Batalla de Palo Seco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Combate de Palo Seco
Parte de Guerra de los Diez Años
Fecha 2 de diciembre de 1873
Lugar Jobabo, actual Provincia de Las Tunas (CubaFlag of Cuba.svg Cuba)
Resultado Victoria cubana
Beligerantes
Bandera de Cuba Rebeldes cubanos Bandera de España España
Comandantes
Bandera de República Dominicana Mayor general
Máximo Gómez
[[Archivo:{{{bandera alias-alt}}}|20x20px|border|link=|Bandera de Cuba]] Teniente Coronel
Baldomero Rodríguez
Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg Teniente Coronel Vilches
Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg Comandante Mariátegui
Fuerzas en combate
300 600
Bajas
20 bajas:
3 muertos, 17 heridos
300 muertos
70 prisioneros

El combate de Palo Seco fue un hecho ocurrido el 2 de diciembre de 1873 en Palo Seco, municipio de Jobabo enclavado en Las Tunas, antiguo departamento de Oriente, Cuba. En este combate, en el que participaron 600 hombres por la parte del Ejército español, 300 quedaron tendidos en la sabana.

Historia[editar]

El plan de Gómez era seguir hacia Guáimaro para hostigar las fuerzas enemigas allí acantonadas, momento en que conoció gracias a la destreza de los exploradores que una fuerte columna enemiga se dirigía a rescatar un botín de guerra ocupado por el general tunero Vicente García González.

De un rugido y con una estrategia militar de altas dotes para la época en que le tocó vivir, el Generalísimo organizó 300 hombres, les comunicó la situación y emprendió la marcha, precedido por 40 jinetes, bajo el mando del teniente coronel Baldomero Rodríguez.

En horas de la tarde los españoles avistan a la vanguardia cubana y echan sobre ella su caballería e incluso la infantería, con el objetivo de exterminarla. Rodríguez simula una retirada y se dirige al encuentro de sus compañeros, cuya presencia ocasiona a los colonialistas una tremenda sorpresa que los deja prácticamente paralizados. Los aterrorizados españoles sobrevivientes del brusco e inesperado choque viraron grupas perseguidos por los cubanos, quienes, machete en mano, despedazaron a la infantería ubicada en el camino. Posteriormente grupos de la infantería cubana se encargarían de perseguir entre la manigua de la sabana de Palo Seco a los soldados españoles.

Se califica como una de las cargas al machete más importantes y efectivas en las guerras por la independencia de Cuba. Los españoles tuvieron 300 muertos -incluido el jefe de la columna española- y 70 prisioneros tras la rendición. Le fueron ocupados 208 fusiles, 12 mil cartuchos, 57 caballos, 27 mulos, medicinas, ropas, prendas de valor, machetes y el convoy de provisiones. Por la parte cubana solamente hubo veinte bajas, tres muertos y diecisiete heridos, pero aniquilaron al grueso de las huestes enemigas.

El general de origen dominicano había puesto en práctica en Palo Seco, por segunda vez, su nueva táctica para combatir a los peninsulares, conocida por "el lazo".

Referencias[editar]