Seminario Mayor de San Fulgencio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antiguo Seminario Mayor de San Fulgencio
Edificio Denominado "el Contraste".jpg
Información general
Uso(s) Seminario
Estilo Barroco
Localización Bandera de España Murcia, Región de Murcia, España
Inicio 1753
Finalización 1772
[editar datos en Wikidata]

El antiguo Seminario Mayor de San Fulgencio está situado en el casco antiguo de la ciudad de Murcia (Región de Murcia, España), en el entorno de la Catedral de Santa María. Fue una de las principales instituciones docentes de la ciudad y del antiguo Reino de Murcia. Hoy día sigue funcionando como seminario mayor de la Diócesis de Cartagena, aunque en otro emplazamiento.

Fundado en 1592 por el obispo Sancho Dávila Toledo. El inmueble que hoy se conseva; que data del siglo XVIII, acoge la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Murcia.

Historia[editar]

Cuadro del Conde de Floridablanca, por Francisco de Goya (1783). El estadista y ministro de Carlos III y Carlos IV estudió en el Seminario Mayor de San Fulgencio.

Fundado el 19 de agosto de 1592 por el obispo de la diócesis de Cartagena Sancho Dávila Toledo, siguiendo las recomendaciones del Concilio de Trento.[1]​ La aprobación definitiva por parte de la Santa Sede llegó el 7 de enero de 1614, de cara a impartir clases de gramática, retórica, teología y moral, convirtiéndose en otro importante centro de enseñanza superior de la ciudad de Murcia, tras la fundación en 1555 del jesuítico Colegio de San Esteban, o el colegio dominico de origen medieval.

Destacados profesores del centro fueron el escritor murciano Salvador Jacinto Polo de Medina, que llegó a ser rector del mismo en el siglo XVII, y el licenciado Francisco Cascales, una de las voces humanistas más autorizadas de su tiempo.[2]

Durante los primeros años de existencia de esta institución, los problemas de financiación fueron la tónica dominante, hasta que llegado el inicio del siglo XVIII, las reformas introducidas en la diócesis por el Cardenal Belluga permitieron un mejor funcionamiento. En 1741, el cardenal dispuso la creación a su costa de dos cátedras, una de derecho civil y otra de canónico, logrando una preponderancia de enseñanzas jurídicas en el centro.

El esplendor del Seminario de San Fulgencio llegó con los obipos Diego de Rojas y Contreras y Manuel Rubín de Celis. Durante el episcopado del primero (1753-1772) se concluyó la construcción del actual edificio, y con el segundo (1773-1784); aprovechando el notable esplendor cultural por el que atravesaba en esos momentos la ciudad de Murcia, consiguió convertir al Seminario de San Fulgencio en una Universidad al dotarla de cátedras, reformar y mejorar los planes de estudios, aumentar el número de estudiantes y lo que es fundamental, obtener del estado el privilegio de otorgar títulos superiores basándose en la inexistencia de Universidad en el reino de Murcia y abrirlo así a los laicos,[3]​ recibiendo también el apoyo del estadista murciano conde de Floridablanca, cuyos estudios pre-universitarios tuvieron lugar en el mismo.[2]

San Fulgencio se convirtió así en el casi único foco de irradiación de la cultura reformista y liberal en la región. De él salieron las primeras generaciones murcianas educadas en el espíritu ilustrado, en ocasiones revolucionario, llamadas a desempeñar un importante papel político durante la centuria siguiente.[4]​ A finales del XVIII llegó a ser catedrático de filosofía del Seminario uno de sus más eminentes alumnos, el escritor y político liberal (que llegó a ser Ministro y Presidente de las Cortes durante el Trienio Liberal) Diego Clemencín.

El inmueble que actualmente se conserva dejó de acoger las aulas del Seminario Mayor en la década de 1970. El Seminario Diocesano se trasladó de esta manera al antiguo Seminario Menor de San José, que acoge hoy tanto al seminario mayor como al menor de la diócesis de Cartagena.[3]​ En el antiguo edificio comenzaron a impartirse clases de la Escuela Superior de Arte Dramático y del Conservatorio Superior de Danza a partir de 1982,[5]​ actividad que continua hoy.

Arquitectura[editar]

Inmueble situado entre la Plaza de Belluga y la calle Apóstoles, formando un gran conjunto arquitectónico barroco con los contiguos edificios del Antiguo Colegio de Teólogos de San Isidoro, la Cárcel Eclesíastica y el Palacio Episcopal de Murcia (cuya construcción fue casi simultánea), enfrente mismo de la Catedral de Santa María.

Tras la profunda reforma interior llevada a cabo en 1993 para acoger las nuevas instalaciones de la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza,[5]​ sólo se conserva de su estructura original las fachadas, la entrada, el pasillo principal y la antigua capilla.

De su fachada principal destaca la típica utilización de materiales y estructura ya vista en otros inmuebles de la ciudad como el susodicho Palacio Episcopal. Una de las novedades de la misma es la conjunción de colores que se utilizan como revoco, algo típico del barroco murciano.

Referencias[editar]

  1. Emilio Estrella Sevilla, pags. 153
  2. a b Emilio Estrella Sevilla, pags. 154
  3. a b [1], en Seminario de Murcia.
  4. Rodríguez Llopis, Miguel (2004). Historia de la Región de Murcia. Murcia: Tres Fronteras. p. 345. ISBN 84-7564-200-4. 
  5. a b [2], en Conservatorio de Danza de Murcia.

Bibliografía[editar]

  • Estrella Sevilla, Emilio (2007). Dos siglos a la sombra de una torre. Murcia: Contraste Producciones, S.L. ISBN 978-84-612-0451-9.