Operación Anorí

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Operación Anorí
Conflicto armado en Colombia
Operación Anori.jpg
Unidades de la Infantería de Marina en el rió Porce (Antioquia) durante la operación Anori (1973)
Fecha 7 de agosto - 18 de octubre de 1973
Lugar Anorí, Antioquia
Bandera de Colombia Colombia
Casus belli Incursión del ELN al Bajo Cauca antioqueño
Resultado Victoria decisiva del Ejército de Colombia.
Beligerantes
Flag of Colombia.svg Ejército de Colombia
Flag of Colombia.svg IV Brigada
Flag of Colombia.svg Comando Operativo N° 10
Flag of ELN.svg ELN
Comandantes
Flag of Colombia.svg General Álvaro Herrera Calderón
Flag of Colombia.svg Coronel Ramon Arturo Rincón Quiñones
Flag of Colombia.svg Coronel Alvaro Riveros Abella
Flag of Colombia.svg Coronel Hernán Hurtado Vallejo
Flag of ELN.svg Fabio Vásquez Castaño
Flag of ELN.svg Manuel Vásquez Castaño 
Flag of ELN.svg Antonio Vásquez Castaño 
Fuerzas en combate
1000 - 1500 militares 70 - 80 guerrilleros
Bajas
1 muerto 33 muertos
30 capturados
[editar datos en Wikidata]

La Operación Anorí fue una operación militar llevada a cabo por la V Brigada del Ejército de Colombia contra guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) entre el 7 de agosto y el 18 de octubre de 1973 en zona rural de la población de Anorí, en el departamento de Antioquia, Colombia.[1] Tras la operación, el gobierno del presidente Misael Pastrana Borrero, dio un parte de victoria que confirmaba el desmantelamiento del ELN.[2]

Ha sido una de las operaciones contrainsurgentes más exitosas lanzadas por las Fuerzas Armadas de Colombia.

Antecedentes[editar]

En junio de 1972, el Ejército decomiso en una operación ofensiva efectuada en la vereda Los Canelos (sur de Bolívar), valiosos documentos pertenecientes a Fabio Vásquez Castaño; con base en esta información los militares pudieron capturar a unos 210 miembros de las milicias urbanas en Aguachica, Charta, Bucaramanga, Socorro, Bogotá, Medellín, San Vicente de Chucurí y Barrancabermeja. La V Brigada con sede en Bucaramanga y bajo el mando del Coronel Rincón Quiñones, también arrecio las operaciones en los primeros meses de 1973.

Dentro de este contexto, varias columnas del ELN se encontraban al noreste del departamento de Antioquia, donde ya la organización llevaba realizando acciones armadas desde hacia unos cuantos meses (Toma de Remedios). Sin embargo, los rebeldes se desplazaron un poco más al oeste de su radio de acción habitual. En enero de 1973, el ELN creó un campamento para adoctrinamiento que constituyó un nuevo foco de rebelión entre los municipios de Amalfi y Anorí. En el mes de abril, empezaron a actuar en las poblaciones de El Banco, Tenche, Santiago y Santa Inés.[1]

El propósito del ELN era cruzar los ríos Porce, Nechí y Cauca, y la carretera Medellín-La Costa y establecer presencia en las regiones del Nudo de Paramillo sobre la Cordillera Occidental, considerada para ese entonces como una posición estratégica.[3]

Operación[editar]

Los militantes del ELN pronto lanzaron ataques tipo guerrilla, con golpes de mano y emboscadas contra patrullas contraguerrilla del Ejército. El 23 de junio los rebeldes secuestraron a dos soldados que vestidos de civil efectuaban labores de inteligencia. Ambos fueron torturados y posteriormente ejecutados. Dos días más tarde otra patrulla fue emboscada cerca de Amalfi y tres soldados fueron asesinados.[4]

Dos coroneles, uno de Caballería, Alvaro Riveros Abella a quien sus subalternos llaman Cara de Piedra, comandante de la IV Brigada, y el otro de Artillería, Calixto Cascante, su Jefe de Estado Mayor, echan a andar la operación de búsqueda del foco guerrillero, el martes 7 de agosto.

