Pichanga (plato)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La pichanga es un picadillo que puede ser frío o caliente que se vende en comercios de cecinas (o embutidos) y fiambres en Chile. Sus ingredientes son diferentes según sea fría o caliente.

La pichanga fría está compuesta por fiambres varios, como jamón, salame y derivados del cerdo, con pepinillos, zanahorias, cebollas perlas o en escabeche. Nace de usar los restos de los embutidos de cecinas cuando por su tamaño ya no eran vendibles o rebanables, los carniceros o cocineros entonces los picaban en cuadritos y mezclaban con otros ingredientes y los ponían a la venta para ser consumidas directamente o picando (de ahí el nombre pichanga) con tenedores o brochetas. En todas los lugares que vendan cecinas o fiambres se puede encontrar una fuente con pichanga la cual sin importar el valor individual de los ingredientes se venden por peso. No es recomendable su consumo sin asegurarse previamente de su fecha de vencimiento, ya que al tener estos componentes surtidos puede ocasionar trastornos estomacales.

Pichanga caliente del restaurante Don Hugo, en Concepción, Chile.


La pichanga caliente, dada la similitud de algunos ingredientes se suele confundir con la chorrillana, pero en realidad es un plato diferente. La versión caliente de este plato se compone de papas fritas cortadas al hilo, carne de vacuno picada, salchichas rebanadas, queso derretido, huevo duro, tomate, palta y otros vegetales, como betarraga; a menudo puede llevar pepinillos rebanados y escabeche. Es un plato hipercalorico y produce mucha sed, por lo que es recomendable hidratarse al menos durante las cinco horas siguientes a su ingestión.

Comúnmente se acostumbra a consumir pichanga en grupos de amigos mientras se comparte con una bebida alcohólica o no alcohólica.