Batalla del Paso de las Damas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla del Paso de las Damas
Guerra de Independencia cubana
Fecha 18 de noviembre de 1896
Lugar Las Villas, (CubaFlag of Cuba.svg Cuba)
Resultado Victoria española
Beligerantes
Bandera de Cuba Rebeldes cubanos Bandera de España España
Comandantes
Bandera de Cuba Mayor general
Serafín Sánchez Valdivia
Bandera de Cuba Mayor general
Francisco Carrillo (herido)
Bandera de Colombia Brigadier
Avelino Rosas
Bandera de Cuba Teniente Coronel
Enrique Loynaz (herido)
Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg General
Manuel Armiñán
Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg General
López de Amor
Fuerzas en combate
800 hombres 2.500 hombres con artillería
Bajas
8 muertos y 19 heridos 30 muertos y 83 heridos

La Batalla del Paso de las Damas fue un hecho militar acaecido en dicho lugar, ubicado en la provincia de Las Villas, Cuba, durante la Guerra Necesaria (1895-1898), por la independencia de Cuba.

Contexto histórico[editar]

El Mayor general cubano Serafín Sánchez, principal víctima de esta batalla, había participado anteriormente en la Guerra de los Diez Años (1868-1878) y la Guerra Chiquita (1879-1880), por la independencia de Cuba.

La Guerra Necesaria (1895-1898) supuso la continuación de las dos anteriores y el General Sánchez se incorporó de inmediato a la misma.

Hacia los últimos meses del año 1896, las furzas independentistas cubanas libraban la Campaña de Las Villas, en el contexto de la cual, ocurrió esta batalla, a mediados de noviembre de ese año.

Batalla[editar]

El combate fue minuciosamente preparado por el General Sánchez en un terreno escogido por él. Los regimientos bajo su mando, compuestos por aproximadamente 800 hombres atacaron al enemigo en horas de la tarde.

Las fuerzas españolas habían sido derrotadas el día anterior por las mismas fuerzas cubanas. Ahora traían 2.500 soldados bien armados y dotados de varias piezas de artillería. Estaban dirigidos por los Generales Armiñán y López de Amor.

En el transcurso de la batalla, el Mayor general Francisco Carrillo sufrió una fuerte contusión en el rostro y el entonces Teniente coronel Enrique Loynaz del Castillo fue derribado de su caballo, el cual se le desplomó encima, causándole heridas.

Ante la falta de municiones y el empuje español, las tropas cubanas se retiraron ordenadamente.

En ese momento, una bala enemiga atravesó el cuerpo de Serafín Sánchez, del hombro derecho al izquierdo. Sus últimas palabras fueron: “¡Me han matado, eso no es nada! ¡Siga la marcha!”.

Mientras la retaguardia detenía al enemigo, los cubanos transportaban el cadáver del General Sánchez a un lugar seguro, donde fue sepultado al día siguiente.

Consecuencias[editar]

Con esta batalla, el Ejército Mambí perdió a un importante y experimentado general, quien, junto a las muertes previas de Guillermón Moncada, Flor Crombet, José Martí y José Maceo, se sumaba a la lista de generales cubanos muertos en esta guerra, afectando sensiblemente la capacidad militar de los cubanos.