Puente de Castrejana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Puente de Castrejana
Puente del Diablo sobre el río Cadagua.jpg
Puente de Castrejana sobre el río Cadagua; a la derecha, túnel de FEVE.
País España
Localidad Baracaldo
Cruza Cadagua
Coordenadas 43°15′19″N 2°58′23″O / 43.255313888889, -2.9731222222222Coordenadas: 43°15′19″N 2°58′23″O / 43.255313888889, -2.9731222222222

El puente de Castrejana sobre el río Cadagua,[1]​ en la ruta de la Costa del Camino de Santiago, une las márgenes de los municipios vizcaínos de Baracaldo y Bilbao. Es también llamado puente de las « Brujas » o del « Diablo ».

Historia y características[editar]

Aunque no se conoce la fecha exacta de su construcción, parece ser una construcción de finales del siglo XIV o principios del XV, realizada por el maestro Pedro Ortiz, de Lequeitio.[1]​ Jugó un papel muy importante hasta el siglo XIX al formar parte del Camino Real que unía Bilbao y Castilla a través de Valmaseda y del Valle de Mena. El puente está realizado con sillares de piedra arenisca formando un solo arco de medio punto. Los estribos se apoyan sobre las márgenes rocosas del río. El arco es el primer elemento del puente que se construye; en este caso las dovelas (las piezas que forman el arco) se disponen en una doble hilada.

En 1836, durante la Primera Guerra Carlista fue objeto de un duro combate. Las tropas isabelinas de Baldomero Espartero ocuparon Baracaldo e intentaron romper el cerco de Bilbao. Los carlistas se replegaron cruzando el puente hasta Castrejana, pero las tropas de su brigadier Prudencio de Sopelana habían tomado posiciones en altura para controlarlo, y desde ellas masacraron a las tropas isabelinas que intentaron tomarlo.

Mitología vasca[editar]

Es conocido también con el nombre de puente del Diablo,[2]​ ya que varias leyendas atribuyen su construcción al mismo Diablo. La más antigua cuenta que una joven vendió su alma al Diablo a cambio de un puente que le permitiera cruzar a la otra orilla del Cadagua, donde vivía su amado. Cuando solo faltaba una dovela para acabar el puente, la joven se arrepintió y el canto del gallo ahuyentó al Diablo. Pudo así salvar su alma y cruzar el puente para ver a su amado.

Otras leyendas atribuyen a unos geniecillos, los mikolases, la construcción del puente. Estos diablillos se disponían en fila desde la cantera hasta el puente pasándose uno a otro los sillares de piedra.

Referencias[editar]

  1. a b El puente de Castrejana o “del Diablo” Consultado el 1 de agosto de 2011
  2. El Gobierno suprimirá el paso a nivel del apeadero de Santa Águeda Barakaldo Digital. Consultado el 1 de agosto de 2011

Enlaces externos[editar]