Pozo Barredo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pozo Barredo
Castillete Barredo.jpg
Castillete del Pozo Barredo
Localización geográfica y administrativa
País EspañaFlag of Spain.svg España
División Principado de Asturias
Municipio Mieres
Coordenadas 43°14′34″N 5°46′29″O / 43.24277778, -5.77472222Coordenadas: 43°14′34″N 5°46′29″O / 43.24277778, -5.77472222
Características
Tipo Pozo
Materias primas Hulla

Anteriores propietarios Fábrica de Mieres (1941-1967)
HUNOSA (!967-)
Mapa de localización
Pozo Barredo ubicada en España
Pozo Barredo
Pozo Barredo
Ubicación (España).
Pozo Barredo ubicada en Asturias
Pozo Barredo
Pozo Barredo
Ubicación (Asturias).

El pozo Barredo es una emblemática explotación minera situada en Mieres (Asturias), España.

Descripción[editar]

El Pozo Barredo es una mina subterránea de carbón, sin actividad como tal desde el 31 de julio de 1995, que se encuentra situada dentro del casco urbano de Mieres. En el pozo se continuaron con las labores de desagüe hasta diciembre de 2007 debido a la comunicación interior que posee con el pozo San Inocencio (Figaredo) de HUNOSA, en la cercana localidad mierense de Cortina. A partir de esa fecha se procedió a la inundación de ambos pozos.

El pozo posee 5 plantas, comunicadas entre sí mediante un pozo vertical de extracción con castillete, acceso principal de la mina. Por el pozo circulaban 2 jaulas accionadas por una máquina de extracción de doble tambor desembragable, accionada por un motor eléctrico. Cada jaula tenía capacidad para cuatro vagones, en un único piso. La profundidad total del pozo es de 355 m, estando la 5.ª planta situada a una cota de 135 m por debajo del nivel del mar.

Historia[editar]

El pozo fue profundizado por Fábrica de Mieres para continuar en profundidad, por debajo del fondo del valle, el laboreo de las capas explotadas en sus minas Mariana y Corujas. El lugar elegido fue el conocido como «El Barredo» donde la Fábrica ya disponía de diversas instalaciones mineras relacionadas con Mariana y Corujas.

Antecedentes: minas Mariana y Corujas[editar]

Plano inclinado de la mina de carbón "Mariana" (siglo XIX).

En 1879 se funda la sociedad Fábrica de Mieres y, entre sus activos, contaba con las minas de carbón de Mariana y Corujas, dentro de las denominadas Carboneras de Mieres. Ambas minas, de montaña, se situaban sobre la ladera oeste del macizo coronado por el pico Polio, en la orilla derecha del río Caudal.

La mina Mariana se situaba en el valle del río Duró, afluente del río Caudal por la derecha. Su primer piso se situaba a una altitud de 305 m y llegó a contar con socavones hasta el 15° piso, a 813 m. El carbón de los diferentes pisos era transportado por el exterior mediante planos inclinados hasta la plaza del primero donde existía un lavadero. El carbón lavado era bajado nuevamente por un plano inclinado hasta la carretera de Castilla[a]​ y transportado hasta Ablaña, donde estaba la fundición, en carros tirados por bueyes.[b]

La mina Corujas ,o Coruxas, estaba situada al sur de Mariana, a una altitud superior, en el valle del mismo nombre.

Con la fundación de Fábrica de Mieres, Numa Guilhou contrata a Jerónimo Ibrán como director de la misma y este acomete, entre otras obras para modernizar las explotaciones, el transporte ferroviario de carbones a la fundición. Para Mariana, Ibrán diseña un nuevo plano inclinado y una línea ferroviaria desde el pie del plano en 750 mm de ancho de vía.

El plano inclinado tenía 158,30 m de longitud y 31° 40' de inclinación,[1]​ y discurría por la ladera desde la aldea de La Quinta, cabeza de plano, por debajo la carretera de Castilla, hasta la zona conocida como «el Barredo» o «el Barreo»,[2]​ en el barrio de Bazuelo. La cabeza de plano se conectaba con el lavadero (para la bajada de carbón) y el nivel superior de la plaza del primero (para subir madera), por un tramo de vía de 400-500 m.

