Melias (general)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Melias
General
Lealtad Labarum.svg Imperio bizantino
Conflictos Guerras árabo-bizantinas
Información
Fallecimiento 934

Melias (en griego, Μελίας; transliteración: Melias; en armenio, Մլեհ; transliteración: Mleh), fue un príncipe armenio que sirvió al Imperio bizantino en el siglo X, llegando a convertirse en un distinguido general, participando en campañas contra los árabes junto a Juan Curcuas.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Melias fue un miembro de la nobleza nakharar y posiblemente perteneció a la familia armenia Varaznuni.[1]​ Apareció por primera vez en fuentes históricas como vasallo de Asocio «brazo largo», un príncipe armenio (probablemente de la dinastía Bagratuni de Taron), que ingresó al servicio imperial bizantino aproximadamente en 890. Como parte del contingente armenio de Asocio, luchó del lado bizantino en la desastrosa batalla de Bulgarófigo contra los búlgaros. Asocio pereció en la batalla, junto con la mayor parte de las fuerzas bizantinas.[2][3][4]​ Melias pudo escapar de la muerte y retornó al servicio en la frontera oriental bizantina, donde lideró un grupo de armenios durante las guerras fronterizas contra los árabes. Tras participar en la fallida rebelión de Andrónico Ducas contra el emperador León VI el Sabio en 905, tuvo que huir hacia el emirato de Melitene, junto con otros nobles armenios, escapando de este modo de la venganza imperial.[5][2][6]

Fundación del thema de Licando[editar]

Zona fronteriza árabe-bizantina

Entre 907 y 908, por intervención del strategos Eustacio Argiro, los refugiados armenios -entre los que se contaban los hermanos Baasacio (Vasak), Crigoricio (Grigorik) y Pazunes, así como Ismael (acaso un árabe-armenio)- fueron perdonados por el emperador e incluso recibieron provincias fronterizas como cuasi feudos: Baasacio, Crigoricio y Pazunes se asentaron en la fortaleza de Larissa, formando una turma en el thema de Sebasteia, convirtiéndola en una clisura (distrito fronterizo fortificado). Ismael recibió el área desértica de Simposio, y Melias fue nombrado turmarca de Eufrateia, abarcando la zona montañosa de la frontera en torno al paso de Adata.[5][7]​ De estos pequeños señores de la frontera, solo Melias mantendría su posición por mayor tiempo. Ismael murió en una ofensiva meliteniana en 909, mientras que Baasacio fue acusado de traición en 913 y proscrito, posiblemente debido a su complicidad con la frustrada usurpación de Constantino Ducas.[8][9]

Melias ocupó la antigua y desértica fortaleza de Licando, refortificándola y convientiéndola en su base. El emperador León VI elevó esta región y el área circundante a clisura. Colonizada por inmigrantes armenios, llegaría a ser una de las principales bases ofensivas contra los árabes.[10]​ De igual manera, Melias consiguió ocupar las regiones montañosas de Tzamando (Melikgazi) y Simposio, que se convirtieron luego en clisura y turma respectivamente.[11]

La amenaza que esta nueva provincia y las actividades de Melias representaba, y que esto preocupaba a los emiratos árabes de la zona fronteriza (Thughur), es reconocido en fuentes árabes, donde Melias es mencionado como Sahib al-Durub («Señor de los pasos»). Entre 909 y 912, se produjo una gran arremetida de los árabes del emirato de Tarso bajo el mando de Rustam ibn Baradu, que fue repelida con éxito. Entre 914 y 915, los árabes tarsos lanzaron un ataque contra Tzamando, que fue capturada y arrasada. En represalia, Melias y sus hombres incursionaron sobre territorio árabe hasta Marash (Germanikeia, actual Kahramanmaraş), y según se reseña, tomaron 50 000 cautivos. En reconocimiento del éxito obtenido, la clisura de Licando fue elevada en 916 a la categoría de thema, con Melias como su strategos con el cargo de patricio, y más adelante, fue designado como magistro.[12]​ El año siguiente, Melias y sus tropas tomaron parte de la campaña contra Bulgaria, que finalizó en otra derrota, en la batalla de Aqueloo, el 20 de agosto de 917.[13][14][15]

Melias reapareció en las campañas de Juan Curcuas, donde desempeñó un papel prominente. En 927, Curcuas y Melias atacaron Melitene, consiguiendo invadir la ciudad, aunque la ciudadela logró resistir. Como resultado, Melitene juró vasallaje al Imperio bizantino.[16][17]​ Al poco tiempo, Melitene renunció a este acuerdo, siendo sitiada nuevamente por los bizantinos. De acuerdo con un registro árabe, Melias se intentó infiltrar en la ciudad, disfrazando algunas de sus tropas como artesanos, pero esta maniobra fracasó. Sin embargo, la ciudad poco después accedió a recibir una guarnición bizantina.[18][19]

En 930, Melias invadió el territorio cercano a Samósata pero fue derrotado por el general árabe Nedjm, siendo uno de sus hijos capturado y llevado a Bagdad.[20]​ Es mencionado por la última vez cuando participó en la etapa inicial de la campaña que llevó a la captura final de Melitene, el 19 de mayo de 934, pero ninguna fuente árabe ni bizantina lo menciona durante o después de este acontecimiento, lo cual hace pensar que pudiera morir en este tiempo.[13]

Los descendientes de Melias continuaron desempeñando papeles importantes en el thema de Licando y en el ejército bizantino: otro Melias se registra sirviendo con Juan I Tzimisces, durante el reinado del emperador Nicéforo II Focas, y durante el reinado del mismo Tzimiskes en 969. También se ha sugerido que la memoria de Melias se ha conservado en la figura del akritai Melementzes en el poema acrítico Digenis Acritas.[21]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Whittow, 1996, pp. 315–316.
  2. a b Kazhdan, 1991, p. 1334.
  3. Dédéyan, 1993, pp. 68–69.
  4. Guilland, 1967, p. 189.
  5. a b Dédéyan, 1993, p. 69.
  6. Whittow, 1996, p. 316.
  7. Honigmann, 1935, pp. 64–65.
  8. Dédéyan, 1993, p. 70.
  9. Honigmann, 1935, p. 65.
  10. Kazhdan, 1991, pp. 1258,1334.
  11. Dédéyan, 1993, pp. 70–71.
  12. Dédéyan, 1993, p. 71.
  13. a b Guilland, 1967, p. 190.
  14. Treadgold, 1997, p. 474.
  15. Dédéyan, 1993, pp. 70–72.
  16. Treadgold, 1997, p. 479.
  17. Runciman, 1988, p. 136.
  18. Treadgold, 1997, p. 480.
  19. Runciman, 1988, pp. 138–139.
  20. Runciman, 1988, p. 139.
  21. Whittow, 1996, p. 356.

Bibliografía[editar]