Smart Lock

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Un Smart Lock, que se abre con un SmartPhone

Un Smart Lock (en inglés, cerradura inteligente) es una cerradura electrónica que se activa o desactiva mediante entradas realizadas por un dispositivo autorizado. Estas entradas se realizan por medio de un protocolo de transmisión inalámbrico y una clave criptográfica. A diferencia de las cerraduras inalámbricas comunes, el Smart Lock también controla todos los accesos y puede establecer acciones automáticas, como por ejemplo enviar notificaciones sobre problemas a otros dispositivos.

Smart Locks generalmente se considera un aspecto de los temas domótica e internet de las cosas.

Función[editar]

A diferencia de las cerraduras comunes, los Smart Locks se componen de una cerradura y una llave pero esta última no tiene porqué ser física. El sistema de cierre en sí no es muy distinto de las cerraduras comunes con perno y pestillo que impiden que una puerta se abra. Hay incluso algunos fabricantes que continúan utilizando las cerraduras anteriores. En este caso, el Smart Lock es esencialmente una extensión que hace girar la cerradura por medio de la “Smart Key” si el usuario lo desea y de este modo abre la puerta.[1]

A diferencia de las cerraduras, la llave no es física, sino que consiste únicamente en un código digital. Este debe ser transmitido al Smart Lock desde un dispositivo autorizado mediante una interfaz inalámbrica para poder desbloquear la cerradura. Los dispositivos que pueden utilizarse son, por un lado, los smartphones que tengan instalada la aplicación correspondiente, mientras que por otro, la mayoría de los Smart Locks también soportan determinados “Key Fobs” (ingl.: llaveros) que transmiten el código correspondiente a la cerradura.[1]​ Otros smart locks permiten abrir las puertas mediante llamadas perdidas de teléfonos autorizados[2]​ o incluso algunos llevan al límite la seguridad física eliminando completamente la cerradura exterior y dejando una puerta ciega.[3]

Muchos Smart Locks no requieren que el smartphone se encuentre cerca, ya que la transmisión puede efectuarse a través de internet. De este modo, también se puede bloquear la cerradura estando lejos de casa o dar acceso a invitados.[1]

El código con cuyo dispositivo se abre el Smart Lock es único, para que el Smart Lock pueda identificar el dispositivo de manera inequívoca. De esta manera es posible, por un lado, hacer un seguimiento en cualquier momento de quién utilizó el Smart Lock y cuándo. Por otro lado también se puede habilitar su uso a ciertos dispositivos por un tiempo determinado.[1]

Estándares de transmisión[editar]

Bluetooth[editar]

La gran ventaja del Bluetooth como medio de transmisión para los Smart Locks es el bajo consumo de energía. Dado que en la mayoría de los casos los Smart Locks funcionan a batería, el nivel de consumo de energía es de gran importancia. Para abrir la cerradura es necesario que el dispositivo esté emparejado con el Smart Lock. Esto solo será posible con dispositivos que tengan autorización del administrador. No obstante, el uso del Bluetooth permite el desbloqueo únicamente a corta distancia, de modo que el desbloqueo mediante internet no es directamente posible.[1]

Z-Wave[editar]

Z-Wave es un medio de transmisión desarrollado especialmente para la domótica que se utiliza para comunicar diferentes dispositivos entre sí. Esto supone ciertas ventajas para las instalaciones de Smart Homes más amplias. Sin embargo, la gran desventaja es que los smartphones, p. ej., no pueden comunicarse directamente si no es a través de otro medio con un hub que transfiera la señal a la cerradura vía Z-Wave. Dado que los dispositivos con Z-Wave pueden transferir señales entre sí, en caso de haber varios dispositivos en el hogar el alcance puede ser significativamente mayor que mediante el uso de Bluetooth.[4]

WiFi[editar]

Los Smart Locks que se conectan directamente con un router Wi-Fi no son comunes y aún menos comunes los que generan ellos mismos su propia red Wi-Fi. No obstante, para que los Smart Locks puedan ser manejados desde una distancia que exceda el alcance del Bluetooth o Z-Wave, se utilizan hubs que conectan el Smart Lock con la red Wi-Fi y por consiguiente permiten la conexión a internet. Otra ventaja, además del manejo a través de internet, es que los Smart Locks también pueden ser operados con soporte de Wi-Fi mediante smart assistants como Google Home, Amazon Echo o Siri.[5]​ Algunos ejemplos típicos son los modelos August Connect (Z-Wave), Nuki Bridge (Bluetooth)[6]​ , Raixer Intercom (WiFi)[7]​ y SmArtLock(AP-WiFI)[3]​. En cuanto a experiencia de usuario hay que decir que los modelos con posibilidad de conexión a internet son los más interesantes pero si hablamos de seguridad hay que tener mucho cuidado con la configuración de los routers ya que estamos expuestos a ciberataques desde cualquier parte del mundo. Es por ello que se recomienda que la propia Smart Lock sea la que se conecte a internet ya que los fabricantes habrán tenido en cuenta esa posibilidad a la hora del diseño de la seguridad. Hoy en día los routers de la mayoría de las casas que regalan las compañías telefónicas tienen las opciones bastantes limitadas y son difíciles de proteger contra los ataques.