La efectuaran fuerzas combinadas de las brigadas IV, con jurisdicción sobre la región del Porce– Nus y el nordeste antioqueño, y V, con mando sobre el Magdalena medio. Pero la acción decisiva quedó a cargo de la primera unidad al mando del coronel Riveros. En la dirección de las operaciones conjuntas se encontraba el Comando Operativo N° 10 del Ejército, cuyo Comandante era el Coronel Hernán Hurtado Vallejo, (CO10), unidad que contaba con varios batallones de Ejército, unidades de la Fuerza Aérea, y de la Infantería de Marina.[5] Las tropas son movilizadas rápidamente, utilizando la carretera que une a Medellín con Yarumal, el ferrocarril a Puerto Berrío, el río Nechí y la vía aérea, habilitando el aeropuerto de Amalfi y unos helipuertos construidos en Anorí, Zaragoza, Tamí, Cedeño y Pato. Además se establece un estricto control sobre la población campesina y se expiden salvoconductos para registrar el movimiento de los civiles.[6] Durante las primeras semanas la acción del Ejército se centra en tender un cerco, cerrar las vías de escape y mover patrullas por el área, forzando la constante movilización de los guerrilleros, que empiezan a agotar sus bastimentos. Pese a las dificultades, estos continúan moviéndose en dos columnas entre los corregimientos de Charcón y Madre Seca: una, en vanguardia más reducida y que abre la marcha; la otra en retaguardia con el grueso de los hombres. Pero además los campesinos no colaboran con los subversivos. Ello facilitara sobremanera el trabajo de las tropas.[7]

No obstante, es solo a principios de septiembre cuando desertan 2 rebeldes, que los militares obtienen información confiable de donde se hallan las unidades del ELN. Se pone en marcha la ofensiva a gran escala. Con todos los medios helicoportados al alcance y el apoyo de unidades de la Infantería de Marina que bloquean con patrulleras fluviales los ríos Nechi y Porce, las tropas contraguerrilla de los batallones Colombia, Rook, Rifles, Bombona, Pichincha, Ayacucho, Ricaurte y Bogotá cercan a la columna guerrillera que estaba mando de los hermanos Manuel y Antonio Vásquez Castaño. Son alrededor de 80 rebeldes que quedan atrapados en medio de los ríos ya citados, de aguas muy caudalosas. Y en plena época invernal necesitan la colaboración de los campesinos para cruzar por los pasos conocidos. Estos se muestran reticentes a ayudarlos. El 11 de septiembre las tropas les asestan el primer golpe de importancia, cuando logran sorprender a una partida que acampaba a orillas de una quebrada. Pero es después del 21 de ese mismo mes, cuando durante un combate mueren 6 insurgentes y 10 más son capturados, que la fuerza guerrillera empieza a disolverse y en las jornadas posteriores se entregan varios militantes recién enrolados.[8] Uno a uno, en los hostigamientos que siguen van cayendo los cuadros más importantes.

Tras un mes de combates, para mediados de octubre las bajas alcanzan las 60 (30 muertos e igual número de detenidos o rendidos). Manuel y Antonio, quedan aislados con solo 4 acompañantes. Logran cruzar el rió Nechi, pero un día después, el 18 de octubre, los cabecillas son finalmente abatidos tras un tiroteo a las orillas del río Porce, en la finca el Astillero.[1] Un sargento del Batallón Rook, Miguel Angel Saavedra cae también en la batalla final.[9]

Desenlace[editar]

El Ejército aniquilo una columna de 80 guerrilleros, lo que en su momento equivalía a una tercio del total de la fuerza encuadrillada del ELN. Los comandantes Manuel y Antonio eran además dos de los cabecillas más prominentes de la cúpula de esa organización.[3] Sus cadáveres fueron expuestos ante la prensa, en el campo de fútbol de la IV Brigada en Medellín para que fueran reconocidos.

Fabio Vásquez logró escapar de la encerrona del Ejército y huyo a Cuba, tras ser amenazado por sus propios hombres que querían aplicarle el tribunal revolucionario.[1] El ELN quedó diezmado después de la derrota y no pudo reorganizarse sino hasta después de 1983, bajo la férula del "Cura Pérez".

Véase también[editar]

Referencias[editar]