Salmo 130 (129)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Salmo 130 (129 en la numeración septuaginta), es también llamado De Profundis (en español "desde el abismo"), un salmo de autor desconocido. Se trata de un salmo penitencial que suele emplearse principalmente en la liturgia de difuntos y en la Cuaresma.[1]

Letra[editar]

De profundis clamavi ad te, Domine;

Domine exaudi vocem meam.

Fiant aures tuae intendentes

in vocem deprecationis meae.

Si iniquitates observaveris,Domine,

Domine, quis sustinebit?

Quia apud te propitiatio est,

et propter legem tuam, sustinui te, Domine.

Sustinuit anima mea in verbo eius;

speravit anima mea in Domino.

A custodia matutina usque ad noctem,

speret Israel in Domino.

Quia apud Dominum misericordia

et copiosa apud eum redemptio.

Et ipse redimet Israel

ex omnibus iniquitatibus eius.

Se ha dado la siguiente traducción al castellano

Desde lo más profundo te llamo a ti, Señor:

¡Señor, escucha mi voz!

¡Que tus oídos atiendan

la voz de mis súplicas!

Si las culpas consideras, Señor,

¿Señor, quién resistirá?

Porque hay gracia en ti,

y por tu ley,

te busco, Señor.

Mi alma aguarda en su palabra;

Espera mi alma en el Señor.

Más que los centinelas la aurora

aguarda Israel a Yahveh.

Porque en el Señor hay misericordia,

y en Él habita la total redención,

Él redimirá a Israel

de todas sus culpas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Por ejemplo, en el 5° domingo de Cuaresma, en el ciclo litúrgico "A".
    Blakley, J.T.; Laucher, W. G., ed. (2015). Leccionario Común Revisado. Edición Ecuménica. Nueva York: Church Publishing. p. 80. ISBN 978-0-89869-946-3. Consultado el 28 de diciembre de 2017. 

Enlaces externos[editar]