Desde el pie de plano, la nueva línea, con una longitud de casi 4 km,[c]​ llegaba hasta la fundición, en Ablaña bordeando, entonces, la villa de Mieres y se juntaba en El Batán con la procedente de mina Baltasara. Empezadas a construir en 1890, la de Mariana fue terminada en 1892.[3]

La Primera Guerra Mundial provoca un incremento de producción general de las minas de carbón de Asturias en los años 1910, por la desparición de la competencia del carbón inglés. En esta conyuntura, la empresa decide construir un nuevo lavadero en el Barredo y sustituir el plano inclinado por un pozo balanza[d]​ que bajara la producción desde el primer piso hasta un nuevo transversal con salida al exterior en Barredo. conocido como «socavón Barredo». El pozo balanza tenía su brocal en la plaza del primer piso y se encontraba a una distancia de 60 m del eje del transversal y a 600 m de la bocamina en Barredo. De sección circular, tenía un diámetro de 4,50 m, estando revestido de hormigón. Disponía además de accionamiento eléctrico.

El transversal tenía su bocamina en Barredo, 7 m por encima del nivel de la carretera de Adanero a Gijón. A la salida del socavón, un puente sobre dicha carretera permitía el acceso al nivel superior de la plaza de Barredo y al lavadero, a 60 m de la bocamina. La bocamina del socavón todavía se conserva, con la inscripción "GRUPO MARIANA - 1920". El arrastre por el transversal comenzó a efectuarse mediante locomotoras de benzol siendo sustituido por un cable flotante.[e]

Además de estas obras se inician las de construcción de una central eléctrica en la misma zona para servicio de la mina, del lavadero y demás. En 1914 comienzan las obras que no terminarían hasta 1920, con las primeras pruebas en el lavadero. A comienzos del año siguiente quedaron fuera de servicio el lavadero del primer piso y el plano inclinado.

El lavadero de Barredo, además de tratar la producción de Mariana, empezó en 1926 a lavar el carbón de mina Corujas. En 1924 comenzó las obras para unir mina Corujas con el lavadero de Barredo mediante mediante un teleférico minero, tricable, de 1800 m de longitud y 21 torres de hierro. Con su inauguración en abril de 1926 dejó de utilizarse el lavadero de Corujas y el tranvía minero que lo conectaba con la estación de Santullano del Norte así como el transporte por pozos establecido temporalmente.

Profundización del pozo[editar]

La apertura del socavón Barredo permitió a Fábrica de Mieres la explotación de los macizos de carbón por debajo de los primeros pisos de Mariana y Coruxas, pero marcaba el nivel más bajo del yacimiento accesible mediante socavones. Por eso, en 1930, la sociedad incluye la profundización de Mariana entre las inversiones futuras.[4]​ Sin embargo, el proyecto se aplaza al año siguiente debido a los malos resultados económicos del ejercicio, caracterizado, según la memoria de la empresa de año por una «constante depresión del mercado» y una «continua presión del elemento obrero».[5]

En marzo de 1934 Fábrica de Mieres entra en administración judicial por el impago de las obligaciones hipotecarias contraídas en 1925. En agosto, durante una reunión del sindicato de obligacionistas, al frente de la empresa por la intervención judicial, su secretario advierte de la necesidad de la perforación del pozo para evitar un futura caída de la producción de Mariana y evalúa su coste en 3 Mpta. En una nueva reunión, en septiembre de 1935, el presidente del sindicato de obligacionistas vuelve a incidir en el problema del agotamiento, «inquietante y de tal urgencia […] que […] ya no admite espera»: el grupo Mariana-Corujas produce únicamente 194 000 t de las 480 000 que antes producía Fábrica de Mieres, cuando representaba más de la mitad.[6]​. El presidente anuncia, entre otras, la inversión de 3 Mpta en 4 años para la profundización del pozo Barredo, que ya recibe ese nombre.[7]

La profundización no comenzó hasta el año 1937, durante la Guerra Civil. Durante ese año sólo se profundizaron 12 m, de los 200 m que alcanzó en 1940. La máquina de extracción se adquirió a Siemens, en Alemania, por lo que su suministro se retrasó debido al comienzo de la Segunda Guerra Mundial y no comenzó a funcionar hasta septiembre de 1941.

