Orden

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

orden es la propiedad que emerge en el momento en que varios sistemas abiertos, pero en origen aislados, llegan a interactuar por coincidencia en el espacio y el tiempo, produciendo, mediante sus interacciones naturales, una sinergia que ofrece como resultado una realimentación en el medio, de forma que los elementos usados como materia prima, dotan de capacidad de trabajo a otros sistemas en su estado de materia elaborada.[1]

La capacidad de algunos sistemas de recordar el pasado (de tener memoria), produce en ese sistema la capacidad de establecer un método organizado y coordinado para repetir el logro alcanzado por selección natural, y acelerar el objetivo a conseguir. En ese proceso, se paga un precio: la pérdida de su individualidad, mayor dependencia de nuevos elementos que pueden existir gracias a una economía más holgada, pero ganando en especialización. Bajo este enfoque, el orden es la organización de las partes para hacer algo funcional y preciso, lo cual implica la presencia de un cauce que establece una transacción de cargas con menor coste y por lo tanto con potencial de desarrollo a una psicodinámica emergente, dando la oportunidad al observador de imputar una finalidad intencional y, como puede deducirse, de una acción inteligente

El orden en el pensamiento filosófico antiguo es necesario para entender el mundo, cualquier reflexión sobre el mundo exige un orden para su inteligibilidad; bien divino, mágico, mítico o simplemente asequible para la razón humana; y cada cultura construye el orden del mundo en sus primitivas creencias según unas posibles explicaciones, pero el pensamiento griego clásico añadió algo fundamental en la concepción del orden de la Naturaleza: Es un orden que no depende del azar, ni de los astros, ni de la voluntad de los dioses, sino que es orden que surge del cumplimiento de una Ley natural, un λόγος, una razón cuyo origen es fruto de una νοΰς.[2]

El orden de los astros muestra el orden del cosmos que nos remite a la reflexión.

Los presocráticos pensaron que todo sucede conforme a un λόγος - logos o principio ordenador -, entendiendo la Naturaleza como: a) Un todo ordenado: como un Único Ser Viviente (hilozoísmo) dotado por tanto de una finalidad, pues todo sucede y ha de suceder conforme a razón. b) Un movimiento: resultado de una unión y separación de elementos. El Ser es entendido como principio o arjé (άρχή) constituido por unos pocos elementos, para Anaxágoras eran elementos cualitativamente diferentes (homeomerías); para Anaximandro un solo elemento indeterminado (ἂπειρον) que puede ser todas las cosas o un solo elemento en infinitas partes iguales e inmutables, los átomos que se combinan e interactúan conforme a una ley que determina y dirige el movimiento. c) Como un λόγος (logos) de preconfiguración formal, inmutable y eterno, los números (pitagorismo), las idea s o formas (Platón y Aristóteles) que informan a una materia amorfa y caótica que no es nada. Las cosas se explican y se comprenden según el orden de los números, o la jerarquía de las formas; la ciencia es sobre todo Lógica-Matemática y deductiva a partir de unos principios supremos es decir el mismo logos. Si se considera puramente el materialismo y el atomismo, el orden puede emerger por la iteracción de sub-sistemas resultado de la interacción de elementos y su combinación, de esta manera podemos explicar el orden desde el ámbito de los sistemas.

Ámbitos de orden[editar]

En el ámbito del orden social, el orden se remite a la forma en la cual las comunidades se organizan. Así, existen las sociedades jerárquicas, que se basan en una organización social rígida y piramidal, o en sus antípodas las sociedades anarquistas, cuyo orden es mucho más flexible y requiere, en consecuencia, fuertes valores de conducta, como el respeto por la libertad del otro, la igualdad y la responsabilidad por los actos propios. En las diferentes formas de organización social, los factores determinantes son la cultura y los fenómenos particulares que hacen a la naturaleza de cada una de ellas, y no necesariamente las leyes escritas, las cuales tan solo reflejan las leyes sociales creadas por la comunidad, o alguna de sus partes sociales.

