Serafín Sánchez Valdivia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Sánchez Valdivia fue un militar cubano que participó en la Guerra de los Diez Años y en la Guerra del 95 en el ejército mambí.

Primeros años y juventud[editar]

Nace el Mayor General Serafín Sánchez Valdivia el 2 de julio de 1846, en la ciudad de Sancti Spiritus, Cuba. Sus padres, Joaquín Sánchez Marín e Isabel María de Valdivia y Salas, provenían de familias espirituanas de acomodada posición económica.

Su juventud transcurrió entre la ciudad y el campo. Realizó los estudios primarios en un colegio jesuita de su ciudad natal. Logró graduarse de agrimensor, pero siempre anheló ser maestro, labor que desempeñó en medio del fragor de la guerra. Sus ideales arraigados desde pequeño le permitieron despojarse de una vida dependiente de sus padres.

El inicio de las luchas independentistas en Cuba[editar]

Su vida y trayectoria fueron muestra de él, cultivó afectos dondequiera que estuvo. Se integró a clubes revolucionarios y ya en la manigua su gallardía, su trato afable y la responsabilidad lo llevaron a cultivar sólidas relaciones. Muestra de ello fue la sólida amistad que mantuvo con Máximo Gómez y José Martí quines lo consideraban un hermano. El 10 de octubre de 1868, con el levantamiento de Carlos Manuel de Céspedes en La Damajagua y el de los camagüeyanos el 4 de noviembre del mismo año, Serafín, estremecido por el Grito de Yara, deja la escuela y establece contactos los principales jefes de la insurrección en Sancti Spiritus; se pronuncia en armas contra el colonialismo español el 6 de febrero de 1869. El día 10 del mismo mes recibe su bautismo de fuego en Mayajigua y poco después luchó en los combates de Chambas, Naranjo, Cascorro y en otros. Se une al mayor general Ignacio Agramonte y a Máximo Gómez, forjó su índole de luchador incansable, y ascendió de grados rápidamente, alcanzando la más alta jerarquía en el Ejército Libertador. Aunque luchaba en la manigua, esto no le impidió continuar su obra como maestro, alfabetizaba a soldados, campesinos y esclavos.

El 9 de noviembre de 1879, con el inicio de la Guerra Chiquita, Serafín Sánchez tomó las armas en Las Villas para seguir el movimiento revolucionario que se inició en el Oriente de la isla de Cuba por José Maceo, Quintín Banderas y otros patriotas en la llamada. Al fracasar el intento se trasladó a Santo Domingo junto a Máximo Gómez. Viajó a Estados Unidos y a Cayo Hueso, donde se destacó como el más alto colaborador de José Martí para llevar a cabo la Guerra Necesaria. Es sin dudas junto a Gómez y Maceo uno de los principales caudillos de la guerra de 1895. Su avanzada ideología, hizo que no sólo fustigara a España, al racismo y divisionismo, sino que previó las intenciones norteamericanas de tomar la isla. Se destacó como hombre de pensamiento y acción, de elevada estatura ideológica y visión política.

Su último combate y su muerte[editar]

El 18 de noviembre de 1896 protagonizó su último combate, en el Paso de Las Damas. El enemigo estaba dirigido por los Generales Armiñan y López de Amor, la tropa mambisa sólo disponía de 800 combatientes, de los cuales entran en combate la mitad. Pero estas condiciones desiguales no impidieron que la pericia de los mambises se impusiera por más de tres horas, hasta que Serafín, convencido de que el objetivo estratégico se había cumplido, ordena la retirada. En ese fatal momento una bala de máuser lo atraviesa desde el hombro derecho al izquierdo y se desploma sobre los fuertes brazos de José Inés Fernández, quién escuchó como los demás que le rodeaban el último mensaje y orden de su jefe: "Me han matado, eso no es nada ¡siga la marcha! Eran las 5:15 p.m. cuando expiraba el héroe espirituano de las tres guerras.