Pulpo mimético

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El pulpo mimético

Su nombre científico es Thaumoctopus mimicus. Es un molusco cefalópodo del orden Octópoda. Y se caracteriza esencialmente por tener la capacidad de imitar cerca de 15 especies marinas con gran facilidad. Este curioso animal fue descubierto por la comunidad científica en 1998 en las costas de Sulawesi en Indonesia. El pulpo mimético fue visto por primera vez por un pescador y ha sido reconocido como la primera especie capaz de asumir las características de múltiples animales marinos. El primer científico en investigar a este molusco fue Mark Norman quien argumenta que lo más curioso de dicho pulpo es su capacidad de discernir a qué criatura marina debe suplantar para representar una mayor amenaza frente a su posible depredador.

Características Morfologicas[editar]

El pulpo mimético mide aproximadamente unos 60 cm y su cuerpo está estriado entre colores grisáceos y una serie de tonalidades de amarillo. En cuanto a las demás características fisiológicas el pulpo mimético es idéntico a los demás pulpos, así que su única diferencia es su peculiar comportamiento. Es fundamental considerar que la imitación de este pulpo no es aleatoria, pues se ha observado que el pulpo suplanta exactamente a los depredadores de los animales que lo están acechando. El pulpo mimético posee 8 tentáculos dotados de dos filas de ventosas. Sus brazos convergen a la parte central de cuerpo: su cabeza, en donde se encuentra el cerebro y tres corazones. Dos de estos corazones bombean sangre a las bránqueas y el tercero bombea la sangre al resto del cuerpo. Asimismo, el pulpo mimético cuenta con un depósito de tinta que expulsa para protegerse de sus depredadores. Es importante tener en cuenta que cada uno de los tentáculos depende de un cerebro más pequeño que se comunica con el cerebro central, lo que permite un manejo independiente de cada una de las extremidades.

Ahora bien, es fundamental considerar que la consistencia del pulpo mimético, la ausencia de huesos y su flexibilidad son de vital importancia para realizar exitosamente sus imitaciones, pues le permiten moldear su cuerpo y su forma fácilmente. Además, estas características le permiten al pulpo recoger todas sus extremidades y, en ocasiones, atravesar cavidades muy pequeñas para esconderse.

Reproducción[editar]

La reproducción del pulpo mimético es idéntica a la de un pulpo normal, es decir que el tercer tentáculo del macho es un órgano sexual que introduce en la cloaca de la hembra, quien sucesivamente toma los huevos y los deposita en una cueva. El macho interesado en aparearse se aproxima lo suficiente a la hembra para alargar su brazo e introducirlo bajo el manto de la hembra. Se producen cerca de ciento cincuenta mil huevos en dos semanas y, cada uno de esto está cubierto por una especie de membrana transparente. La hembra protege los huevos durante 50 días hasta que nacen las crías, que flotan hasta la superficie convirtiéndose en parte del plancton durante casi un mes y luego se sumergen a las profundidades para iniciar una vida normal.

Hábitat[editar]

Este pulpo habita en los mares tropicales del sureste de Asia (exactamente en un área llamada el Triángulo de coral del sureste asiático). La mayoría de su vida, los pulpos miméticos, pasan escondiéndose entre los escombros y las rocas.

Alimentación[editar]

El pulpo mimético generalmente atrae a sus víctimas moviendo rápidamente uno de sus tentáculos haciéndole creer al animal acechado que es un gusano. En ocasiones, se aproxima al animal deslizándose y, finalmente, ataca rápidamente. En general, este curioso animal se alimenta de crustáceos y otros moluscos.

Comportamiento[editar]

Es fundamental entender que la principal y casi única diferencia entre el pulpo mimético y los otros animales de su especie es su comportamiento, pues sus suplantaciones no suelen ser eventos esporádicos y aleatorios, sino que el pulpo mimético decide adquirir la forma y las caracterizaciones de algún otro habitante del mar para evadir y escapar de algún depredador.

Ejemplos de especies que imita[editar]

Algunos de estos animales a los que imita son:

Serpiente marina  : el pulpo mimético es capaz de esconder bajo la arena la mayoría de su cuerpo dejando visible únicamente uno de sus tentáculos, que parece una serpiente dotada de una serie de rayas negras.

