos alfabetos a distintos cuerpos.

Era la primera edición de la Biblia en la que aparecían juntos el texto latino de la Vulgata, la versión griega de los Setenta con la traducción latina interlineal, el texto hebreo del Antiguo Testamento y la paráfrasis caldea. Junto a todo ello un Vocabularium Hebraicum atque Chaldaicum y las Introductiones artis Grammatice Hebraice. La edición fue por fin dada al público en 1520 tras la autorización del papa León X. Se imprimieron seiscientos ejemplares que se vendían a seis ducados y medio, a pesar de haber importado al menos unos 50 000 ducados.

Parece ser que Cisneros requirió los servicios de Brocar aconsejado por Antonio de Nebrija para quien había trabajado anteriormente en Logroño.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]