Milicia excelsa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Iroko
Milicia roadside small.jpg
Estado de conservación
Casi amenazado (LR/NT)
Casi amenazado (UICN 2.3)
Taxonomía
Reino: Plantae
(sin rango): Eudicots
(sin rango): Rosids
Orden: Rosales
Familia: Moraceae
Género: Milicia
Especie: M. excelsa
(Welw.) C.C.Berg, 1982[1]
Sinonimia
  • Chlorophora excelsa Welw., Benth. and Hook. f.
  • Chlorophora alba A. Chev.
  • Chlorophora tenuifolia Engl.
  • Maclura excelsa (Welw.)
  • Milicia africana Sim.
  • Morus excelsa Welw.[2]

Milicia excelsa es el nombre taxonómico de un árbol que proporciona la valiosa madera de iroko o iroco. Este nombre científico es sinónimo de Chlorophora excelsa es una de las maderas nobles por excelencia, muy apreciado por los profesionales, a la zaga de la teca. Se produce en cantidades limitadas. El árbol, que puede alcanzar tamaños considerables, está sobre-explotado. La mayor parte del Iroko proviene de la Milicia excelsa. Otra especiae cercana, la 'Milicia regia', también proporciona Iroko, siendo ligeramente más densa la madera. En los libros sobre maderas se denominan también Chlorophora excelsa y Chloropora regia respectivamente.

Historia[editar]

El árbol es venerado por algunas culturas aborígenes africanas y es objeto de ofrendas y protección. El pueblo Yoruba cree que está habitado por espíritus. La persona que llega a ver cara a cara, al espíritu del árbol puede volverse loco y morir en breve. Según muchos Yoruba quien tala uno de estos árboles acarrea la ruina sobre él mismo y sobre toda su familia. También tienen la creencia que el espíritu del Iroko sobrevive a la tala y puede oírse en las casas donde se instala esta madera. Por supuesto esto es pura ficción, pero es enseñanza de lo importante que para ellos son estos árboles. Estas creencias, o similares, se extienden a otras culturas africanas y para otras especies.[3]

Nombres vernáculos[editar]

El Iroko o Iroco recibe nombres muy diversos: Semli (Sierra Leona y Liberia), Iroko (Costa de Marfil), Odum (Ghana), Rokko (Nigeria), Abang (Camerún), Abang y Mandjii (Gabón), Kambala (República del Congo), Lusanda, Molundu y Mokongo (Zaire), Moreira (Angola), Tule muzafa (Mozambique) y además en otras zonas: Mvuli, Mvule y Kambala.

Distribución[editar]

La madera de M. excelsa crece en el territorio comprendido entre el Golfo de Guinea y Zaire hasta el África Oriental, siendo más escasa cuanto más hacia el Este. Ocupa preferentemente los bordes de la selva espesa de alta pluviosidad. La M. regia, una especie muy parecida se reparte entre los territorios de Gambia y Ghana.

Madera[editar]

La madera de M. excelsa presenta una albura y un duramen muy bien diferenciados. La primera es de color blanco-amarillento y el duramen pardo-amarillento a pardo-rojizo. Presenta un aspecto macizo y denso. Al tacto no es tan untuosa como la teca del sudoeste asiático. Tiene una ligera contramalla que no le resta dificultades en el mecanizado, aunque sí desgasta bastante los filos. Su peso específico es 0,650. La madera madura muy bien y no presenta tendencias al alabeo o a las fendas. Se debe vigilar la sierra, tanto por su polvo como por la dificultad que puede generar su trabajo debido a la contramalla. El grano es mediano y frecuentemente grueso. Se clava bien. La cola debe ser mejor de lo habitual para evitar desencolados imprevistos. Se utiliza en toda clase de mobiliario, tanto interior como exterior. Es idónea para tarimas y parqué. Excelente en construcción naval, cubas, tonelería (aunque no muy apta para madurar vinos o licores), ebanistería. Produce unas chapas excelentes. Su durabilidad natural es muy buena. Los insectos pueden llegar a atacar la albura, por lo que en este caso conviene proteger la madera. En todo cado, no la atacan los Lyctus. Es muy poco impregnable y su polvo puede generar alergias o problemas respiratorios.[4]​ En la actualidad se introducen listones de Iroko en la 'Txalaparta', un instrumento de percusión tradicional vasco, y en los yembés.

Referencias[editar]

Iroko, el árbol.
Madera de Iroko o Iroco
  1. Bulletin du Jardin Botanique National de Belgique. Brussels 52 (1-2): 227.
  2. «AgroForestry Tree Database». Archivado desde el original el 5 de enero de 2015. Consultado el 29 de julio de 2012. 
  3. en:Iroko
  4. Maderas comerciales del mundo. Luis García Esteban y dos más. Madrid, 1.990-