HUNOSA[editar]

Al constituirse HUNOSA en el año 1967, el pozo se integró en la misma, como aportación por parte de Fábrica de Mieres. En 1969 comienza la explotación del macizo comprendido entre 3.ª planta (20,7 msnm) y la 4.ª planta (-50,0 msnm). La 3.ª planta era la planta más profunda del pozo, por lo que el acceso a 4.ª planta se realizó mediante un plano inclinado, de 283 metros de longitud y pendiente del 15%.[8]

En diciembre de 1980, el entonces presidente de HUNOSA, José Manuel Fernández Felgueroso, anunció el cierre del pozo en 1981 debido al descenso de producción (un 30,5% en 7 años) y a la posibilidad de que su yacimiento fuera explotado desde Minas de Figaredo.[9]​ A pesar del anuncio, en febrero del año 1981 comenzó la reprofundización del pozo, desde 3.ª hasta 5.ª planta, lo que permitió aumentar las reservas en 4 Mt brutas.[10]​ Al inicio de las obras de reprofundización, el pozo contaba con 732 mineros que extraían diariamente alrededor de 1000 t brutas.

Encierro del pozo Barredo[editar]

El pozo Barredo fue escenario de un encierro protagonizado por las comisiones ejecutivas del SOMA-UGT y del Sindicato Regional de la Minería de CC.OO. de Asturias en las fiestas navideñas de 1991.

El 23 de diciembre de 1991, 36 sindicalistas, encabezados por José Ángel Fernández Villa y Antonio González Hevia, se encerraron en el interior del pozo, en la 4.ª planta, en protesta por el Plan de Reconversión Industrial de HUNOSA. Mientras duró el encierro en el exterior del pozo, en Mieres, y en Asturias, en general, se sucedieron las movilizaciones en contra del plan. Los encerrados recibieron la visita de los secretarios generales de UGT y CC.OO., Nicolás Redondo y Antonio Gutiérrez, respectivamente, en apoyo a sus reivindicaciones. El encierro culminó el día 3 de enero de 1992, con los encerrados aclamados por una multitud que fue en manifestación a recibirlos a la salida del pozo.

El encierro de Barredo es considerado uno de los hitos del sindicalismo minero asturiano, marcando el fin de una época[11]

Clausura[editar]

El pozo fue oficialmente cerrado por HUNOSA el 31 de septiembre de 1993, cuando contaba con una plantilla de 244 mineros, de interior y de exterior.[12]​ A pesar de ello, la actividad extractiva continuó en el pozo hasta el 3 de junio de 1994.[13]​ A partir de ese día fueron trasladados 180 mineros de arranque a otros pozos de la compañía, mientras otros 85 trabajadores permanecieron recuperando material.[14]

A pesar del cierre, se continuó con las labores de mantenimiento, conservación, desagüe y ventilación debido a su conexión con Minas de Figaredo, que posteriormente pasó a ser el pozo Figaredo de HUNOSA.

En el año 1995 el interior del pozo, 4.ª y 5.ª plantas, empieza a ser usado para proyectos de investigación relacionados con seguridad minera por parte del Gobierno del Principado de Asturias. Posteriormente el uso se amplía a instalaciones del exterior, y también a actividades de formación, capacitación y entrenamiento. En el año 2001 se constituye la Fundación Barredo que asume estas tareas.

Inundación[editar]

En el mes de diciembre de 2007 se comienza con el proceso de inundación del pozo tras el cierre de Figaredo, con el que estaba comunicado directamente por sendas 5.as plantas de Barredo y San Inocencio, aparte de otras conexiones por plantas superiores. Tras el llenado de las plantas inferiores en Barredo y Figaredo, en verano de 2009 se procede a reanudar el bombeo al alcanzar el agua el nivel de seguridad, de 150 m.s.n.m. Para realizar este bombeo, se instalaron bombas sumergibles en la caña del pozo.

