Surround

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El sonido surround, sonido envolvente o sonido 3D, se refiere al uso de múltiples canales de audio para provocar efectos envolventes a la audiencia, ya sea proveniente de una película o de una banda sonora. Esta tecnología ha llegado hoy a nuestros hogares, como parte fundamental de los sistemas de cine en casa.

En los años 1930, la banda sonora de una película se reproducía en un solo altavoz (sonido monoaural), o en varios altavoces reproduciendo el mismo sonido detrás de la sala. Hoy en día esa experiencia ha cambiado. En una sala de cine moderna, el sonido viene desde todas direcciones: es lo que se conoce como sonido envolvente.

Una de las primeras producciones en incorporar sonido envolvente fue Fantasía (Walt Disney, 1941). En ese entonces, se hicieron grabaciones separadas de cada sector de la orquesta y luego se mezclaron a través de 4 pistas de audio óptico analógico.

Técnicamente, el concepto de sonido surround fue acuñado por Dolby Laboratories (Dolby.com) el año 1982, cuando lanzan el "Dolby Surround Sound" como primer sistema de sonido envolvente para cine.

Hoy por hoy, también muchos equipos de audio poseen sistemas de sonido multicanal, hay videojuegos preparados para este sistema; en definitiva, esta tecnología resulta común en la actualidad.

El sonido Surround se puede conseguir mediante la colocación física de un conjunto de altavoces o introduciendo efectos al procesar la señal, de modo que produzcan una percepción psicoacústica de 3D.

Este novedoso sistema de sonido envolvente es ideal para la música electroacústica. El efecto tridimensional la hace mucho más espectacular y efectiva.

Surround con altavoces[editar]

La forma más simple de Surround es lo que se conoce como formato estereo 3/2. La norma ITU-R BS 775-1 es el estándar emitido por la ITU (International Telecomunications Union) para colocación de altavoces para lograr una respuesta óptima cuando se utiliza dicho formato.

El formato estéreo 3/2 está compuesto por un total de 5 altavoces:

  • Canal central. Situado en una posición central con respecto al canal izquierdo y derecho; en el mismo eje se encontraría el sweet spot punto ideal en el que el oyente debería estar colocado.
  • Canal izquierdo y canal derecho. A una distancia de 30º, con respecto al eje central que va del canal central al sweet spot. Es la misma posición que ocupan en el formato estéreo 2/0, por lo que mantiene la compatibilidad. En algunas ocasiones, es posible que el ángulo de separación sea aún mayor, teniendo como límite máximo los 35º.
  • Dos canales traseros. Colocados en un ángulo de 110º con respecto al eje central, son los que permiten hablar de sonido envolvente, sin ellos, sería formato estéreo sin más. Los canales Surround no presentan demasiadas exigencias en cuanto a su colocación, pues la percepción humana no es muy buena cuando se enfrenta a sonidos procedentes desde la parte posterior.
Surround Formato estéreo 3-2.png

Para poder crear correctamente la imagen sonora, el oído debe recibir la información procedente de cada uno de los 5 canales al mismo tiempo, por ello, los altavoces deben estar situados equidistantes con respecto al sweet spot. Esta equidistancia se logra considerando el sistema como un círculo imaginario, de forma que el sweet spot es el centro de la circunferencia, y los altavoces se ubican todos en el borde de la misma, distanciados del centro una longitud equivalente al radio del círculo.

Cuando esto no es posible, se introducirá un retardo electrónico en aquellos altavoces situados más próximos al oyente, hasta cuadrar el tiempo y que todas las señales lleguen al oído "en fase", es decir, al mismo tiempo.

En el plano teórico, a la hora de colocar los altavoces, habría que tener en cuenta que todos deberían estar situados a la misma altura, preferentemente a nivel del oído. Sin embargo, la presencia de obstáculos, a nivel práctico, hace que a veces se tengan que situar por encima o por debajo de esta altura ideal. Lo que hay que tener en cuenta en ese caso es que la desviación con respecto al eje horizontal, cuya referencia son los oídos del oyente, no sea superior a los 15º; a partir de ese límite, los sonidos son percibidos como procedentes de arriba o abajo.

Véase también[editar]