Pastor Ille Caelestis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Bula Pastor Ille Caelestis fue publicada el 21 de julio de 1512 por el Papa Julio II, a petición de Fernando II "El Católico", para dar cobertura a su conquista de Navarra. Durante todo el año anterior, Luis XII de Francia y el Emperador Maximiliano habían intentado sin éxito que los reyes de Navarra abandonaran su posición neutral en el conflicto que enfrentaba a aquellos con España (Castilla y Aragón) y la Santa Sede. En la primavera de ese año, muerto Gastón de Foix el 11 de abril en la batalla de Rávena, cuyos discutidos derechos habían servido al rey francés para presionar a Navarra, la situación cambia ya que la depositaria de esos derechos pasaba a ser la hermana de Gastón, Germana de Foix y, en la práctica, su marido: Fernando el Católico. Se produce entonces un acercamiento entre el rey francés y los navarros, que intentan firmar tratados defensivos con Francia y España que aseguren su neutralidad. Fernando, (ver José María Lacarra Historia Política del Reino de Navarra, tomo III, pág. 425), insiste ante el Papa en el peligro que supone para su propia seguridad una alianza entre los reyes de Francia y de Navarra, y se presenta como defensor de la Santa Sede. Se dirige al Papa para que le envíe dos Bulas, una que conceda indulgencia plenaria a quienes tomen parte en la guerra y otra para publicar en Navarra y el Bearn (confederado con Navarra por entonces), excomulgando a quienes ayuden al rey de Francia.

A pesar de las presiones diplomáticas de Fernando y de ser un pontífice favorable al Rey Católico, el Papa Julio II se resistió a complacerle (José María Lacarra op. cit. volumen III, pág. 426):

Mientras tanto Fernando seguía apremiando a su embajador en Roma para que se le envíen los breves y bulas pedidos, pues mientras ellos hacen la guerra, el Papa no le ayuda con las armas espirituales "que no le cuestan sino pergamino y tinta y son para justificar más la causa" [...] y si a pesar de todo se ligan con Luis XII, como se teme, entonces pide una bula para que sean excomulgados "con conminación de privarles de aquellos estados como si, dicho es, fuessen contra la Iglesia".

(José María Lacarra, Historia Política del Reino de Navarra)

Estos argumentos y otros los repite Fernando el 8 de junio, tres días después de lo anterior. El 13 de ese mes, las tropas del Duque de Alba llegan a Vitoria sin que en Navarra se haya tomado ninguna medida defensiva. El 20, Juan y Catalina de Navarra advertían a las Cortes de lo que se avecinaba, el 28 Fernando da un ultimátum para que se dé paso por Navarra -para atacar a Francia- a las tropas castellano-aragonesas e inglesas aliadas (lo que hubiera equivalido a romper la neutralidad), y los reyes de Navarra, vista la situación ya irreversible, tratan de firmar un tratado con el rey francés que mantenga la neutralidad pero asegure, en caso de conflicto, la ayuda francesa. Ese tratado se firma en Blois el 18 de julio, ocho días después de la primera acción bélica española en el interior de Navarra (10 de julio en Goizueta). Al día siguiente, las tropas del Duque de Alba entran en Navarra, precedidas de una campaña propagandística de Fernando que publica una versión del tratado con puntos ciertos, otros exagerados y otros más falsos, justificando su intervención. Las tropas inglesas del Marqués de Dorset, sin embargo, no intervienen, ya que en palabras de Lacarra "le repugnaba atacar Navarra". Las Cortes, sólo el 17 de julio habían aprobado un presupuesto extraordinario (créditos para la guerra), para armar un ejército.

Finalmente, el 21 de julio se publica la bula Pastor Ille Caelestis, que pudo llegar a manos de Fernando a finales de ese mes o principios del siguiente, con la intervención militar en marcha y cuando ya había caído Pamplona y más de medio reino. En ella no se excomulgaba a los reyes de Navarra; ni siquiera se nombra a Navarra. El interés principal del Papa era el rey Luis XII de Francia, cabeza del bando contrario en las guerras de Italia, pero para contentar a Fernando lanza una Bula genérica advirtiendo a los vascos y cántabros y gentes circunvecinas, que siempre fueron devotísimos de dicha Santa Sede, que se aparten de la alianza con cismáticos bajo pena de excomunión latae sententiae, en la que incurrirán [...] todos los que obraren en contra [...] pasados tres días a contar del día en que debe hacerse la publicación de las presentes en las Iglesias de Zaragoza, Calahorra, Burgos y Elna o en alguna de ellas.

Esta Bula, que no se manda publicar en Navarra por indicación expresa del Pontífice y en contra de los deseos transmitidos por Fernando, es la que éste hace llegar a Tudela en septiembre de 1512, cuando la ciudad es prácticamente el último punto de resistencia a la ocupación. El manifiesto que publica Fernando el 31 de julio, no hace aún mención a la bula, pero los argumentos que vendrán en ella los expone Fernando, junto con la mención al Tratado de alianza que había firmado con el Papa, lo que permite suponer que tenía como un conocimiento previo del contenido de la bula. Pero como dice María Puy Huici,

Las bulas no pudieron usarse para la conquista porque ésta se había realizado antes de que vinieran aquellas. Fernando, en las cartas viene a decir que con bulas o sin ellas entrará en Navarra.

(María Puy Huici Goñi, En torno a la conquista de Navarra)

Bibliografía[editar]

  • María Puy Huici Goñi (1993). En torno a la conquista de Navarra. I.G. Castuera. ISBN 84-604-5434-7. 
  • Pierre Boissonade (1981). La Conquista de Navarra (Título original: Histoire de la Réunion de la Navarre à la Castille). Editorial Mintzoa/Mintzoa Liburuak. ISBN 84-85891-00-7 Obra completa. 
  • Miguel de Orreaga (1978). Amayur: Navarra pierde su independencia. Editorial Auñamendi. ISBN 84-70250-144-9 Obra completa. 
  • Victor Pradera Larumbe (1922). Fernando el Católico y los falsarios de la Historia. Sucesores de Rivadeneyra (reeditado en 2003).