Placentofagia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Una cabra recién parida comiendo el saco amniótico

Placentofagia es el término usado para describir el comportamiento, frecuente entre los mamíferos, de comer la placenta y otros restos después del parto.

Al comerla, la madre elimina la mayor parte de los restos que pueden atraer depredadores al nido o el lugar del parto, así como infecciones si ésta se descompone, y minimiza los indicios de la presencia de las crías, en defensa de los depredadores. La mayoría de mamíferos placentarios practican la placentofagia, incluyendo a los herbívoros. Se ha observado en casi todos los órdenes: insectívoros, roedores, quirópteros, lagomorfos, carnívoros, perisodáctilos, artiodáctilos y en primates. Las excepciones son los cetáceos, algunos carnívoros como los pinnípedos, y también el camello. Los marsupiales no pueden ingerir la placenta, pero lamen vigorosamente los fluidos de parto cuando son excretados.

La placenta y el líquido amniótico contienen una molécula llamada POEF, Placental Opioid-Enhancing Factor, (factor placentario de refuerzo opioide) que actúa como agonista de los receptores opioides, aumentando la analgesia. Fue identificado en 1986 por el psicobiólogo Mark Kristal en ratas, y se discute su papel como analgésico natural durante el parto. Se ha investigado si está presente en más especies.[1]

Placentofagia humana[editar]

Aunque la placenta es reverenciada en muchas culturas, muy pocas acostumbran comerla. Recientemente algunos grupos que reivindican la vuelta a lo natural, incluyendo lo relativo al embarazo y al parto recomiendan a las madres comerla, argumentando que ayudaría a prevenir la depresión postparto y los dolores por su contenido en prostaglandinas. Nada de esto se sostiene por evidencia: la placenta, una vez ha cumplido su objeto fisiológico, es un órgano residual, y como otros residuos orgánicos, manipularlo o consumirlo entraña riesgos si la madre sufre alguna enfermedad infectocontagiosa, como el SIDA por VIH o las hepatitis víricas.

La placenta humana también ha sido usada como ingrediente en la medicina china tradicional (Placenta hominis, en mandarín: Zǐhéchē, tradicional: 紫河車, simplificado: 紫河车).

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. «Placental opioid-enhancing factor (POEF): Generalizability of effects». Physiology & Behavior (en inglés) 50 (5): 933-940. 1 de noviembre de 1991. ISSN 0031-9384. doi:10.1016/0031-9384(91)90417-M. Consultado el 8 de diciembre de 2018.