Serafín Sánchez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Serafín Gualberto Sánchez Valdivia
Serafín Sánchez Valdivia.jpg
Mayor general Serafín Sánchez.
Información personal
Nacimiento 2 de julio de 1846
provincia de Las Villas,
isla de Cuba,
Imperio español Bandera del Imperio español
Fallecimiento 18 de noviembre de 1896 (50 años).
Paso de las Damas,
provincia de Las Villas,
isla de Cuba,
Imperio español Bandera del Imperio español
Nacionalidad cubana
Familia
Cónyuge Josefa Pina Marín
Información profesional
Ocupación agrimensor, maestro, periodista y mambí
[editar datos en Wikidata]

Serafín Gualberto Sánchez Valdivia (Las Villas, 2 de julio de 1846 - Paso de las Damas, 18 de noviembre de 1896) fue un patriota cubano. Combatiente de las tres guerras de independencia cubanas, además de participar en el frustrado Plan Gómez-Maceo. Alcanzó el grado de mayor general. Participó en más de 120 combates. También fue agrimensor y maestro.

Guerra de los Diez Años[editar]

Serafín Sánchez en la Guerra de los Diez Años.

Se levantó en armas el 6 de febrero de 1869 en la zona norte de la actual provincia de Sancti Spíritus con solo 45 hombres. Cuatro días después participa en su primer combate en Mayajigua y luego en otros como el de Chambas y Cascorro.

En medio de la difícil vida en la manigua ejerció su profesión de maestro alfabetizando a campesinos y esclavos liberados.

El 1 de octubre de 1877 fue ascendido a coronel y el 18 de diciembre de ese año libró su última acción de envergadura en esta guerra al atacar a un convoy español que se dirigía de Sancti Spíritus al fuerte de Taguasco. El 28 de febrero de 1878 depuso las armas en Ojo de Agua, acogiéndose al Pacto del Zanjón.

Guerra Chiquita[editar]

Permaneció en Sancti Spíritus y esporádicamente en La Habana. En diciembre de 1878 comenzó a gestionar con el alto mando español una salida decorosa para el entonces coronel Ramón Leocadio Bonachea, quien todavía combatía en la jurisdicción de Sancti Spíritus sin ninguna posibilidad de éxito. Simultáneamente conspiraba preparando un nuevo alzamiento en Las Villas, para lo cual empleaba el seudónimo de Magón. El 8 de diciembre de 1878, el mayor general Calixto García, presidente del Comité Revolucionario Cubano en el exilio en Nueva York (Estados Unidos), le envió el diploma de General de Brigada y el nombramiento de jefe del movimiento revolucionario en la jurisdicción de Sancti Spíritus.

Fue firmante del manifiesto proclamado por Ramón Leocadio Bonachea en Hornos de Cal (Protesta del Jarao), el 15 de abril de 1879.

Participó en la Guerra Chiquita junto con otros jefes militares que se opusieron al Pacto del Zanjón, obtiene el grado de Mayor General.

Fracasado todo intento de revitalizar la guerra, el 1 de agosto de 1880 embarcó por la costa norte de Remedios hacia Estados Unidos.

El exilio[editar]

A los pocos días de estancia en Nueva York, decidió establecerse en República Dominicana, donde permaneció más de once años. Allí colaboró con el Plan Gómez-Maceo (1884-1886), el cual finalmente no fructificó.

En el exilio colaboró con José Martí, destacándose como escritor, poeta y periodista.

Participa en la organización del fracasado plan de la Fernandina. Luego organiza junto al General Carlos Roloff una expedición para regresar a su patria. Desembarca en costas cubanas el 24 de julio de 1895 por la zona de Punta Caney, Sancti Spíritus.

Guerra Necesaria, muerte y legado[editar]

Caída en combate del Mayor General Serafín Sánchez Valdivia.

Al serle otorgado a Carlos Roloff el cargo de Secretario de Guerra pasa a ser Jefe del IV Cuerpo del Ejército Libertador.

A finales del año 1896 regresa a su provincia natal, donde realiza varios combates provocándole nuevas derrotas al enemigo.

El 18 de noviembre de 1896, en el Paso de las Damas ―en la provincia de Las Villas― combatía contra fuerzas españolas que superaban en gran número a las mambisas. Después de cumplido el objetivo de la batalla ordenó la retirada. En ese momento una bala lo atravesó desde el hombro derecho al izquierdo y cayó. Algunos que fueron a socorrerlo escucharon sus últimas palabras: «¡Me han matado! ¡No importa, qué siga la marcha!».

Actualmente, la plaza de la revolución de la ciudad de Sancti Spíritus lleva su nombre y en ella fue erigida una estatua en su honor.