Paz de Zanjón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Pacto de Zanjón»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Se conoce como Paz de Zanjón o Pacto de Zanjón al documento que establece la capitulación del Ejercito Libertador cubano frente a las tropas españolas, poniendo fin a la llamada Guerra de los Diez Años (1868-1878). Este acuerdo no garantizaba ninguno de los dos objetivos fundamentales de dicha guerra: la independencia de Cuba, y la abolición de la esclavitud.

Causas de la capitulación[editar]

Las causas del fracaso se debieron fundamentalmente a la falta de unidad, crisis interna conocida por ¨Quiebra de la unidad¨ dentro de los aparatos de dirección independentista (gobierno, ejército, exilio) en diferentes frentes de lucha.

División de los patriotas en el exilio[editar]

Antes del estallido de la guerra del 68, en el territorio de EUA existía desde décadas atrás, una emigración insular que había atravesado por los vaivenes ideológicos anexionista y reformistas. El presidente Carlos Manuel de céspedes designo en 1869 un Agente en el exterior quien entro en contacto con miembros prominentes de la burguesía esclavista occidental s, siendo desplazado por sus dirigentes Miguel Aldama y José Morales Lemus quienes utilizaron los canales de la labor de la emigración en función de los intereses de clase de su grupo social, entorpeciendo cualquier apoyo a la guerra de independencia. Céspedes envió un nuevo agente el mayor general Gonzalo de Quesada en 1870, lo que determino la división del grupo dirigente emigrado en dos grandes sectores, los Aldamistas y Quesadistas. El enfrentamiento continuo de ambos sectores, provoco la desvinculación de su verdadera proyección histórica, la ayuda a la revolución en Cuba. Tras la deposición de céspedes, el nuevo presidente Salvador Cisneros Betancourt designo como su agente en el exterior a Miguel Aldama de tendencia oportunista y contrarrevolucionaria, sin hacer grandes avances en enviar expediciones, las cuales llegaron a ser nulas.

División en el Gobierno de la República de Cuba en Armas[editar]

El 10 de Abril de 1869 en la Asamblea de Guáimaro es elegido presidente Carlos Manuel de Céspedes, el único patriota que tenía una alta madurez política y una visión más amplia y clara del proceso revolucionario iniciado el 10 de octubre. Las decisiones radicales de Céspedes entraron en contradicción con los intereses de clase de un grupo de terratenientes camagüeyanos pertenecientes al gobierno, y estos prepararon una conjura dirigidos por Salvador Cisneros Betancourt presidente de la cámara, y depusieron a Céspedes en 1873. A partir de este hecho, surgió una agrupación llamada Los Hermanos del Silencio, Cespedistas, que emplearían la resistencia cívica contra los que depusieron a Céspedes.

División entre el Gobierno y el Ejercito Libertador[editar]

La forma de gobierno aprobada en la Asamblea de Guáimaro, no era la idónea, es decir, una institución civil controlando a la institución militar(ejercito libertador),luego de la deposición de Céspedes, esta contradicción se agravo y provoco una serie de sediciones por parte de fuerzas del ejército libertador contra el gobierno como:

  • (1875) Sedición de lagunas de Varona liderada por el Mayor General Vicente García que logro la deposición de Salvador Cisneros Betancourt.
  • (1877) Sedición de Santa Rita apoyada por el Mayor General Vicente García.
  • (1877)La creación del Cantón Independiente de Holguín con gobierno propio

Por último, el gobierno inicio las gestiones de paz sin contar con la aprobación de todo el ejército libertador.

División dentro del Ejército Libertador[editar]

El ejército libertador estaba compuesto por dirigentes y soldados sin experiencia militar, ni madurez política. Una medida acertada de Céspedes fue colocar jefes militares con experiencia (mayoría extranjeros, como los hermanos Cavada, los Marcano, Máximo Gómez, Modesto Díaz, Tomas Jordán, Carlos Roloff, etc.) en mandos militares y como asesores de los jefes cubano sin experiencia. Otras tendencias que afectaron la disciplina y el orden fueron el regionalismo (tropas identificadas con su localidad) y el caudillismo (tropas adictas a un jefe local), las cuales junto a las sediciones contra el gobierno, provocaron la paralización o fracaso de operaciones militares, como la campaña de las Villas y la invasión al occidente , donde no llegaron los refuerzos necesarios, y los generales Máximo Gómez y Antonio Maceo no eran aceptados por los villaclareños influenciados por una sociedad secreta llamada Unidad Republicana.

