Segunda Guerra anglo-neerlandesa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Segunda Guerra anglo-holandesa»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Segunda Guerra anglo-neerlandesa
las Guerras anglo-neerlandesas
Van Soest, Attack on the Medway.jpg
Ataque holandés en el Medway durante la Segunda Guerra Anglo-Holandesa por Pieter Cornelisz van Soest c. 1667. El navío inglés capturado Royal Charles se encuentra justo en el centro.
Fecha 16651667.
Lugar Países Bajos, Inglaterra, Canal de la Mancha
Resultado Victoria de las Provincias Unidas
Beligerantes
Prinsenvlag.svg Provincias Unidas Bandera de Inglaterra Inglaterra

La Segunda Guerra anglo-neerlandesa fue un conflicto armado entre Inglaterra y las Provincias Unidas de los Países Bajos entre 1665 y 1667. Las dos potencias marítimas continuaron chocando en los mismos mares que en el anterior conflicto.

Antecedentes[editar]

En 1661 Carlos II de Inglaterra se casó con Catalina de Braganza. La princesa aportaba con su dote Bombay y Tánger, y prácticamente ofrecía a su esposo la tutela y todas las garantías económicas del imperio Portugués (Portugal se hallaba en plena guerra de la independencia con España). En 1664 chocaron violentamente en las costas del golfo de Guinea, donde se disputaban la captura de esclavos negros para venderlos en las Antillas. En el mismo año los colonos de Nueva Inglaterra conquistaban la ciudad de Nueva Ámsterdam, que fue rebautizada como Nueva York.

Desarrollo[editar]

En 1665 ambos países se declararon la guerra formalmente. El almirante neerlandés Ruyter obtuvo una resonante victoria batalla de los Cuatro Días que coincidió con acontecimientos adversos y especialmente impopulares en Londres: en 1665 una gran peste y en 1666 el denominado Gran Incendio de Londres. Michiel de Ruyter organizó exitosamente el Ataque de Medway, que fue un gran victoria para los holandeses. Posteriormente Ruyter aprovechó con gran oportunidad la desmoralización del enemigo para remontar el río Támesis y bombardear las poblaciones ribereñas. Desde Londres se oyeron los disparos de los cañones. La Paz de Breda ratificaba la victoria holandesa pero sin humillar el honor británico. Inglaterra conservaba el "Acta de Navegación" atenuada.