Noria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Parque Talud Sur unidad de educación hidrográfica, Aranjuez
Noria en Algeciras, (España)
Sonido de una noria
Sonido de una noria

Una noria es una máquina hidráulica que sirve para extraer agua siguiendo el principio del rosario hidráulico.[1] Consiste en una gran rueda con aletas transversales que se coloca parcialmente sumergida en un curso de agua, el cual, gracias a las aletas, imprime a la rueda un movimiento continuo. Esta, posee en su perímetro una hilera de recipientes (arcaduces o cangilones), que con el movimiento de la rueda se llenan de agua, la elevan y la depositan en un conducto asociado a la noria que la distribuye al canal de regadío u otro tipo de depósito. Existen también norias para sacar agua de pozos, en las que el movimiento se consigue generalmente utilizando tracción animal.

Origen histórico[editar]

El historiador británico de tecnología, M. J. T. Lewis dató la aparición de la rueda hidráulica de eje vertical a principios del tercer siglo antes de la Era Común, y la de eje horizontal cerca del año 240 AEC. También señala como lugares de invención Mesopotamia y Alejandría. Para ello tomó en cuenta evidencia indirecta del trabajo de griego Apolonio de Pérgamo.[2] [3] Por su parte, el geógrafo griego Estrabón habla de la existencia de una rueda hidráulica antes del 71 AEC, en el palacio del rey Mitrídates VI de Ponto. Pero su construcción exacta no puede deducirse del texto (XII, 3, 30 C 556).[4] [5] La primera descripción clara de una rueda hidráulica con engranajes la ofrece el arquitecto romano Vitruvio, a finales del primer siglo AEC.[6]

Cerca del año 300 a. C., los romanos reemplazaron los compartimientos de madera con cangilones alfareros separados, atados al marco externo de la rueda, dando origen a la noria.[7] [8]

En el arte[editar]

La noria en la poesía[editar]

Antonio Machado en Humorismos, fantasías y apuntes, describió así «La noria»:[9]

La tarde caía
triste y polvorienta.
El agua cantaba
su copla plebeya
en los cangilones
de la noria lenta.
Soñaba la mula
¡pobre mula vieja!,
al compás de sombra
que en el agua suena.
La tarde caía
triste y polvorienta.
Yo no sé qué noble,
divino poeta,
unió a la amargura
de la eterna rueda
la dulce armonía
del agua que sueña,
y vendó tus ojos,
¡pobre mula vieja!…
Mas sé que fue un noble,
divino poeta,
corazón maduro
de sombra y de ciencia.

La noria en el grabado del siglo XIX[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Azud». DRAE. Consultado el 12-08-2015. 
  2. Wikander, 2000, pp. 396f.
  3. Wilson, 2002, pp. 7f.
  4. Wikander, 1985, p. 160
  5. Wikander, 2000, p. 396
  6. Oleson, 2000, pp. 234, 269
  7. Oleson, 1984, pp. 337f., 366−368
  8. Oleson, 2000, pp. 235
  9. Machado, Antonio. Soledades. Galerías. Otros poemas (1995 edición). Madrid: Cátedra. p. 155. 

Bibliografía[editar]

  • Oleson, John Peter (1984). Greek and Roman Mechanical Water-Lifting Devices: The History of a Technology (en inglés). University of Toronto Press. ISBN 90-277-1693-5. 
  • Wikander, Örjan (2000). Handbook of Ancient Water Technology (Technology and Change in History) (en inglés). Leiden: Brill. ISBN 90-04-11123-9. 

Enlaces externos[editar]