Dentro del ejército libertador se fomento el sentimiento de capitulación de jefes y oficiales que debilitaron aun más la moral y disciplina, y que aceptaron con facilidad el pacto del Zanjón.

Otras causas del fracaso de la guerra del 68 están relacionadas con la falta de recursos para continuar la guerra, la campaña pacificadora del capitán General Arsenio Martínez Campos y la oposición sistemática del Gobierno de EUA al ejército libertador, y su apoyo a España.

Pacto del Zanjon[editar]

El 19 de octubre de 1877 cae prisionero Don Tomás Estrada Palma, presidente de la República en Armas. De acuerdo al reglamento vigente, el puesto es ocupado por Francisco Javier de Céspedes, quién a su vez fue sustituido por el general Vicente García. Es en este contexto que los jefes militares de la provincia de Camagüey solicitan al general español Arsenio Martínez Campos, una tregua para reorganizarse y continuar la guerra. Pero ya dentro de la Cámara de Representantes se había extendido el escepticismo, y algunos habían perdido la fe en el triunfo. Se procedió a la derogación del decreto Spotorno, que prohibía todo tipo de negociaciones con el enemigo, y el 21 de diciembre, en una reunión con los mandos españoles se acuerda una tregua.

Después de estas negociaciones, Vicente García asume el cargo de presidente de la República en Armas el 15 de enero de 1878. Se trasalada a Camagüey y el 7 de febrero sostiene un encuentro secreto con el general Arsenio Martínez Campos, donde acuerdan realizar una reunión de consulta al pueblo cubano para decidir si se aceptaba la paz sin independencia. La mayoría de los combatientes, desilusionados, decidió suspender las hostilidades. La Cámara de Representantes se autodisolvió para no ir en contra de la Constitución de Guáimaro que prohibía al Gobierno convenios que no contemplaran la independencia.

El 10 de febrero de 1878 se hizo válido el documento, según el cual los mambises aceptaban las siguientes condiciones:

  • Capitulación incondicional de las fuerzas cubanas ante el Ejército español.
  • Aceptar el debilitamiento y desmoralización de las tropas independentistas.
  • Reconocer al Gobierno español como máxima autoridad en Cuba.
  • Formar partidos políticos que no lucharan contra el poder español.
  • Libertad solo para los esclavos que militaban en las filas mambisas.
  • Libertad de prensa y reunión mientras no se utilizaran para atacar a España

Fuerzas cubanas que aceptaron el Pacto del Zanjón[editar]

3cer Cuerpo Las Villas[editar]

  • El 28 de febrero de 1878 el Brigadier Francisco Jiménez Cortés, jefe de la 1ra División Villas Orientales, capitula con 245 hombres de tropa el en Ojo de Agua, cerca de Sancti Spiritus.
  • El 18 de marzo de 1878 capitula el Mayor General Carlos Roloff, jefe del 3cer Cuerpo con el Brigadier Ángel Maestre Corrales, jefe de la 2da División Villas occidentales, y parte de la 1ra División, sumando 478 hombres.

2do Cuerpo Camagüey-Tunas[editar]

Capitularon todas las fuerzas de la 1ra División Camagüey:

  • El 28 de febrero de 1878 el Brigadier Gregorio Benítez, jefe de la 1ra División Camagüey, junto a los brigadieres Rafael Rodríguez, Manuel Suarez y Gabriel González, capitulan con un total de 400 hombres armados en la capital Puerto Príncipe.
  • Mayor General Máximo Gómez, ex miembro de la Cámara. Salió al exilio el 6 de marzo.

1er Cuerpo Oriente[editar]

Capitularon parte de la 1ra División Bayamo:

De la 2da Brigada Bayamo:

  • El 6 de marzo de 1878 el Mayor General Modesto Díaz, jefe del 1er Cuerpo Oriente, junto al brigadier Juan Fernández Ruz, coroneles Bartolomé Masó, Mariano Domínguez y Francisco Guevara de la brigada Bayamo, capitulan con 60 hombres el 6 de marzo en Yara
  • El 6 de marzo de 1878 el Mayor General Luis Figueredo, jefe de la 1ra División Bayamo, capitula con 110 soldados en Yara.

De la 1ra Brigada Cuba :

  • Los coronel Benjamín Ramírez, Jacinto Duran, Ismael Céspedes y Matías Vega en Guisa.
  • Comandante y doctor José Enrique Collado con las fuerzas del Cantón Independiente, capitula en Holguín.

Los capitulados hasta abril de 1878 ascendieron a 11 generales, 127 jefes, 426 oficiales, 5887 de tropa y 3567 individuos de familia.