En el ámbito de los sistemas dinámicos se identifica al ser humano como un sistema complejo que tiende a converger en estados coherentes, que se conoce como proceso de auto-organización, que podría ser definido como la emergencia y consolidación de un orden a partir de una coordinación espontánea de elementos de nivel inferior, en que las propiedades del sistema no se reducen a las propiedades de los sub-sistemas, pero las propiedades psíquicas del ser humano emergen en relación con la auto-organización, de los posibles patrones globales de actividad que pueden emerger - de la interacción de los sub-sistemas -, solo persistirán aquellos que conduzcan a una configuración estable del sistema. La repetición de esas pautas más válidas disponibles es la esencia de la auto-organización y a la vez contribuye a la constitución del atractor dinámico del sistema. Así el atractor puede ser pensado como una memoria persistente (Velasco, 1999).[3]

Otros puntos de vista[editar]

Bajo otro punto de vista, el orden no es únicamente una acción inteligente, sino todo aquello que funciona de una determinada manera. Así, aunque quien observa el orden y en última instancia lo define es un individuo inteligente, el orden se encuentra naturalmente en la disposición de sucesos u otros conceptos observables. Aquello que denominamos tiempo, presenta un orden natural para los sucesos y, guiados al menos por los conocimientos concretos del ser humano hasta el día de hoy, el orden cronológico es unidireccional e invariable.

Los antónimos de orden pueden ser, según el contexto en que sea utilizado, desorganización, desorden y caos.

De la misma forma, existen órdenes de órdenes, que solemos llamar estructuras. Existen multitud de estructuras en los más diversos campos tanto de la naturaleza como de la vida social, etc.

Se puede definir también en la capacidad que se tiene para hacer las cosas.

Importancia del Orden y la Limpieza en el trabajo[editar]

El orden en las faenas de trabajo comprende todas las operaciones. Este orden considera al trabajador (en primer lugar) y al proceso productivo. La mantención de adecuadas condiciones de orden, además del aseo, crean un ambiente seguro y grato; es decir, producen un clima favorable para el trabajo productivo. El orden en las faenas de trabajo comprende las operaciones que se realizan, con todos sus detalles. Este orden se ha establecido después de un estudio que considera tanto al trabajador como el proceso productivo. A ello se une el aseo como un factor de buen funcionamiento, que, además, evita accidentes.

En cualquier actividad laboral tiene especial importancia asegurar y mantener el orden y la limpieza. Son muy frecuentes los accidentes que se producen a consecuencia de un ambiente desordenado o sucio, suelos resbaladizos, materiales fuera de su lugar o por la acumulación de material sobrante o de desperdicios.

De igual forma, con condiciones de orden y limpieza adecuados y el cumplimiento de las regulaciones sobre protección personal de los trabajadores, se evita recibir alguna sanción establecida en las distintas leyes que rigen la materia.

Significados en diferentes disciplinas[editar]

Masculino[editar]

Femenino[editar]

  • Utilizado en femenino, una orden es un imperativo, un mandato, entendido en el sentido de algo que hay que obedecer, como por ejemplo, una Orden Ministerial.
  • En el catolicismo puede referirse a las Órdenes religiosas. Hay gran número de honores y condecoraciones en gran número de países que llevan el nombre de Orden.[4]
  • En instituciones civiles o militares de carácter honorífico, como la Orden de Carlos III.
  • En gastronomía, se le nombra a la cantidad de porciones de un determinado alimento suficiente para una sola persona. Por ejemplo: Una orden de papas fritas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Apuntes para una comprensión del orden mental una aproximación multidisciplinar
  2. Concepto de difícil interpretación por la variedad de sentidos con que es utilizado por los propios griegos, pero cuyo mejor referente en la actualidad sería el de inteligencia cuya intuición inteligente es o bien ordenadora de lo que hay preexistente en el Universo, o bien es creadora; lo que en ambos casos viene unida a la idea de poder, espíritu y divinidad. Para Platón un "Demiurgo" ordena la "materia caótica" conforme al orden "preexistente" de las ideas eternas, presididas por la Idea del Bien. Para los cristianos Dios es inteligencia cuya intuición no es cognoscitiva sino creadora a partir de la nada
  3. Apuntes para una comprensión del orden mental una aproximación multidisciplinar
  4. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «orden». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 

Enlaces externos[editar]