Si yo fuera diputado...

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Si yo fuera diputado... es una película de comedia y política mexicana de 1952 dirigida por Miguel M. Delgado y protagonizada por Cantinflas, Gloria Mange y Andrés Soler.[1]​ Esta película muestra completamente la corrupción política que existía en ese tiempo, por lo cual es un guiño a la lucha interminable con el gobierno sobre la corrupción y el bien común, en esta película el argumento es mucho más rico, sin embargo, esto no repercute en la personalidad de Cantinflas, pues siempre logra hacerse con algunos chistes y juegos de palabras que dan vida a la película.

Argumento[editar]

Cantinflas consigue trabajo como peluquero y tiene entre sus clientes a Don Juan (Andrés Soler), quien se ha dedicado al mundo del derecho y la política, y con quien intercambia conocimientos sobre esos temas por cortes de pelo. Don Juan le hace una propuesta al barbero para unir fuerzas para defender a través de la ley a aquellos que lo requieran; el barbero, que se siente atraído por Sarita (Gloria Mange), la sobrina de Don Juan, acepta sin dudar.

Un día, Don Próculo (Ernesto Finance) se dirige a la peluquería por un corte de cabello, donde le menciona a Cantinflas que se ha enterado del servicio que esta ofreciendo, dejándole en claro que no puede meterse en temas que tengan que ver con sus negocios y propiedades ya que no le augura nada bueno. Don Próculo menciona que se lanzará como diputado del distrito; en ese mismo momento se presenta el primer caso en el que Cantinflas logra defender con éxito a una mujer a quien están desalojando de la casa que alquila, cuyo dueño es el mismo Don Próculo.

Por otro lado, Don Juan comienza a poner en marcha el trato que tiene con Cantinflas, pues hace que en su nombre, Cantinflas defienda a una mujer a quien se le acusa de homicidio, y sale victorioso de dicho caso y su fama lo lleva a aparecer en los periódicos.

Algunas activistas, junto con Don Juan, se juntan para hablar sobre los problemas a resolver en el barrio, encontrando como solución que alguien de confianza deba ser postulado como diputado para que dichos problemas puedan ser realmente resueltos, por lo que postulan a Cantinflas, en quien confían plenamente y saben que el barrio lo apoyará pues es de su afecto. El barbero duda unos momentos sobre si tomar el puesto o no, pues no se siente preparado para ello, pero lo convencen al mencionarle que no se necesita preparación para ello y asegurarle que ganará en el distrito.

Don Próculo, al enterarse de que Cantinflas ha presentado su candidatura a diputado de distrito y por lo tanto compite con él, comienza a confabular artimañas para dañar tanto a Cantinflas, la peluquería y la campaña del mismo: Roban la peluquería, y Cantinflas es llevado con la policía pues se le acusa de poner propaganda en lugares prohibidos. Cantinflas logra salir libre tras pagar una fianza, sin embargo, Sarita pagó la fianza comprometiendo dinero que sabe que será reclamado. Eventualmente convocan al barrio para que entre todos contribuyan a recuperar dicho dinero.

Llega el día de las elecciones y todos se junta para votar. Don Próculo planea robar los votos y así proclamarse como diputado electo, sin embargo, los habitantes se encargan de que dicho cometido no sea completado. Mientras Cantinflas prepara su discurso por si es electo diputado, Sarita comienza a indagar sobre la vida personal de Cantinflas y sus planes en cuanto a casarse se trata, pues ella ya está enamorada de él. Cantinflas es electo diputado, los habitantes del distrito lo vitorean y él pronuncia un discurso donde comunica su felicidad con el resultado de las elecciones, haciendo hincapié en el esfuerzo de la gente para que las elecciones fuesen democráticas y verdaderas.

Reparto[editar]

Referencias[editar]

  1. Zolov, p. 95.

Bibliography[editar]

  • Zolov, Eric. Iconic Mexico: An Encyclopedia from Acapulco to Zócalo. ABC-CLIO, 2015.

Enlaces externos[editar]