Pneuma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Pneuma (πνεῦμα) es una palabra del griego antiguo que inicialmente significa "respiración", y que en contextos religiosos pasa a significar "espíritu" (spiritus en latín); concepto equivalente o diferenciado, según el caso, al de "alma" (ψυχή psique en griego -que inicialmente significaba "aliento de vida"-,[1]anima en latín), y en cualquier caso diferenciado o incluso opuesto al de "cuerpo" (σὠμα soma en griego, corpus en latín).[2][3]

Se emplea con distintos significados en los escritos médicos y filosóficos de la Antigüedad clásica, particularmente en su concepto fisiológico, y en las traducciones bíblicas de palabras hebreas como nefesh, ruaj y neshamá (en cambio basar, "cuerpo informado por un alma", habitualmente se traduce por "carne").[4]

Antigüedad clásica[editar]

Presocráticos[editar]

Pneuma ("aire en movimiento, respiración, viento") es equivalente en el monismo material[5]​ de Anaxímenes de Mileto a aer (ἀήρ, "aire") como el elemento que originó todo lo demás. Este uso es el primero que se hace del término en filosofía.[6]​ Una cita de Anaxímenes observa que "así como nuestra alma (psyche), siendo aire (aer), nos mantiene juntos, así la respiración (pneuma) y el aire (aer) abarcan el mundo entero". En este uso temprano, aer y pneuma son sinónimos.[7]

Teoría médica griega antigua[editar]

En la medicina griega antigua, pneuma es la forma en que circula el elemento aire, necesario para el funcionamiento sistémico de los órganos vitales. Es la materia que sostiene la conciencia en un cuerpo. Según Diocles de Caristo y Praxágoras, el "pneuma psíquico" media entre el corazón, concebido como sede de la mente, y el cerebro.[8]

Los discípulos de Hipócrates explicaron el mantenimiento del calor vital[9]​ como la función de la respiración dentro del organismo. Hcia el 300 a. C., Praxágoras descubrió la distinción entre las arterias y las venas. Como quiera que en el cadáver las arterias están vacías, a la luz de estos preconceptos fueron declaradas como las vías para el transporte del pneuma a las distintas partes del cuerpo. Una generación más tarde, Erasístrato convirtió estas ideas en base de una nueva teoría de la enfermedad y su tratamiento. El pneuma, inhalado del aire exterior, se desplaza a través de las arterias hasta que alcanza los distintos centros, especialmente el cerebro y el corazón, y allí causa el pensamiento y el movimiento orgánico.[10]

Aristóteles[editar]

El pneuma symphyton ("pneuma connato" o "congénito") de Aristóteles (Sobre la respiración[11]​ -Περὶ πνεύματος Peri neúmatos en griego, De spiritu en latín-) es el "aire" móvil y cálido que en el esperma transmite la capacidad para la locomoción y ciertas sensaciones a la descendencia. Estos movimientos derivan del alma (psique) de los padres y son encarnados por el pneuma como una sustancia material en el semen. El pneuma aristotélico es necesario para la vida, y como en la teoría médica se le involucra en el "calor vital", pero se le define de una forma menos precisa y extensa que al de los estoicos.[1]

Estoicismo[editar]

[12]

[13]

En el estoicismo, pneuma es el concepto de "aliento de vida", una mezcla del elemento aire (en movimiento) y el elemento fuego (como calor).[14]​ Para los estoicos, pneuma es el principio activo, generativo, que organiza tanto al individuo como al cosmos.[15]​ En su más alta forma, pneuma constituye el alma humana (psychê), que es un fragmento del pneuma que es el alma de Dios (Zeus). Como una fuerza que estructura la materia, existe en los objetos inanimados.[16]​ En su Introducción (1964) a las Meditaciones de Marco Aurelio, el sacerdote anglicano Maxwell Staniforth atribuye a Cleantes, quien desearía dar un significado más explícito al "fuego creativo" de Zenón, ser el primero en utilizar el término pneuma (spiritus) para describirlo. Como el fuego, este "espíritu inteligente" se imaginaba como una tenue sustancia parecida al aire común o a la respiración, pero que esencialmente posee la cualidad del calor; es inmanente en el universo como Dios, y en el hombre como alma y principio que da la vida.[17]