Geotermia[editar]

En 2011, HUNOSA comienza a utilizar el agua del bombeo del pozo como fuente de energía geotérmica para la climatización de dos edificios (Centro de Investigación y Residencia de Estudiantes) del campus de Mieres, en un proyecto piloto con la colaboración del Instituto Geológico y Minero de España y la Universidad de Oviedo. A estos edificios se añadió en 2014 el Hospital Álvarez Buylla, distante 2 km, y en 2016 el edificio de la Fundación Asturiana de la Energía, en el antiguo edificio de compresores del pozo.

Este aprovechamiento es posible debido a la existencia de un «embalse» subterráneo minero cuya descarga a través del bombeo de Barredo mantiene una temperatura superior a 20°C. El embalse está formado por los huecos mineros abiertos durante el laboreo de los pozos Barredo y Figaredo, principalmente. Y este embalse es recargado por la infiltración de las aguas de lluvia y descargado por el bombeo en Barredo, cuyo brocal se encuentra a una cota inferior a las de los pozos de Figaredo. El agua de bombeo, debido a su alta dureza, es llevado a intercambiadores de calor donde traspasa parte de su energía al agua del circuito del foco frío de las bombas de calor y posteriormente es vertida a un cauce público.

Instalaciones conservadas[editar]

De las antiguas instalaciones del pozo se conservan varias de ellas, en distinto estado de conservación. Algunas de ellas forman del Parque temático sobre la arqueología industrial minera de Mieres y fueron rehabilitadas dentro del proyecto Rehabilitación del área industrial del Pozo Barredo y Mina Mariana. Este proyecto, con un presupuesto de 2.364.430 €, fue aprobado por el Consejo de Gobierno del Principado de Asturias el 14 de febrero de 2007.[15]

Las más destacables son:

Castillete del Pozo Barredo.

Castillete[editar]

Con una altura total de 31 m, incluida la visera, fue construido con perfiles de hierro roblonados en 1941. Consta de 4 pies, unidos mediante tirantes, y 2 tornapuntas, también unidos entre sí. Posee 2 poleas que se encuentran, prácticamente en el mismo plano, y a distinta altura, debido a la disposición de la máquina de extracción. El castillete tiene la particularidad de que las tornapuntas son más altas que los pies debido a que su fundación se encuentra al nivel del edificio de la máquina de extracción, más bajo que el nivel del embarque exterior.

Edificio de la máquina de extracción del Pozo Barredo. En la parte posterior asoma la chimenea y a la derecha el edificio de los compresores y la subestación eléctrica.

Edificio de la máquina de extracción[editar]

Es un edificio de 29 metros de largo, por 14 de ancho y 9 de altura, construido con mampostería y ladrillo. En su origen fue la central de las calderas que suministraban vapor a 12 atmósferas a la turbinas de la central eléctrica anexa. En la parte posterior del mismo se encuentra un colector general de humos, subterráneo, y exterior al edificio que desemboca en la chimenea.

Se conserva la mayoría de la maquinaria de extracción, construida por la Casa Schalker Elsenhute. A finales del siglo XX se sustituyó el primitivo grupo Ward-Leonard por tiristores dentro de la automatización de la maquinaria.

Chimenea[editar]

Es de obra de fábrica y tiene una altura de 50 m. En su coronación tiene un diámetro de 2,10 m.

Bocamina del Socavón Barredo de Mina Mariana (1920), antes de su rehabilitación.
Bocamina del Socavón Barredo de Mina Mariana (1920), tras su rehabilitación.

Bocamina del Socavón Barredo[editar]

El Socavón Barredo, de una longitud de 5 km, es el nivel inferior de Mina Mariana. Con una sección de 12 m², está revestido en su mayor parte con obra de fábrica. La bocamina del mismo está ocupada por un edificio de ladrillo y caliza labrada, de 15,70 m de largo por 8,00 de ancho y 7,60 de altura. El edificio está dividido en tres partes: la central, de acceso al socavón y dos salas laterales. Estas fueron utilizadas, una para lampistería de la mina y la otra para oficina de los vigilantes.

