Partido Socialista de los Trabajadores (México)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Emblema PST Mexico.svg


El Partido Socialista de los Trabajadores de México (PST) fue un partido político mexicano que se autocolocaba dentreo de la izquierda, sin embargo el resto de los partidos de esta ala lo veían como pseudoizquierdista, o partido paraestatal.

Gracias a la Reforma política en México de 1977 consiguen registro los Partido Comunista Mexicano (PCM), Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y el PST. El PST fue fundado en 1975 y obtuvo su registro durante el 5 de septiembre de 1979. Tiene como antecedente la Reunión de Intercambio y Consulta, celebrada el 24 de febrero de 1973. Durante la LI Legislatura del Congreso de la Unión de México obtuvo la cantidad de 10 diputaciones.

Pierde su registro en 1985, posteriormente algunos de sus militantes forman el "Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional"

Por el PST desfilaron políticos de la talla de Roberto Jaramillo Flores, Rafael Aguilar Talamantes, Graco Ramírez Garrido Abreu, Pedro Ettiene Llano, Jorge Amador Amador, Carlos Navarrete Ruiz, Jesús Ortega Martínez, Miguel Alonso Raya, María Mercedes Maciel Ortiz y Antonio Ortega Martínez.

Historia[editar]

A principios de la década de los setenta (noviembre de 1971) un grupo de luchadores políticos y sociales se dio a la tarea de construir una organización política que nació a la vida como Comité Nacional de Auscultación y Consulta (CNAC). Esta organización al poco tiempo evolucionó denominándose entonces Comité Nacional de Auscultación y Organización (CNAO). De ese embrión que al paso de los meses se contaminó por las actitudes y métodos personalistas, protagónicos y autoritarios de algunos de sus principales dirigentes, siendo incapaz la dirigencia de formular una plataforma mínima de principios que diera lugar a una formación política superior: un partido de izquierda socialista. A principios de 1973, se retiró un buen número de sus integrantes, siendo los primeros en retirarse del proyecto: Rafael Ignacio Aguilar Talamantes, Jorge Abaroa Corona, Graco Ramírez Garrido Abreu, Rafael Fernández Thomas, Juan Ignacio del Valle, Teresa Beckman, José Pérez Moreno y Maria Amparo Castro. De ese modo, con la intención de canalizar adecuadamente sus inquietudes políticas, este pequeño grupo de ciudadanos deseosos de aportar sus mejores esfuerzos a la transformación revolucionaria de México, se dio a la tarea de organizarse conscientemente realizando sus asambleas en el Monumento a la Revolución ante la tumba del General Lázaro Cárdenas, en condiciones precarias pero con el ánimo y el entusiasmo desbordado y con el dinamismo propio de su juventud, con la idea concreta de construir desde la profunda retaguardia del pueblo un nuevo partido, un partido revolucionario, un partido de los trabajadores, organizándose en un Partido Socialista, un partido fuertemente organizado, unido bajo una ideología común, con disciplina y un centro único de gobierno y de mando. Un Partido Socialista que se contrapusiera a los cuatro partidos existentes en el universo político de aquellos años: PRI, PAN, PPS y PARM. Con el pensamiento firme en organizar un partido socialista que respondiera positivamente a las necesidades y preocupaciones del pueblo, a sus anhelos y aspiraciones más sentidas en un país típicamente capitalista dependiente del imperialismo norteamericano, de economía crecientemente monopólica y en crecimiento ya con la política del crecimiento compartido gubernamental en marcha, expresado en una mayor intervención del Estado en la vida económica, con un desarrollo considerable de sus fuerzas productivas con una industria en desarrollo y expansión, que, en términos marxistas estaba generando las condiciones objetivas para la transformación revolucionaria, destacando entre ellas, el mayor peso histórico, político y social de la clase obrera en proceso de maduración junto al despertar del campesinado y la lucha de ambos sectores por sus reivindicaciones económicas y sociales, abonaba el terreno para el surgimiento de nuevos partidos, sobre todo de orientación socialista.Después de efectuar un estudio y análisis a fondo de las condiciones económicas, políticas y sociales de México, de caracterizar acertadamente el momento político y sus principales rasgos, las posibilidades y capacidad de la masa trabajadora para protagonizar el cambio, guiados por su sagacidad e instinto revolucionario se llega a la conclusión de que el país estaba en los umbrales de una crisis económica, el desgaste de la relación entre el gobierno y la gran burguesía por la política de reformas seguida y la apertura democrática par recuperar base social y el deterioro creciente de las condiciones de vida del pueblo que aumentaban la insurgencia sindical. El 25 de marzo de 1973, con el objetivo de formar un partido que agrupe a los trabajadores y los lleve al socialismo por la vía constitucional, se hizo público el llamado a la organización del Partido Socialista de los Trabajadores (PST), guiados por la consigna ¡Organicemos el Partido Socialista de los Trabajadores!, aprobada en la Primera Reunión de Intercambio y Consulta, convocada por los compañeros que asumieron la responsabilidad histórica de organizar el partido luego de haberse separado un mes antes del CNAC-CNAO.Por eso, la primera tarea que se abordó fue localizar los elementos fundamentales de la línea política resolviendo los siguientes cuestionamientos: ¿Por qué luchamos, por el socialismo; ¿Cuál es la principal fuerza de clase capaz de transformar a la sociedad mexicana para conducir al país al socialismo?, la clase obrera que en esos años había alcanzado un gran desarrollo y; ¿Cuál es el enemigo principal, la fuerza que principalmente se opone a que la clase obrera camine rumbo hacia el socialismo?: El imperialismo norteamericano y la gran burguesía interna. Eso, determinando también cuales son los principales aliados de la clase obrera y sus principales enemigos. Obviamente, al resolver esos cuestionamientos y una vez elaborada su línea política, estratégica y táctica, se planteó la tarea de la construcción del partido como la tarea más revolucionaria de todas en ese momento, edificar al PST como un instrumento superior de lucha y de organización que fuera capaz de llevara la práctica esa línea estratégica. Conscientes de que habían madurado en el seno de la sociedad mexicana las condiciones políticas-materiales para arribar al socialismo. De que existía una clase obrera en franco proceso de maduración, existiendo también condiciones sociales políticas y económicas, así como toda una historia llena de contenido, de insurgencia popular, de instituciones que facilitaban enormemente el establecer con toda claridad el tránsito hacia el socialismo en México. El objetivo estratégico final fue la construcción del socialismo en México partiendo del análisis del marco histórico que condujo al PST a proponerse inicialmente la conquista de un gobierno de tipo popular revolucionario, es decir, el gobierno de transición al socialismo. Sin embargo, los pesetistas eran conscientes también de que no existía el partido que luchara por el socialismo cuyas filas estuvieran principalmente nutridas por trabajadores, que tuviera una estrategia y una táctica clara, y que lograra desarrollar en su seno, políticos proletarios más hábiles que los políticos burgueses. Y esa deficiencia exigía ser resuelta. El documento que convocó a la Primera Reunión Nacional de Intercambio y Consulta de marzo de 1973 afirmaba que “…era necesario impulsar la creación de un nuevo partido político nacional, con un mínimo de cohesión ideológica”,

Candidatos a la Presidencia de la República[editar]


Bibliografía[editar]

  • EdeM (1985). Todo México: compendio enciclopédico 1985 (Enciclopedia de México edición). México. ISBN 9687167033.