NFC[editar]

En la actualidad (primavera 2018), los Smart Locks que utilizan NFC para realizar transmisiones no están disponibles en el mercado, aunque están siendo desarrollados. La ventaja es que los Smart Locks en sí ya no necesitarán ningún suministro de energía, sino que podrán funcionar con la energía por inducción del smartphone. En este caso, el smartphone escanea la etiqueta RFID incluida en el Smart Lock. De esta manera el Smart Lock con NFC funciona exactamente a la inversa de las demás variantes, en las cuales la cerradura funciona como lector en lugar del smartphone.[8][9]

Seguridad[editar]

En principio, excepto alguna excepción[3]​ que si centra sus esfuerzos en mejorar este aspecto, los Smart Locks no hacen de las cerraduras básicas opciones más o menos seguras, ni hacen que las puertas puedan ser manipuladas o forzadas con mayor o menor facilidad. Pese a ello, los Smart Locks ofrecen ciertas ventajas en materia de seguridad. Casi todos los modelos actuales pueden registrar con qué dispositivo y cuándo fue abierta la cerradura. Además, en caso de pérdida o robo, puede invalidarse la “llave” (=smartphone) del Smart Lock, lo cual no es posible con las llaves mecánicas.[10]

Existen dudas acerca de casi todos los dispositivos Smart Home en cuanto a la seguridad informática y posibles ataques de hackers.[1]​ Los expertos de seguridad lograron eludirlos en la mayoría de los Smart Locks en el mercado americano. Durante una prueba en Estados Unidos a finales de 2016, solo 4 de 16 modelos resistieron los ataques. Mientras que en algunos modelos económicos incluso se pudo leer contraseñas, otros modelos requirieron de mucha más habilidad.[11]

Por otra parte, una prueba realizada por el instituto independiente de seguridad informática AV-Test certificó en el año 2017 que la mayoría de los Smart Locks de uso generalizado en zonas de habla alemana poseen una seguridad que va de buena a excelente. Solo el modelo austríaco Nuki obtuvo una valoración excelente en todas las áreas evaluadas, pero en un total de 5 de 6 modelos probados existiría como mucho una vulnerabilidad teórica, según el instituto.[12]

De todas maneras la seguridad informática está cada vez más cuidada y las nuevas Smart Locks que están saliendo al mercado, cada vez la cuidan más, siendo lo más aconsejable, al igual que en alarmas, contratar una cerradura que incluya una pequeña cuota pero que incluya en esta unos servicios que la hagan más segura y cómoda, mejorando así la experiencia y tranquilidad del usuario.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Ho, Grant; Leung, Derek; Mishra, Pratyush; Hosseini, Ashkan; Song, Dawn; Wagner, David (30 de mayo de 2016). Smart Locks: Lessons for Securing Commodity Internet of Things Devices. ACM. pp. 461-472. ISBN 9781450342339. doi:10.1145/2897845.2897886. Consultado el 27 de abril de 2018. 
  2. «Abrir puertas con llamada perdida - Métodos de apertura». Raixer - ES. Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  3. a b c «Puertas y cerraduras inteligentes, WiFi-Lock encantados pioneros en». SmArtLock. Consultado el 17 de abril de 2019. 
  4. BalingTech. «Picking a protocoll: Bluetooth, Z-Wave or Wi-Fi» (en inglés). 
  5. «August Connect - August». August (en inglés estadounidense). Consultado el 27 de abril de 2018. 
  6. «Bridge conecta tu Smart Lock en línea. Integración en un sistema de domótica». Nuki. Consultado el 27 de abril de 2018. 
  7. «Cerradura inteligente Intercom - Raixer». Raixer - ES. Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  8. «The world’s first NFC-powered lock - iLOQ NFC». iLOQ NFC (en inglés estadounidense). Archivado desde el original el 22 de diciembre de 2017. Consultado el 27 de abril de 2018. 
  9. «Yale Announces First NFC Residential Door Lock For U.S. And Companion Yale Digital Keys App» (en inglés). Consultado el 27 de abril de 2018. 
  10. «Burglars & insurance - Nuki». Nuki. 10 de octubre de 2017. Consultado el 27 de abril de 2018. 
  11. «Have a smart lock? Yeah, it can probably be hacked». CNET (en inglés). 9 de agosto de 2016. Consultado el 27 de abril de 2018. 
  12. GmbH, AV-TEST. «¡Ábrete, Sésamo! Prueba de seguridad con cerraduras inteligentes». Consultado el 27 de abril de 2018.