Pez león venenoso : para asemejarse a este animal, el pulpo extiende sus extremidades y nada más paulatinamente. Efectivamente, sus tentáculos se parecen mucho a las espinas del pez.

Sebrias faciatus venenoso : el pulpo pone todos sus brazos en la parte trasera de su cuerpo adquiriendo una forma casi ovalada.

Otros animales que son imitados son los cangrejos gigantes, las conchas de mar, las rayas, las medusas, las anémonas de mar, los peces planos, las estrellas de mar .

Algunos estudios sobre su comportamiento[editar]

Lo más curioso de este pulpo no es solamente su capacidad de modificar su color, sino de cambiar su forma de una manera tan drástica y rápida. Una de las particularidades más llamativas es que, en muchas ocasiones, este animal en vez de mimetizarse con el fondo usa la estrategia de volverse más visible ante su depredador, pues intenta imitar exactamente a un animal que se alimente de aquel individuo marino que lo acecha. Efectivamente, algunos científicos consideran que estas manifestaciones de adaptación surgieron como una necesidad de asustar a otros animales para garantizar su supervivencia.

Sin embargo, una de las curiosidades más profundas de los científicos es entender cómo y porqué este pulpo adquirió estas nuevas capacidades, y sobre todo, cómo las desarrolló. La Dra. Christine Huffard de Conservation International Indonesia es una de las estudiosas que está realizando la investigación sobre este curioso animal, y argumenta "Los parientes cercanos de los T. mimicus usan colores apagados y camuflaje para ocultarse con éxito de los depredadores", y sucesivamente se cuestiona: "¿Por qué el T. mimicus llama la atención sobre sí mismo y en repetidas ocasiones abandona el camuflaje heredado de sus antepasados en favor de un modelo nuevo y audaz?" [1]

A partir de ciertos estudios de su ADN los investigadores concluyeron que su capacidad para nadar como un pez plano con sólo una de sus extremidades se heredó de sus antepasados, así como sus tonalidades. A su vez, se cree que su capacidad de suplantación es sumamente ventajosa en términos de supervivencia, pues su capacidad de imitar a peces planos venenosos logra convencer a sus depredadores de que es mejor desistir en aquel ataque.

El pez que simula al pulpo[editar]

El pez mandíbula mármol negro y el pulpo miméticos logran una perfecta mimetización entre ambos. El pez mandíbula es un pequeño pez tímido que habita la mayoría de su vida cerca de una madriguera de arena y cada vez que ve a un depredador escapa.

Durante un viaje de buceo en Indonesia en el 2011, Goehard Kopp filmó una misteriosa interacción entre estos dos animales: el pez mandíbula mármol negro tenía marcas similares a las del pulpo y se camuflaba entre sus tentáculos. Mientras tanto, el pulpo no parecía percatarse de lo que estaba sucediendo y simplemente se desplazaba entre la arena. Los científicos consideran que el pez se mimetiza de una manera oportunista en el pulpo para poder salir de su madriguera y buscar más comida.

El doctor Luis Rocha, señaló que lo insólito y peculiar de este hallazgo no es solamente que el pez imite a otro animal mimético, sino que se trata del primer caso observado y reportado de un pez que imita a otro animal marino. Es importante subrayar que el investigador hizo gran hincapié en que el hábitat de estos animales está en un peligro inminente por las acciones y la falta de cuidado del hombre. <[2]​>

Referencias[editar]

  1. " C. HUFFARD, N. SAARMAN, H. HAMILTON, W. SIMISON", Octopus Mimics Flatfish and Flaunts It", ScienceDaily ,Aug. 30, 2010
  2. L.A. Rocha, R. Ross, G. Kopp, " Opportunistic mimicry by a Jawfish" March 2012, Coral Reefs, Volume 31, Issue 1, p 285

1. Ruppert, Barnes, Fox,"Zoologia degli Invertebrati, Piccin,2001.

2. S. Markle, "Los Pulpos", Ediciones Lerner,2009.