Rueda hidráulica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ruedas de agua en Hama - Siria.

Una rueda hidráulica es una máquina que convierte la energía de un curso de agua o de una caída de agua (conocida como energía hidráulica) en otras formas más útiles de energía, por ejemplo en energía mecánica. En la edad media las ruedas hidráulicas se emplearon como fuente de energía, en los talleres artesanales de varios países. Los molinos de viento, y la tracción humana o animal, fueron algunas de las alternativas a la rueda hidráulica. El uso más común de este tipo de ruedas era en los molinos de harina, pero también se empleaban como propulsores en trabajos de fundición y metalurgia, o en la elaboración de papel.[1]

Algunas ruedas hidráulicas se alimentaban del agua de un estanque, formado por un canal que conducía el agua de una pequeña represa o azud hecha en el curso del agua. A mediados o finales del siglo XVIII, la investigación científica de John Smeaton sobre la rueda hidráulica condujo a un aumento significativo en su eficiencia,y fueron las proporcionaron la energía tan necesaria para la Revolución Industrial en sus inicios. Las ruedas hidráulicas comenzaron a ser desplazadas por la turbina, más pequeña, menos costosa y más eficiente, desarrollada por Benoît Fourneyron, comenzando con su primer modelo en 1827.[2]

Historia[editar]

Rueda de agua powering una mina hoist en De re metallica (1566)

El historiador británico de tecnología, M. J. T. Lewis dató la aparición de la rueda hidráulica de eje vertical a principios del tercer siglo antes de Cristo, y la de eje horizontal cerca del año 240 a. C..[3]​ También señala como lugares de invención Mesopotamia y Alejandría. Para ello tomó en cuenta la evidencia indirecta del trabajo del griego Apolonio de Pérgamo.[4][5]​ Por su parte, el geógrafo griego Estrabón habla de la existencia de una rueda hidráulica antes del 71 a. C., en el palacio del rey Mitrídates VI de Ponto. Pero su construcción exacta no puede deducirse del texto (XII, 3, 30 C 556).[6][7]​ La primera descripción clara de una rueda hidráulica con engranajes la ofrece el arquitecto romano Vitruvio, a finales del primer siglo a. C..[8]

Cerca del año 300 a. C., los romanos reemplazaron los compartimientos de madera con cangilones ceramistas separados, atados al marco externo de la rueda, dando origen a la "noria del tipo azud" (rueda hidráulica especializada para subir agua).[9][10]

Descripción[editar]

Una rueda hidráulica consiste en una gran rueda de madera o de metal, con cierto número de palas o cajones dispuestos en el borde exterior de la rueda, conformando la superficie de ésta. En la Edad Media, la rueda hidráulica fue ampliamente utilizada en Europa para una gran variedad de usos industriales. Por ejemplo, El Domesday Book, libro del catastro inglés elaborado en el 1086, reporta 5624 molinos de agua, todos del tipo vitruviano. Estos molinos fueron usados para accionar aserraderos, molinos de cereales y para minerales, molinos con martillos para trabajar el metal o para batanes, para accionar fuelles de fundiciones y para una gran variedad de aplicaciones. De este modo tuvieron también un papel importante en la redistribución territorial de la actividad industrial.

Más de dos docenas de ruedas hidráulicas construidas por los españoles en Larmahue están todavía en uso para abastecer canales de riego agrícolas, y constituyen el mayor grupo de molinos de agua todavía en uso en todo el mundo. Las ruedas hidráulicas, que operan a lo largo de un tramo de cuatro km de un canal de riego de posible origen prehispánico, dan testimonio de la contribución colonial española a la agricultura en la región.

Una rueda hidráulica similar en diseño a las de Larmahue se ha reconstruido cerca de Córdoba, España, y se han encontrado evidencias de varios molinos de agua que datan de la Edad Media en las proximidades de Toledo, también en España.

Las ruedas hidráulicas están en vías de desaparecer, muchas son sustituidas por bombas mecánicas o simplemente por negligencia se van deteriorando y desaparecen. En 1988, se censaron unas 80 en Chile, de las cuales hasta la fecha (2016) sólo sobreviven aproximadamente dos docenas en uso.

Referencias[editar]

  1. Musson; Robinson (1969). Science and Technology in the Industrial Revolution. University of Toronto Press. p. 69. 
  2. Thomson, Ross (2009). Structures of Change in the Mechanical Age: Technological Invention in the United States 1790-1865. Baltimore, MD: The Johns Hopkins University Press. p. 34. ISBN 978-0-8018-9141-0. 
  3. Lewis, 1997
  4. Wikander, 2000, pp. 396f.
  5. Wilson, 2002, pp. 7f.
  6. Wikander, 1985, p. 160
  7. Wikander, 2000, p. 396
  8. Oleson, 2000, pp. 234, 269
  9. Oleson, 1984, pp. 337f., 366−368
  10. Oleson, 2000, pp. 235

Bibliografía[editar]

  • Oleson, John Peter (1984). Greek and Roman Mechanical Water-Lifting Devices: The History of a Technology (en inglés). University of Toronto Press. ISBN 90-277-1693-5. 
  • Wikander, Örjan (2000). Handbook of Ancient Water Technology (Technology and Change in History) (en inglés). Leiden: Brill. ISBN 90-04-11123-9. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]