Nepeta cataria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Gatera
Nepeta cataria Sturm24.jpg
Taxonomía
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Lamiales
Familia: Lamiaceae
Subfamilia: Nepetoideae
Tribu: Mentheae
Subtribu: Nepetinae
Género: Nepeta
Especie: Nepeta cataria
L.

La hierba de los gatos, menta gatuna, albahaca de gatos, gatera, hierba gatera, gataria o nébeda (Nepeta cataria) es una planta natural de Europa que crece en terrenos baldíos, taludes, setos, terraplenes y en ruinas de casas viejas. También crece asilvestrada en Asia occidental y Norteamérica.

El nombre de su género Nepeta proviene del latín (nepa) que significa "escorpión", dada la antigua creencia de que esta planta curaba la picadura de los escorpiones.

Nombre común[editar]

  • Castellano: albahaca de gatos, gataria, gatera, gatera alta, hierba de gatos, hierba de los gatos, hierba gatera, mea-gatos, menta de gato, menta de gatos, menta gatera, menta gatuna, nébeda, nébida, yerba de gatos, yerba del asmático, yerba de los gatos, yerba gatera, yerba ñeta, hierba gatuna.[1][2]

Características[editar]

Es una planta perenne con tallo grisáceo, velluda y ramificada que alcanza 20-60 cm de altura. Tiene hojas opuestas, pecioladas, cordadas, con bordes dentados y peludas por el envés. Las flores numerosas son de color amarillento y rosado manchados de púrpura, agrupándose en una espiga laxa pedunculada. La planta desprende un suave olor cítrico, sobre todo al partirla, que atrae a los gatos (de ahí su nombre común).

Efecto en los gatos[editar]

A los gatos se les hace irresistible esta planta. Comen sus flores, olisquean, mastican y se frotan en sus hojas volviendo una y otra vez por una dosis de su embriagadora esencia. Los aceites aromáticos de esta planta hacen que los gatos que la ingieren se comporten en un principio de manera muy juguetona, pero a medida que aumentan los efectos del aceite, su comportamiento se hace más extraño: empiezan a rodar sobre sí mismos como si estuvieran en éxtasis, cazan ratones imaginarios, etcétera.[2][3]

No todos los gatos se estimulan en el mismo grado, y un tercio de los gatos no responderá en absoluto. Esta diferencia de respuesta de un gato a otro es, probablemente, debido a factores medioambientales, genéticos y sexuales (atrae sobre todo a las hembras pero también a los machos castrados).[cita requerida]

Si un gato que habitualmente reacciona a ella está en un ambiente extraño o está ansioso, es probable que no le produzca ningún efecto embriagador. Los gatos de ciertas razas no reaccionan a la hierba.[cita requerida]

Todavía no se sabe el rasgo genético que produce esa atracción, pero puede obtenerse una selección siguiendo una línea genética mediante el apareamiento de gatos que tengan respuesta positiva a la Nepeta cataria.[cita requerida]

El ingrediente activo de la hierba gatera es la nepetalactona. Esta sustancia está químicamente relacionada con un compuesto similar encontrado en su orina.[cita requerida]

Efectos en los humanos[editar]

Esta planta tiene un historial de uso en la medicina tradicional para una variedad de dolencias. La planta se ha consumido, tomado en infusión, aplicado en cataplasma o se ha fumado. Sin embargo, su uso medicinal ha desaparecido prácticamente con el desarrollo de fármacos más comunes en medicina tradicional.

Gata oliendo la planta.
Un gato mostrando los efectos de la gatera.

Sinonimia[editar]

  • Cataria vulgaris Gaterau, Descr. Pl. Montauban: 105 (1789).
  • Glechoma cataria (L.) Kuntze, Revis. Gen. Pl. 2: 518 (1891).
  • Nepeta minor Mill., Gard. Dict. ed. 8: 2 (1768).
  • Nepeta vulgaris Lam., Fl. Franç. 2: 398 (1779).
  • Cataria tomentosa Gilib., Fl. Lit. Inch. 1: 78 (1782), opus utique oppr.
  • Nepeta americana Vitman, Summa Pl. 3: 419 (1789), nom. illeg.
  • Nepeta tomentosa (Gilib.) Vitman, Summa Pl. 3: 419 (1789).
  • Nepeta mollis Salisb., Prodr. Stirp. Chap. Allerton: 78 (1796).
  • Nepeta macrura Ledeb. ex Spreng., Syst. Veg. 2: 729 (1825).
  • Nepeta citriodora Dumort., Fl. Belg.: 47 (1827).
  • Nepeta ruderalis Boiss., Fl. Orient. 4: 643 (1879), nom. illeg.
  • Glechoma macrura (Ledeb. ex Spreng.) Kuntze, Revis. Gen. Pl. 2: 518 (1891).
  • Calamintha albiflora Vaniot, Bull. Acad. Int. Géogr. Bot. 14: 181 (1904).
  • Nepeta bodinieri Vaniot, Bull. Acad. Int. Géogr. Bot. 14: 172 (1904).
  • Nepeta laurentii Sennen, Bol. Soc. Ibér. Ci. Nat. 32: 20 (1933 publ. 1934).[4]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Nepeta cataria». Real Jardín Botánico: Proyecto Anthos. Consultado el 12 de abril de 2010. 
  2. a b Font i Quer, Pius (1993). Plantas medicinales, el Dioscórides renovado. Barcelona: Península. pp. 664-5. ISBN 84-8307-242-4. 
  3. Samorini, Giorgio (2003). Animales que se drogan. Barcelona: La Cañamería Global S.L. pp. 29-34. ISBN 84-931026-6-0. 
  4. «Nepeta cataria». Royal Botanic Gardens, Kew: World Checklist of Selected Plant Families. Consultado el 12 de abril de 2010. 

Enlaces externos[editar]