Fuerzas cubanas que no aceptaron el Pacto del Zanjón[editar]

3cer Cuerpo (Las Villas)[editar]

Prácticamente rendido en caso su totalidad, solo se hallaba en pie de lucha el comandante José Leocadio Bonachea con fuerzas en la región de la trocha Júcaro- Morón.

2do Cuerpo Camagüey-Tunas[editar]

Permanecía el Mayor general Vicente García, jefe de este cuerpo, con las fuerzas de la 2da División Tunas.

1er Cuerpo Oriente[editar]

De la 1ra División Bayamo, permanecen fieles las fuerzas correspondientes a:

  • 2da Brigada Bayamo: solo la representaban los capitanes Gabriel Liens Cabrera, Joaquín Meriño, Francisco Estrada, Alejo Macareño, Andrés Saturnino Bazán, etc.
  • 1ra Brigada Cuba: el Coronel Leonardo Mármol, jefe de la disminuida 1ra Brigada Cuba, junto al coronel Flor Crombet.

De la 2da División Guantánamo no tuvo afectaciones: Mayor general Antonio Maceo Grajales, jefe de la 2da División Guantánamo, lo apoyaban el coronel Arcadio Leyte Vidal de la 1ra Brigada Holguín Oriental y el coronel Silverio del Prado de la 2da Brigada Guantánamo

Protesta de Baraguá[editar]

A pesar de estas situación, el Mayor General Antonio Maceo seguía obteniendo importantes victorias. Al enterarse del convenio, Maceo sostuvo una entrevista con Martínez Campos, realizada el 15 de marzo de 1878. En dicho encuentro, conocido como la Protesta de Baraguá, Antonio Maceo comunicó al general español su desacuerdo con el Pacto del Zanjón, y su decisión de reiniciar la guerra el 23 de marzo.

Bibliografía[editar]

  • Aparicio, Raúl: Hombradía de Maceo. La Habana.1974.
  • Camps Feliú, Francisco: Españoles e Insurrectos. Tercera edición. La Habana, año 1890.
  • Casasús, Juan J. E.: La emigración cubana y la independencia de la patria. Editorial Lex. La Habana, 1953.
  • Castellanos, Gerardo: Panorama histórico, ensayo de la Cronología Cubana 1492-1933. Tomos 1, 2 y3. Imprenta Uca-Garcia, La Habana, año 1934.
  • Castillo, José Rogelio: Autobiografía. La Habana.1923.
  • Centro de estudios de Historia Militar de las FAR: Mayor General Máximo Gómez Báez: sus campañas militares. La Habana.1986.
  • Collazo, Enrique: Desde Yara hasta el Zanjón.
  • Colectivo de autores: Calixto García escribe de la guerra grande. Tres documentos personales. 2009
  • Figueredo, Félix: La Guerra de Cuba en 1878, Protesta de Baragua.1973.
  • Figueredo Socarras, Fernando: La Revolución de Yara 1868-78. Año 1883.
  • Fornaris, Néstor Leopoldino: El rey de las selvas cubanas, atleta y gladiador. La Habana. 1933.
  • Franco, José Luciano: Antonio Maceo: apuntes para una historia de su vida .Tomo I. La Habana.1973
  • Gómez, Máximo: Diario de campaña.
  • González, René: Ejército Español 1868-78.
  • Ibarra Cuesta, Jorge: Encrucijadas de la guerra prolongada. Academia de Historia.
  • Jerez Villareal, Juan: Oriente. 1960.
  • Maceo Verdesia, José: Bayamo. 1941
  • Marrero, Víctor Manuel: Vicente García: leyenda y realidad. La Habana.1992
  • Núñez Lora, Andrés: El grito de Baire y Saturnino Lora. 1995.
  • Ortiz Estrada, Juan F.: Francisco Estrada Estrada. General de división del Ejército Libertador. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, año 2008.
  • Padrón Valdés, Abelardo: El general Flor, apuntes para una historia de su vida. La Habana.1976.
  • Pérez Landa, Rufino: Bartolomé Masó, estudios biográficos documentado. Academia de Historia. 1930.
  • Pichardo, Hortensia: Temas históricos del Oriente cubano.
  • Pirala, Francisco: Anales de la guerra en Cuba. Año 1895.
  • Roa, Ramón: Pluma y Machee. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1962.
  • Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales: Antonio Maceo. Ideología Política. Cartas y otros documentos. Volumen I (1870-1894). La Habana, 1950.
  • Tasende, Temis: Guerra de los 10 años, organización militar .1995.
  • Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Tomos I y II. La Habana. 2004.
  • Papeles de Maceo. Tomos I y II, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1998.