Mise en abyme

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
En el Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa (1434) de Jan van Eyck encontramos un ejemplo de mise en abyme. El motivo de la obra aparece nuevamente en el espejo de la parte central, ampliada en la figura de abajo.
Detalle

En literatura, la expresión francesa «mise en abyme», que traducida literalmente quiere decir «puesta en abismo», se refiere al procedimiento narrativo que consiste en imbricar una narración dentro de otra, de manera análoga a las matrioskas o muñecas rusas. En muchos idiomas, como el alemán, inglés e italiano, se suele utilizar directamente la locución francesa, sin traducirla. Esto también sucede en español, pero existen también otras fórmulas, entre las que destacan «puesta en abismo», «construcción en abismo», «construcción» o «estructura» abismal, «abismación» y «relato enmarcado». También se generalizó el uso de la expresión para referirse al empleo de estructuras análogas en campos tan diversos como el arte cinematográfico, el teatro («teatro en el teatro»), la fotografía y las artes gráficas en general. En la literatura, uno de los ejemplos más representativos es Las mil y una noches, de estructura completamente fractal.

«Abîme» significa «abismo» en francés, en tanto profundidad grande, imponente y peligrosa, como la de los mares, la de un tajo o la de una sima.

Origen y etimología de la expresión[editar]

La expresión fue introducida en 1893 por André Gide en su Journal (Diario, 1889-1939), pero la técnica era ya utilizada desde la antigüedad. En palabras del autor, consiste en recrear en el ámbito de los personajes el tema general de la obra, tal y como en la heráldica en un escudo se encuentra dibujado el escudo mismo.

J'aime assez qu'en une œuvre d'art on retrouve ainsi transposé, à l'échelle des personnages, le sujet même de cette œuvre par comparaison avec ce procédé du blason qui consiste, dans le premier, à mettre le second en abyme.[1]

En francés, una de las acepciones de «abyme» es el punto o una zona central de un escudo, en el cual existe una figura colocada de tal manera que los otros elementos no están en contacto con aquella, dando así la impresión de encontrarse en relieve. El elemento colocado «en abismo» se encuentra así puesto en «el fondo» (Conf. Le Trésor de la Langue Française informatisé [1]).

En español, la voz «abismo» significa asimismo, en quinta acepción, la parte o el punto central del escudo, según indica el Diccionario de la Real Academia Española.[2]

La palabra francesa «abyme», deriva, al igual que la palabra española «abismo», del latín clásico «abyssus», que en latín medieval evolucionó a «abysmus», «abismus», hasta llegar a las formas actuales en francés y en castellano. La voz latina proviene, a su vez, del griego ἄβυσσος (ábyssos) «sin fondo», compuesta de «a» (partícula privativa) y de «byssos» («fondo del mar»).

Notas y referencias[editar]

  1. No existe sin embargo en la heráldica clásica ningún ejemplo en que la figura «en abismo» retome el motivo mismo del blasón, con lo cual la analogía propuesta por Gide no deja de ser obscura y paradójica
  2. «abismo», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=abismo 

Fuentes[editar]

Véase también[editar]