Nocturno (pintura)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El nocturno es un género pictórico consistente en la representación de escenas o paisajes ambientadas en la noche.

Este tipo de cuadros se ha dado prácticamente en todas las épocas y estilos del arte, aunque su práctica tenía la dificultad de su representación veraz a causa de la ausencia de luz, por lo que en numerosas ocasiones se tuvo que recurrir al claroscuro y a los efectos lumínicos procedentes de la luz artificial, mientras que la luz natural debía proceder de la luna o las estrellas. Para la luz artificial se solían emplear velas, teas, lucernas, candiles, fuegos artificiales o elementos similares, mientras que en tiempos más recientes aparecen las luces de gas o eléctricas, las luces de neón o las producidas por faros de coche y similares. Estos focos de luz pueden ser directos o indirectos, pueden aparecer en el cuadro o iluminar la escena desde fuera. En cuanto a la gama cromática suele ser fría. Algunos estilos artísticos han desarrollado especialmente este tipo de escenas, como el tenebrismo barroco.[1]

Algunos de los nocturnos más famosos son: La ronda de noche (1642), de Rembrandt; El 3 de mayo en Madrid (1813-1814), de Francisco de Goya; o Noche estrellada sobre el Ródano (1888), de Vincent van Gogh. Algunos autores han sentido una especial predilección por este tipo de obras, como James Abbott McNeill Whistler o Frederic Remington. También fue un recurso muy empleado por los impresionistas y realistas estadounidenses, como John Henry Twachtman, Albert Pinkham Ryder, Frank Tenney Johnson y Edward Hopper.

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • de la Plaza Escudero, Lorenzo; Morales Gómez, Adoración (2015). Diccionario visual de términos de arte. Madrid: Cátedra. ISBN 978-84-376-3441-8. 

Enlaces externos[editar]