Judaísmo y cristianismo[editar]

[18]

En el uso que le da al término griego el judaísmo y el cristianismo (traducción helenística de la Biblia hebrea -lladada Septuaginta- y el Nuevo Testamento, en su mayor parte escrito directamente en griego), pneuma es equivalente a "espíritu"; aunque no siempre: así por ejemplo, en las traducciones de Juan 3:5-8, pneuma se traduce, según el contexto, por "viento" o por "espíritu" (wind, spirit -en la clásica traducción inglesa de la King James-):

5 Jesús le respondió [a Nicodemo ]: «Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.

6 Lo que nace de la carne es carne, lo que nace de Espíritu es espíritu.

7 No te extrañes de que te haya dicho: «Ustedes tienen que renacer de lo alto».

8 El viento sopla donde quiere: tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Lo mismo sucede con todo el que ha nacido del Espíritu»[19]

En la primera aparición del término en la Biblia (Génesis, 1,2), las traducciones son muy diversas:[20]

La tierra era algo informe y vacío, las tinieblas cubrían el abismo, y el soplo de Dios se cernía sobre las aguas. (Web del Vaticano)[21]

Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.(Reina-Valera 1960)[22]

la tierra era una masa caótica y las tinieblas cubrían el abismo, mientras un viento impetuoso sacudía la superficie de las aguas. (La Palabra, 2010)[23]

Las expresiones traducidas como Espíritu Santo (Hagios Pneumatos) y Espíritu de Dios (pneuma ho Theos) fueron particularmente debatidas en las polémicas teológicas.[24]

La diferenciación o identificación entre los conceptos de alma y espíritu enfrenta a dicotomistas y tricotomistas, y la de ambos con el de cuerpo, con los monistas.[25]

Renacimiento[editar]

