Monumento a la Tercera Internacional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Monumento a la Tercera Internacional
Tatlin's Tower maket 1919 year.jpg
País Unión Soviética y Rusia
Recuerda Internacional Comunista

El Monumento a la Tercera Internacional, o Torre de Tatlin, fue un proyecto arquitectónico del escultor ruso Vladímir Tatlin, quien lo presentó a comienzos de los años veinte. Se proyectó para ser construido en Petrogrado como monumento y sede de la Tercera Internacional. Anunciaba el “glorioso futuro del comunismo”, pero nunca llegó a ser edificada.[1]

Historia[editar]

Maqueta en la Royal Academy, Londres ( 2012).

El Komintern pidió a Vladímir Tatlin que proyectara un monumento que lo representara a la Tercera Internacional.[2]​ La presentación de la maqueta del monumento, en Petrogrado en 1920, durante el aniversario de la revolución rusa.[3]

El Monumento a la Tercera Internacional nunca llegó a construirse, pues la guerra civil disparó la carestía de los materiales impidiendo que la Torre de Tatlin pasara de la fase inicial de proyecto.

En el Museo de Arte Moderno de Estocolmo (Suecia), se exhibe una maqueta de la Torre de Tatlin.

A finales de los años 90, el arquitecto japonés Takehiko Nagakura realizó una detallada animación virtual de este proyecto. Filmó el lugar donde debía ir la torre desde diferentes puntos de la ciudad y luego hizo un corto en el que recreó la imagen de la estructura implantada en un entorno virtual.

Características[editar]

Se trataba de una torre de estilo constructivista de unos 400 metros de alto, superando en altura a la Torre Eiffel de París. Consistiría en una estructura espiral de hierro y acero, volcada hacia un lado en el ángulo del eje terrestre, conteniendo en su interior cuatro estructuras de vidrio con diferentes formas: un cubo, una pirámide, un cilindro y media esfera. Todos estos elementos rotarían a distintas velocidades. El cubo completaría su giro en un año, la pirámide en un mes, el cilindro en un día y la esfera en media hora.[4]

En su interior se situaría la sede de la Internacional Comunista, así como una oficina de telégrafos y varios restaurantes. Dispondría de una serie de pantallas gigantes por las que se mostrarían las últimas noticias mundiales. Emblema de la “utopía socialista”, el monumento se imaginaba como un faro que alumbra el nuevo mundo.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Vicente, Álex (19 de noviembre de 2011). «Ai Weiwei destapa sus nuevas obras». Público. Consultado el 7 de octubre de 2020. 
  2. Boglione, Riccardo (31 de enero de 2020). «La “Torre” de Tatlin: el monumento que no fue». La diaria. Consultado el 7 de octubre de 2020. 
  3. Kurz, Juan-Alberto. «El Monumento a la Tercera Internacional». Universitat de Valencia. Consultado el 7 de octubre de 2020. 
  4. Celdrán, Helena (28 de junio de 2012). «El vanguardista ruso que mezcló la escultura con la utopía». 20 minutos. Consultado el 7 de octubre de 2020. 
  5. Goloboff, Mario (25 de octubre de 2017). «La Revolución de Octubre y las vanguardias». Página 12. Consultado el 7 de octubre de 2020. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]