Sello cilíndrico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sello cilíndrico e impresión: grupo de ganado en un campo de trigo. Caliza, Mesopotamia, período de Uruk. El sello cilíndrico estaba formado por una piedra u otro objeto de material duro de forma cilíndrica en el cual se tallaban motivos decorativos. Este sello podía hacerse rodar sobre ladrillos de arcilla aún blandos, grabando así sus motivos en ellos. Museo del Louvre, Department of Oriental Antiquities.

En el Próximo Oriente (antiguo), un sello cilíndrico era un cilindro grabado con motivos que representaban a los dioses o contenían los símbolos del poder. Servían, casi siempre, para imprimir estos motivos sobre la arcilla, pero se encuentran también en las tumbas reales. Aparecieron a partir del Período Uruk (4100 – 3300 a. C.). Versiones más tardías emplearán notaciones con jeroglíficos mesopotámicos

El sello estaba hecho de piedra, cristal u otros materiales, como la hematita, obsidiana, esteatita, amatista y cornalina fueron usados para hacer sellos cilíndricos, pero el lapislázuli fue muy popular debido a la belleza de esta piedra de color azul. Tumbas y otros sitios que albergaban objetos de valor como oro, plata, abalorios y piedras preciosas incluían, a menudo, uno o dos sellos cilíndricos.

Aspecto[editar]

Un sello cilíndrico es un pequeño cilindro en el cual se graban motivos, con un escueto texto que identificaba a su poseedor (“X, hijo de Y, servidor de tal dios”) en los períodos posteriores a la invención de la Escritura. Estaba pensado para ser grabado en la arcilla. La superficie impresa reproducía un friso, que se podía extender hasta el infinito, y era más grande que un sello normal. Esto aumentaba, por tanto, el potencial narrativo y decorativo del sello. Para su transporte, el sello cilíndrico, era taladrado en sentido vertical, de manera que podía pasarse por el una cadena para colgárselo del cuello.

Origen y difusión[editar]

El sello cilíndrico aparece, por primera vez, en el período Uruk medio, a la mitad, aproximadamente, del IV milenario. El ejemplar más antiguo de su utilización se encontró en Sharafabad, al sudoeste de Irán. Pero donde se encontraron más ejemplares fue en Uruk y en Susa. Se utilizó, en principio, para sellar puertas, tinajas y bolas de arcilla, no se utilizó, de forma masiva, sobre tablas de arcilla hasta la Tercera dinastía Uruk. El sello cilíndrico se expande por todo el espacio de difusión de la escritura cuneiforme y llega incluso a territorios y poblaciones como: Mesopotamia, Egipto, Canaán, Siria, Irán, Elam, Hititas, Hurritas, Urartu y hasta el Asia Central. Su utilización perdura hasta la desaparición de la escritura cuneiforme y de su soporte, las tablas de arcilla, al principio de nuestra era.

Imaginería[editar]

El sello cilíndrico tenía una función estética, narrativa. Los temas que se grababan representaban la manera de pensar de su autor, especialmente en lo concerniente a la religión. Fueron evolucionando en relación al lugar y al período.

Los sellos cilíndricos del período Uruk, tienen la particularidad de representar, además de los temas religiosos, los temas referentes a la sociedad, la economía, las escenas de la vida cotidiana, etc. Durante las Dinastías arcaicas (c. 2900 – 2340), se grababan, sobre todo, temas religiosos: escenas mitológicas, combates divinos y heroicos, escenas litúrgicas. Al término de este período, empezaron a representarse, de manera evidente, las divinidades. Durante el período Akkad (c. 2340 – 2200), se encuentran, sobre todo, temas mitológicos. Durante la Tercera dinastía Ur (2112 – 2004), se representa la figura real (los reyes eran, por aquél entonces, divinidades). La iconografía paleo-babilónica (2004 – 1595) representa, especialmente, divinidades y genios protectores, mientras que en el período siguiente (c. 1595 – 1100), se encuentran numerosos motivos naturalistas. Durante la época neo-asiria (911 – 609) los temas predilectos eran las representaciones de las divinidades, combates mitológicos o combates soberanos. En el período aquemita (c. 550 – 323), las representaciones grabadas servían, también, para glorificar a la figura real.

Función[editar]

Tal y como su nombre indica, un sello cilíndrico es, ante todo, un sello y su función es la identificar a su poseedor. Es, por tanto, un objeto personal. El grabado del sello puede modificarse, lógicamente, a lo largo de la vida del poseedor, especialmente cuando uno evoluciona profesionalmente o utiliza los sellos de sus antepasados que sirven para representar a la familia a la que se pertenece, como sucede, por ejemplo, en el caso de las familias reales en las que se utilizan los sellos de sus antepasados dinásticos.

No obstante, el sello cilíndrico parece haber servido, sobre todo, para determinadas funciones administrativas. Servía para sellar las tinajas cuya boca se cubría con arcilla y se le aplicaba el sello, para sellar las puertas una vez cerradas por medio de una cuerda enganchada a una pared y atada alrededor del pomo, se cubría con una capa de arcilla sobre la cual se imprimía el sello. Asimismo servía para sellar las bolas de arcilla que, en su interior, contenían las fichas en las que se detallaban las mercancías cambiadas en el curso de las transacciones comerciales. Los sellos cilíndricos fueron utilizados para autentificar las tablas de los documentos oficiales, jurídicos, comerciales, etc. a partir de la Tercera dinastía Ur. Cumplían la misma función que hoy cumple una firma: autenticar un documento administrativo, la legalidad de un contrato, la presencia de un testimonio, etc.

El sello cilíndrico tiene, también, un aspecto mágico, y puede funcionar como un amuleto, lo que explica, a su vez, la representación de las divinidades o los genios protectores.

Los sellos cilíndricos son una forma de sello, una categoría que inluye los sellos de correos y los sellos en los anillos.

Bibliografía[editar]

  • H. Pittman, «Cylinder Seals and Scarabs in the Ancient Near East», en J. Sasson (dir.), Civilizations of the Ancient Near East, New York, 1995 ;
  • {B. Teissier, Ancient Near Eastern Cylinder Seals from the Marcopoli Collection, Berkeley, 1984 ;
  • D. Collon, First Impressions. Cylinder Seals in the Ancient Near East, Londres, 1987.
  • D. Charpin, «Des scellés à la signature : l’usage des sceaux dans la Mésopotamie antique», en A.-M. Christin (éd.), Écritures II, Paris, 1985, p. 13-24 ; versión en Internet [1]
  • Jarrige J.-F., Les cités oubliées de l'Indus. Archéologie du Pakistan, Musée Guimet, 1988, 208 p.

Enlaces externos[editar]