Pedro María Anaya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gral. Pedro María Anaya
Anaya.jpg

Seal of the Government of Mexico.svg
Presidente Provisional de los Estados Unidos Mexicanos
2 de abril-20 de mayo de 1847
Predecesor Antonio López de Santa Anna
Sucesor Antonio López de Santa Anna

Presidente de México
13 de noviembre de 1847-8 de enero de 1848
Predecesor Manuel de la Peña y Peña
Sucesor Manuel de la Peña y Peña

Gobernador del Distrito Federal
10 de julio de 1849-2 de enero de 1850
Predecesor Pedro Torrin
Sucesor Miguel María de Azcarate

Datos personales
Nacimiento 20 de mayo de 1795
Flag of Cross of Burgundy.svg Huichapan, Virreinato de Nueva España
Fallecimiento 21 de marzo de 1854 (59 años)
Bandera de México Villa de Azcapotzalco, México
Partido Liberal
Profesión Militar
Ocupación Político
[editar datos en Wikidata]

Pedro María Bernardino Anaya Álvarez fue un militar mexicano. Nació en Huichapan (Hidalgo) el 20 de mayo de 1795, hijo de Pedro José Anaya y Maldonado y María Antonia de Álvarez, ambos españoles; murió en la ciudad de México en 1854.

Inicios en el ejército[editar]

Su servicio militar empezó a los 16 años. Participó en todas las contiendas intestinas ocurridas en el país, además de defender el territorio nacional en el intento de reconquista español de 1829.

Participó apoyando movimientos independentistas en Centroamérica.[1] En 1821 se adhirió al Plan de Iguala.

Los vaivenes políticos lo dejaron sin empleo y al borde de la miseria desde la segunda mitad de la década de 1830 hasta 1845, cuando su amigo y antiguo compañero de armas José Joaquín de Herrera llegó a la presidencia y lo nombró secretario de Guerra y Marina, cargo que desempeñó por muy poco tiempo, pero que le permitío salir de la oscura posición en que se encontraba. Después ocupó un escaño en la Cámara de Diputados.

Presidente interino[editar]

Durante la Intervención estadounidense en México, el general Pedro María Anaya era presidente del Congreso y su actuación al principio de la guerra fue incierta y vacilante, hasta que fue nombrado presidente interino de la República en sustitución de Antonio López de Santa Anna.

Como presidente hizo enormes esfuerzos para conseguir fondos para el ejército, organizó nuevas corporaciones militares y trató de unir la voluntad nacional en defensa de la Patria. Pero después de la derrota de Cerro Gordo, en Veracruz. Santa Anna regresó a México a hacerse cargo de la conducción de la República y a dirigir la defensa de la capital, por lo que el general Anaya recibió el mando de dos batallones que debían de defender el Convento de Churubusco.

Primera Intervención Estadounidense: La defensa del Convento de Churubusco[editar]

Correspondió a su persona combatir a los invasores en el convento de Churubusco, defendiéndolo en la Batalla de Churubusco, que hoy es el Museo Nacional de las Intervenciones. En la defensa de este bastión, localizado en el sur del Distrito Federal, fue apoyado por el Batallón de San Patricio, formado por irlandeses católicos desertores de las filas estadounidenses. Defendido a sangre y fuego, con lo que tuvo y pudo, originó pérdidas importantes al ejército invasor y después de una heroica resistencia, dado que al terminarse el armamento se vieron obligados los mexicanos y sus aliados irlandeses a luchar hasta con sus puños y bayonetas. Y después de una heroica resistencia, cuando entraron las tropas estadounidenses, al mando del general Twiggs quién le preguntó al General Anaya en donde estaban las armas, pertrechos, municiones, a lo cual el general le contestó: "¡Sí hubiera parque, no estaría usted aquí!" frase célebre que es más recordada que el personaje mismo.

Fue capturado y vió el final de la guerra como prisionero de los estadounidenses y posteriormente liberado. Más tarde volvió a ocupar interinamente la presidencia de México entre 1847 y 1848, Murió en 1854 dejando a manera de herencia aquella famosa frase.

Legado[editar]

  • Hay hombres que son recordados por una acción, por un día de su vida o, como en el caso del General Pedro María Anaya: por una frase.
  • Existen calles, colonias y escuelas con su nombre.

Referencias[editar]

  1. Manzano, T. (¿1931?). Pequeñas biografías de hidalguenses distinguidos. Tomo I. "Vida: Revista Hidalguense de Cultura". Pachuca, Hgo., México.