El término reaparece en autores renacentistas de creencias mágicas y ocultistas, como Agripa de Nettesheim, Paracelso y Giordano Bruno, quienes entienden el pneuma como el instrumento del que se sirve la divinidad para influir sobre las acciones humanas.[26]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. a b Furley, D.J. (1999). From Aristotle to Augustine. History of Philosophy. Routledge. p. 29. ISBN 978-0-415-06002-8. LCCN 98008543. 
  2. Entry πνεῦμα, in Liddell-Scott-Jones, A Greek–English Lexicon, online version.
  3. See pp.190, 195, 205 of François, Alexandre (2008), «Semantic maps and the typology of colexification: Intertwining polysemous networks across languages», en Vanhove, Martine, From Polysemy to Semantic change: Towards a Typology of Lexical Semantic Associations, Studies in Language Companion Series 106, Amsterdam, New York: Benjamins, pp. 163-215 .
  4. Ruaj, en Wikcionario - tora.org - monografias.comLeon Dujovne, El judaísmo como cultura - Jenni, Gesenius y otros, fuentes citadas en de:Ruach (ruach) - Davidson, fuente citada en en:Nephesh (nephesh) - Olitzky, fuente citada en en:Nishmat (nishmat) - DeGruyter, fuente citada en en:Flesh (theology).
  5. Curd, Lindberg, fuentes citadas en en:material monism
  6. Silvia Benso, "The Breathing of the Air: Presocratic Echoes in Levinas," in Levinas and the Ancients (Indiana University Press, 2008), p. 13.
  7. Benso, "The Breathing of the Air," p. 14. ("just as our soul (psyche), being air (aer), holds us together, so do breath (pneuma) and air (aer) encompass the whole world.")
  8. Philip J. van der Eijk, "The Heart, the Brain, the Blood and the pneuma: Hippocrates, Diocles and Aristotle on the Location of Cognitive Processes," in Medicine and Philosophy in Classical Antiquity: Doctors and Philosophers on Nature, Soul, Health and Disease (Cambridge University Press, 2005), pp. 131–132 et passim. ISBN 0-521-81800-1
  9. Solsmen, Friedrich (1957). "The Vital Heat, The Inborn Pneuma, and the Aether". The Journal of Hellenic Studies. 77 Fuente citada en en:vital heat
  10. Furianus, Roselli, Bos y otros, fuentes citadas en en:On Breath
  11. Routledge, Sedley, Sellars y otros, fuentes citadas en en:Pneuma (Stoic)
  12. Robert Drew, fuente citada en en:Stoic physics
  13. "Stoicism," Routledge Encyclopedia of Philosophy (Taylor & Francis, 1998), p. 145.
  14. David Sedley, "Stoic Physics and Metaphysics," The Cambridge History of Hellenistic Philosophy, p. 388.
  15. John Sellars, Stoicism (University of California Press, 2006), pp. 98-104.
  16. Cleanthes, wishing to give more explicit meaning to Zeno's 'creative fire', had been the first to hit upon the term pneuma, or 'spirit', to describe it. Like fire, this intelligent 'spirit' was imagined as a tenuous substance akin to a current of air or breath, but essentially possessing the quality of warmth; it was immanent in the universe as God, and in man as the soul and life-giving principle. Marcus Aurelius (1964). Meditations. London: Penguin Books. p. 25. ISBN 0-14044140-9. 
  17. Tabor, Thomson, Exegetical Dictionary..., Neyrey y otros, fuentes citadas en en:Soul in the Bible
  18. la Biblia de la web del Vaticano. Pueden verse otras traducciones en Bible Gateway, como ésta (Reina-Valera 1960): 5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. 8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.
  19. Bible Gateway
  20. vat., op. cit.
  21. RV, op. cit.
  22. BLP
  23. Enciclopedia Católica - Espíritu Santo - Espíritu
  24. Teología sistemática - Introduccion a la Teologia Cristiana
    • Maria Di Pasquale Barbanti, Ochema-pneuma e phantasia nel neoplatonismo: aspetti psicologici e prospettive religiose, Catania, CUECM, 1998.
    • Bruno Moriconi, Lo Spirito e le chiese: saggio sul termine "Pneuma" nel libro dell'Apocalisse, Volume 3 di Studia theologica-Teresianum, Edizioni del Teresianum, 1983.
    • Gérard Verbeke, L'Evolution de la doctrine du Pneuma du Stoicisme à S. Augustin, Parigi, Desclée de Brouwer, 1945 (ristampa: New York, Garland, 1987).
  25. Salmon, fuente citada en en:Pneumatic (Gnosticism)
  26. Freke, fuente citada en en:Hylics
  27. Aune, Van der Toorn y otros, fuentes citadas en en:unclean spirit
  28. en:''Pneuma'' (journal)
  29. Lowry, 2017: A certain theologian (baʿḍ al-mutakallimīn) was asked in my presence about the meanings of the words nafs and rūḥ to which he gave the answers: nafas (breath) and rīḥ (wind), respectively. “Based on what you say,” the theologian's interlocutor commented, “every time a person breathes (tanaffasa) his soul (nafs) ... Chittik, 2001: The term employed, nafs, is usually translated in philosophical texts as “soul," but in Arabic the word is the reflexive pronoun, corresponding exactly with English self. Thus we have the plant, animal, and human selves, or souls. This soul is also called a “spirit" (rish), that is, an invisible, life-giving force that allows things to move and ... Knappert, 1971: The word used for soul in Swahili Islamic literature, is nafusi or ruhu. Nafusi is related to nafsi 'person' and indicates the soul as ... Nurdeen y otros, fuentes citadas en en:Nafs

Enlaces externos[editar]