En su fachada aparece la inscripción "GRUPO MARIANA 1920" debajo del símbolo minero del pico y la maza, en bronce. Las letras originales desaparecieron durante las obras de rehabilitación y fueron sustituidas por otras.[16]

Edificio de compresores y subestación eléctrica[editar]

Tiene 25 metros de largo por 14 de ancho y 7 de altura, con amplios ventanales en sus cuatro fachadas. Fue concebido para albergar la central eléctrica de mina Mariana, con dos objetivos: transformar la energía eléctrica que recibía la mina y suministrarla en caso necesario. Para este último objetivo estaba dotada de 2 grupos de 500 CV, formado cada uno de ellos de una turbina vertical Compound, de condesación, de la marca Swidersky, acoplada directamente a un alternador Schuckert de 5 kV.

Posteriormente, el edificio pasó a albergar los compresores que suministraban el aire comprimido para el funcionamiento de la máquinas y herramientas del pozo.

A principios del siglo XXI el edificio fue rehabilitado para albergar la sede de la Fundación Asturiana de la Energía, e instalaciones de la Fundación Barredo. Se conserva el puente-grúa de 20 toneladas con el que estaba equipado.

Edificio de las oficinas[editar]

Alberga las oficinas de la Fundación Barredo

Lampistería[editar]

Fue derruida en las obras del proyecto Rehabilitación del área industrial del Pozo Barredo y Mina Mariana.

Campus de Mieres[editar]

En la antigua plaza de la madera del pozo hoy se levanta el Campus Universitario de Barredo (o de Mieres).

Notas[editar]

  1. El ferrocarril de Mariana a El Cargadero Viejo en el Reconocimiento militar de 1891
    Existían unos cargaderos en el lugar de El Cargadero Viejo, próximo al núcleo de La Villa (de Arriba). Estos cargaderos estaban al pie de un plano inclinado servido por un ferrocarril de 600 mmm de ancho de vía. Del plano inclinado todavían quedan restos de sus muros en la aldea de La Quinta..
  2. Según Mañana Vázquez  ( 2008, p. 54) Fábrica de Mieres utilizaba 200 carros de bueyes al día en 1879 para el transporte de carbón a la fundición.
  3. La línea aparece como «Fábrica de Mieres al grupo minero La Mariana», en la provincia de Oviedo, con 3995 m de extensión, 0,75 m de ancho de vía y tracción de vapor en el Anuario de ferrocarriles españoles de 1913, página 280; de 1914, página 291; 1915, página 291; 1918, página 228; 1919, página 246; 1921, página 294; 1924, página 315 y 1927, página 324 dentro de los «Ferrocarriles mineros y de servicio particular de explotación que no admiten viajeros ni mercancías».
  4. Se denomina balanza a un pozo que es automotor: los vagones cargados descienden y ascienden los vacíos, por la diferencia de peso. Este movimiento es el contrario en los pozos de extracción (los vacío bajan y los llenos suben) por lo que es necesario algún tipo de accionamiento, generalmente eléctrico
  5. Un cable flotante es un cable de acero sin fin que realiza un movimiento de ida y vuelta entre dos poleas. En su recorrido el cable es guiado por tambores giratorios. El cable proporciona tracción para el arrastre de convoyes de vagones a través de una cadena en el primero de los vagones que se sujetaba al cable.
Error en la cita: La etiqueta <ref> en las <references> tiene un conflicto con el grupo «».

Referencias[editar]

  1. Clemencín y Buitrago, 1900, p. 12.
  2. «Plano de la villa de Mieres de 1893». Archivo Municipal de Mieres. 1893. Archivado desde el original el 14 de septiembre de 2011. Consultado el 30 de julio de 2007. 
  3. Pistono Favero, Jorge; Burgos Fernández, Ernesto (2003). «Influencia del ferrocarril en el ordenamiento urbano. Asturias: Mieresy los ferrocarriles mineros». Comunicaciones del III Congreso de Historia Ferroviaria "Siglo y medio de ferrocarri en Asturias" (Gijón). 
  4. Mañana Vázquez, 2008, p. 144.
  5. Mañana Vázquez, 2008, p. 146.
  6. Mañana Vázquez, 2008, p. 165.
  7. Mañana Vázquez, 2008, p. 166.
  8. «PREGUNTA. Anuncio de cierre del Pozo Barredo de la Empresa HUNOSA. Presentada por don Horacio Fernández Inguanzo». Boletín Oficial de las Cortes Generales - Congreso de los Diputados - I Legislatura (Madrid: Congreso de los Diputados). Serie F: Preguntas con respuesta escrita (1688-I): 3367-3371. 24 de marzo de 1981. Consultado el 20 de junio de 2009. 
  9. «Existe la posibilidad de cierre total o parcial de «HUNOSA», afirma su presidente». El Comercio. 12 de diciembre de 1980. p. 40. 
  10. Vaquero, José Manuel (4 de marzo de 1981). «Hunosa inicia las obras de reprofundización del pozo "Barredo"». El País. Consultado el 3 de septiembre de 2020. 
  11. Fernández, Saúl (22 de octubre de 2006). La marcha de hierro y el encierro del pozo Barredo marcan el fin de una forma de hacer sindicalismo (Rubén Vega). La Nueva España. 
  12. «Normalidad en el pozo Barredo, aunque existe malestar entre los trabajadores por los nuevos destinos». El Comercio. 1 de octubre de 1993. 
  13. «Breves: Barredo». El Comercio. 4 de junio de 1994. 
  14. «Normalidad en el pozo Barredo, aunque existe malestar entre los trabajadores por los nuevos destinos». El Comercio. 3 de junio de 1994. 
  15. «Nota de prensa sobre los Acuerdo del Consejo de Gobierno del 14 de febrero de 2007». Consejería de Presidencia del Gobierno del Principado de Asturias. 14 de julio de 2007. Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2007. Consultado el 30 de julio de 2007. 
  16. *Montañés, David (3 de mayo de 2008). Los vándalos asaltan el emblemático Grupo Mariana, patrimonio histórico. La Nueva España. Consultado el 21 de junio de 2009. 

Bibliografía[editar]

  • Anes Álvarez de Castrillón, Rafael (1997). Asturias, fuente de energía. El carbón asturiano en la economía española. Llanera: Ediciones Nobel. ISBN 84-87531-98-9. 
  • Mañana Vázquez, Ramón (2006). Jerónimo Ibrán y Mulá (1842-1910). Oviedo: KRK Ediciones. ISBN 84-96476-90-1. 
  • Olariaga, Luis (1925). La crisis hullera en España. Madrid: Talleres Voluntad. 
  • «Instalaciones nuevas. Grupo «Barredos»(sic).- Sociedad «Fábrica de Mieres»». Revista Industrial-Minera Asturiana (203). 16 de octubre de 1923. ISSN 9957-6570. 
  • Montañés, Saúl (21 de abril de 2007). Barredo, el último fuerte minero. La Nueva España. Consultado el 31 de julio de 2007.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  • Álvarez Areces, Miguel Ángel; Fernández Gutiérrez, María Fernanda. «Castilletes y torres de extracción del Concejo de Mieres. Hitos de la industria minera». En Junta de Andalucía. Consejería de Cultura. Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico y Editorial Comares, ed. Preservación de la Arquitectura Industrial en Iberoamérica y España. Junta de Andalucía. Consejería de Cultura. Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. pp. 222-237. ISBN 84-8266-182-5. 
  • Mañana Vázquez, Ramón (2008). Crónica de Fábrica de Mieres S.A. (1879-1967). Oviedo: KRK Ediciones. ISBN 9788483671108. 
  • Vega Álvarez, José Antonio (2017). Historia de Fábrica de Mieres. Oviedo: Hifer Editor. ISBN 9788417130206. 
  • Clemencín, Perfecto María; Buitrago, Jesús (1900). Adelantos de la siderúrgia y de los transportes mineros en el norte de España. Madrid. 

Enlaces externos[editar]